La publicidad, otra incógnita del Málaga

El conjunto blanquiazul, ante el anuncio de Marathonbet, su patrocinador principal. /Ñito Salas
El conjunto blanquiazul, ante el anuncio de Marathonbet, su patrocinador principal. / Ñito Salas

El contrato con Marathonbet finaliza en junio, mientras que la vinculación con Nike seguirá

Antonio Góngora
ANTONIO GÓNGORA

La debacle del Málaga afectará a todos sus departamentos cuando se consume el descenso, algo que se ve cada día más cerca. El capítulo económico lo marcará todo en Segunda, ya que los ingresos se reducen de una forma espectacular en todos los capítulos. Uno de los destacados es el de la publicidad y los patrocinios. El club cuenta desde la campaña anterior con un ‘sponsor’ principal, el que figura en la parte delantera de la camiseta, de máximo nivel, como es el caso Marathonbet, pero su contrato de dos años acaba en junio y, pese a que existe una opción a una tercera campaña, las circunstancias cambiarán al bajar a la segunda categoría. Este será el asunto crucial de la entidad de Martiricos, aunque también aparecen nuevas incógnitas con los anunciantes intermedios.

Marathonbet aporta al Málaga cerca de un millón y medio por temporada. La empresa de apuestas llegó al club de la mano de José María Arrabal poco antes de marcharse del club. Esta incorporación se consideró muy destacada para un equipo que venía de pagar por llevar la publicidad de la Unesco y después lucir durante un periodo de tiempo la camiseta completamente vacía (en la campaña 2015-2016). Y la casa de apuestas, asimismo, también está satisfecha con su patrocinio, pero finaliza su compromiso y, en todo caso, habría que volver a negociar para continuar con la vinculación, siempre que la empresa esté dispuesta a publicitarse en Segunda.

Otra de las patas las importantes del capítulo comercial se centra en la marca deportiva que viste a los equipos del Málaga, Nike. En este caso no habrá cambios en las condiciones, ya que el contrato estará en vigor la campaña que viene y la empresa americana no hace aportaciones económicas. Los beneficios del club se centran en los importantes márgenes de la venta de las prendas. Los ingresos en las siete tiendas malaguistas son muy destacados, lo que supone un apoyo económico fundamental para la entidad. La incógnita en este caso, sin embargo, se centrará en cómo puede afectar el descenso en las ventas de productos en general y, sobre todo, de Nike (la indumentaria del equipo).

El club se verá obligado a renegociar casi todos sus compromisos comerciales vigentes cuando se confirme su descenso a Segunda

En el caso de Nike, desde el club esperan que el apoyo de los aficionados se mantenga en un nivel alto, lo que permitiría que el funcionamiento comercial fuese rentable también en una categoría inferior. En cualquier caso, las dudas serán muy importantes después de una década completa disfrutando del fútbol en la élite y tras la brillante temporada en la que los blanquiazules tomaron parte en la Champions, donde llegaron a los cuartos de final (fueron eliminados en Dortmund por un calamitoso arbitraje que le dio el pase al Dortmund).

Otros ‘sponsor’

Además de Marathonbet y Nike, el Málaga dispone de un grupo de patrocinadores intermedios que también se verán afectados. Aunque las dificultades serán menores entre estos anunciantes para continuar con la colaboración, algo que está previsto en algunos casos. Aquí están en el Ayuntamiento de Benahavís, CaixaBank, San Miguel, Coca-Cola y Besoccer. Los ingresos que consigue el club a través de estas empresas son muy importantes, si bien se considera que en estos casos las negociaciones serán menos complejas que, por ejemplo, con el patrocinador principal, ya sea Marathonbet u otro nuevo.

No tendrá problemas el Málaga, sin embargo, con los patrocinadores institucionales, que seguirán colaborando con la entidad de Martiricos y, a través de los convenios previstos, cederán las instalaciones más simbólicas de la ciudad, como son el campo de La Rosaleda y el estadio de atletismo. En este último caso es el Ayuntamiento el que realiza la cesión, mientras que en el caso del estadio de Martiricos también tienen una parte equivalente la Diputación y la Junta de Andalucía. A partir de ahí también dispone el club de otros proveedores con los que deberá renegociar las condiciones de su participación.

El Málaga deberá retocar casi todos sus contratos cuando se cierre el descenso, algo complejo y que aporta muchas incógnitas. La mayor pérdida estará centrada en la televisión, que pasará a de 56 millones a poco más de 10, pero se verán afectados todos los sectores, todos los departamentos. Aunque en los primeros años podrá disponer de cerca de veinte millones como seguro de descenso que podrá distribuir a su antojo.

Temas

Fútbol

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos