Preocupación en el club por el probable parón en el Ramadán

Al-Thani saluda a los aficionados en el palco. /EFE
Al-Thani saluda a los aficionados en el palco. / EFE

Los Al-Thani ya están en Dubái y Doha para pasar el mes de ayuno para los mulsulmnes

Sergio Cortés
SERGIO CORTÉS

La decisión de Mario Armando Husillos de dejar el Málaga por las intromisiones del presidente, Abdullah Al-Thani, cayó en la mañana de ayer como una bomba en las oficinas del club. Pero al hecho muy relevante de que vaya a quedar vacante el puesto de director deportivo se suma además la preocupación por el inminente comienzo del Ramadán. Por experiencia de años anteriores –sobre todo, el último– los propietarios 'desconectan' y esto puede agravar aún más el parón en las diferentes negociaciones para planificar la plantilla.

Inevitablemente la decisión de Husillos y, sobre todo, el motivo por el que va a producirse su marcha del club van a pasarle factura al Málaga en el mercado. En eso coinciden en las oficinas de La Rosaleda, donde creen además que el trabajo avanzado durante el mes y medio puede quedar en saco roto. La imagen cuenta mucho cara al mercado –esto es, cara a los agentes y a los jugadores– y las actitudes del jeque, por más que ya sean sobradamente conocidas a nivel nacional e internacional, suponen un obstáculo a la hora de convencer a un futbolista.

El año pasado el jeque estuvo muchos días inaccesible, diversas gestiones se estancaron y peligró la llegada de Roberto, entre otras operaciones

Según ha podido saber este periódico, el Málaga no tiene cerrado fichaje alguno para la próxima temporada, pero sí cuenta con tres o cuatro operaciones ya encauzadas para cerrarlas «a corto plazo». Ahora, una vez se produzca la salida del actual director deportivo, está por ver si los futbolistas en cuestión y muy especialmente sus representantes no cambian de opinión y reculan ante una situación tan anómala. Sin olvidar, claro está, el deterioro de la imagen de la entidad de Martiricos.

El club no tiene cerrados fichajes, pero sí cuenta con tres o cuatro negociaciones ya encauzadas

Si hace pocos días los hijos del jeque vinculados al Málaga (Rakan, Nasser, Nayef y Hamyan) se encontraban aquí, ahora todos se encuentran fuera, en sus residencias de Dubái o Doha. La razón es el inminente comienzo del Ramadán, el periodo de ayuno que se celebra en el noveno mes lunar y en el que los musulmanes no pueden ingerir alimentos o líquidos, fumar o practicar sexo desde la salida del sol hasta el ocaso.

Hasta el 14 de junio

Este año el Ramadán comenzará el martes por la tarde y se prolongará hasta el 14 de junio. Se trata de un periodo en el que el jeque suele estar más inaccesible, si cabe, que de costumbre. El año pasado, sin ir más lejos, el Málaga tuvo serios problemas por los retrasos en la planificación, una cuestión que entonces provocó la intranquilidad del entonces entrenador, Míchel. Algunas operaciones estuvieron a punto de irse al traste, como la llegada de Roberto procedente del Espanyol, y otras sí acabaron en un callejón sin salida, como la incorporación del central Meré (el retraso provocó que el Sporting, abierto al principio a una cesión, se echara atrás para intentar formalizar su traspaso).

Internamente existe el temor de que algunos objetivos y sus agentes se echen atrás debido a las actitudes del jeque

Entonces el panorama era similar en cuanto a la figura del director deportivo. Si ahora esa plaza va a quedar vacante, hace un año la confianza de Al-Thani en Francesc Arnau era mínima, razón por la que junto a la celebración del Ramadán también el jeque demoraba al máximo su visto bueno a cualquier operación pendiente.

Porque esa es una situación que no ha variado desde la marcha de Moayad Shatat: nadie en el club tiene plenos poderes para tomar decisiones. Todo pasa por el O. K. del presidente, que únicamente deposita la confianza en sus hijos, aunque incluso en determinados casos Abdullah Al-Thani tampoco ha dado el visto bueno...

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos