PRIMERA DERROTA, PRIMERA DECEPCIÓN

Recio, entre Capa y Jordán. :: ñito salas
/
Recio, entre Capa y Jordán. :: ñito salas

Roberto fue el más destacado en un Málaga que acusa ya la importante discusión que se vive dentro del club de Martiricos

PACO CAÑETE

Primera derrota, primera decepción, primer fracaso. Justo. Míchel, en rueda de prensa, definió: «El resultado ha sido consecuencia del juego». La pretemporada es historia. La mala racha continúa en la competición oficial. No hay más cera que la que arde. No será porque no se ha pregonado durante el verano... Los nombres de los que se han marchado estuvieron presentes en La Rosaleda. ¿Qué fichajes se han realizado por las ausencias de Sandro, Pablo y Camacho? Sólo Kameni ha sido sustituido adecuadamente. Hay que hablar de refuerzos. De ingresos y gastos. El responsable directo de este desfase de salidas y entradas tiene nombre. Más adelante le dedico unos párrafos. Vamos al Málaga-Eibar en corto. De entrada, enhorabuena a la afición que acudió de forma masiva al campo (24.753 espectadores). Predica con el ejemplo. Lástima que por exceso de cariño juvenil esté un poco verde. Al término del partido debía expresar con fuerza y contundencia el desacuerdo con lo que están haciendo en el Málaga.

Respecto al equipo que debutó, hay que decir que el más destacado fue el meta Roberto, que ha llegado a gracias al entrenador. En la primera parte, en la que el conjunto estuvo menos mal, hizo siete paradas, de ellas cuatro con la calificación de sobresaliente. El Málaga llegó dos veces con peligro al portal de enfrente. ¡Oiga!, que el adversario era la Sociedad Deportiva Eibar, que no se trataba del Barça, a pesar de la indumentaria. Lo que se dice de fútbol, buen juego, lo practicó el cuadro azulgrana. Al entrenador ya le duele la cabeza a la hora de componer un once y disponer un sistema. Quien juega con fuego termina chamuscándose.

La polémica, la discusión por opiniones contrarias, continua dentro del club. El técnico, molesto como los que le precedieron, ha manifestado categóricamente: «No me gusta dirigir a un equipo en las redes sociales», en clara alusión a las formas y modos del presidente.En relación con ese malestar, voy a reflejar mi concepto. Se trata de una opinión, simplemente. El equipo comenzó el lunes con una meta a alcanzar: La permanencia. El mismo listón desde hace la tira de años. El jeque, Al-Thani, llegó al Málaga porque quiso. Desde su incorporación ofreció un Málaga de ensueño, y lo consiguió. Nos hizo soñar con el equipo más importante de la historia. Causó una gran impresión. Invirtió en fichajes que respondieron. Más que sorpresa, causó asombro. Aquel proyecto duró veinticuatro meses. Lo que llegó después se sigue viviendo dentro y fuera de las oficinas de La Rosaleda.

A la tercera temporada, ¡liquidación por reforma! Una orden. Obligó a marcharse del Málaga a gente importante como Pellegrini, que se había comprado casa en Marbella para continuar. ¿Y de jugadores? Joaquín, con la gracia que le caracteriza, lo ha narrado públicamente varias veces. El presidente eligió a su mano derecha, a su representante en el club. Uno, dos, tres... Directores generales con la obligación de vender a buen precio y comprar o alquilar futbolistas 'low cost'. Con la permanencia alcanzada fue defenestrando a sus hombres de confianza -denuncias incluidas- mientras él, tras larguísimas ausencias de nuestra ciudad, reaparecía como si no estuviese debidamente informado al día. La historia, hasta hoy, está tan repetida que hastía. Y, en medio, un juicio pendiente en el que puede perder las acciones. Como colofón a la nefasta dirección, en las últimas semanas pretende gestionar por su cuenta y riesgo los presuntos fichajes, dejando con el culo al aire al equipo técnico.

Al-Thani: En los siete años que lleva en la presidencia, sorprendió en los dos primeros, y en los otros cinco ha ido por malos derroteros. Ha demostrado su mediocridad en las funciones. No tiene la suficiente capacidad para conducir el club. La masa social da ejemplo. Sin olvidar el pasado y pensando en el futuro, la vida es presente. Pienso, creo y opino que en la actualidad no es la persona que necesita la entidad de nuestra vida. Ya dije y ahora repito: alguien sobra en el Málaga.

Fotos

Vídeos