Primer triunfo de la ‘era Jose’ y algunos brotes verdes en el Málaga

Sentido minuto de silencio por Nacho Pérez Frías, con su hermano Juan Carlos a la derecha. /Ñito Salas
Sentido minuto de silencio por Nacho Pérez Frías, con su hermano Juan Carlos a la derecha. / Ñito Salas

El Málaga lleva 242 minutos imbatido, podría dejar de ser colista el viernes y afronta un calendario con varios duelos como el de ayer

Pedro Luis Alonso
PEDRO LUIS ALONSOMálaga

El titular sería sencillo. ‘El Málaga resucita’. El problema es que el triunfo resulta muy tardío en relación a los avatares de la temporada. Los tres puntos al zurrón llegan cuando ya resulta muy complicado engancharse a la pelea por la permanencia en la categoría, aunque al menos el resultado de ayer redondea una serie de detalles positivos que invitan a no perder del todo la esperanza en el milagro o en demorar lo máximo posible el descenso matemático, algo que para muchos seguidores sólo es en realidad una forma de alargar la agonía.

El gol de Chory Castro de penalti, el que muchos pensaron que debió haber lanzado también en San Mamés (para empatar provisionalmente a dos aquel choque en la segunda mitad), sitúa al Málaga a once puntos de la zona de permanencia, lo que sigue siendo una eternidad a falta de sólo ocho jornadas (veinticuatro puntos en disputa) para el final del campeonato.

Ahora bien, el Málaga podría encontrarse en el camino más de un partido como el de ayer, con un rival en una versión menor, sin mostrar máxima intensidad. En su calendario, le quedan las visitas al Deportivo, Levante, Betis y Espanyol, los dos primeros auténticos rivales directos y los dos últimos, con elevadas opciones de no jugarse nada cuando llegue la fecha del partido. En casa recibirá al Real Madrid, en el duelo más complicado, pero con un Zidane que podría repetir las rotaciones del sábado en Las Palmas al estar el equipo con la cabeza puesta en la Champions, y después a la Real Sociedad, el Alavés y el Getafe.

Divorcio entre la afición y el grupo de la grada de animación

El arranque del partido de ayer estuvo marcado por un evidente divorcio entre la afición y la grada de animación a raíz de los gritos de esta contra el exmalaguista Pablo, al que tildaron de «traidor» y de «hijo de puta». Cuando se repitieron los cánticos llegaron de inmediato silbidos de las otras zonas de la grada, a lo que los componentes del Frente Bokerón y Malaka Hinchas respondieron con un «¡Menos silbar y más animar!». Desde entonces los pitos a Pablo fueron a menos. En lo que sí hubo unidad fue en el ya clásico «¡Al-Thani, vete ya!». La coincidencia sí fue total en el sentido minuto de silencio por la muerte de Nacho Pérez Frías, exjugador del Málaga y médico de la entidad hasta el pasado verano.

El 1-0 de ayer, el primer triunfo de la ‘era Jose’ (a la undécima oportunidad), sirve también para alargar el periodo del Málaga sin encajar goles, ya de 242 minutos. Sin ser un dato para tirar cohetes habla bien de un colista que estaba descolgado y protagonizando una de las peores actuaciones en la historia de la Liga en Primera. Hay más: el gol de Chory Castro cerró una sequía de 475 minutos (el último tanto fue el de En-Nesyri en Bilbao) y el equipo podría dejar de ser colista el viernes si gana en Riazor, algo que está claro que no da el billete para seguir en Primera, pero es un refuerzo anímico.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos