Así quiere José González que juegue el Málaga

Así quiere José González que juegue el Málaga
Salvador Salas

Los equipos de José González tienen un estilo definido: repliegue intensivo y salidas con acciones muy preparadas. Huyen del toque o de la presión arriba

Sergio Cortés
SERGIO CORTÉS

Cuando José González ‘Jose’ –así, sin acento, es como era conocido futbolísticamente– anunció ayer en SUR que su objetivo como nuevo entrenador del Málaga es «simplificar y poner en marcha nuevos conceptos» dejó bastante clara su filosofía. Básicamente, el gaditano busca siempre saber manejar el 0-0, que al fin y al cabo es el reto de todo técnico en Segunda División que ansía el ascenso y de aquel que pelea por la permanencia en Primera. Como le ha sucedido a Paco Jémez en Las Palmas, el sustituto de Míchel considera que los males del equipo blanquiazul son defensivos y ahí va a volcar el trabajo. La diferencia es obvia: al contrario que el responsable del rival directo, él sí sabe cómo obtener mejoría a corto plazo. Tal vez el inconveniente sea que hoy por hoy, con tanta desventaja de puntos, el empate no le vale al conjunto de La Rosaleda, sino sólo ganar.

Un sistema definido: 4-4-2

Es cierto que Jose es de los que piensan que es mejor adaptarse a la plantilla que uno va a manejar, pero él suele emplear en sus equipos un sistema definido: 4-4-2. Considera que así se juega siempre más ordenado y que es más fácil hacerlo en bloque para dar sensación de grupo compacto. Hacia atrás y hacia adelante. Tener las líneas juntas es la gran prioridad.

Repliegue, a veces intensivo...

Si Javi Gracia optaba por la presión arriba y Juande y Míchel se inclinaban más por el toque, José González prefiere el repliegue, a veces intensivo. Es decir, el Málaga dará un paso más para proteger a la defensa a costa de estar más metros alejado de la portería. Y si para ello es necesario que los diez jugadores de campo estén por detrás de la divisoria, también se hará. En ocasiones uno de los dos puntas sí puede moverse más arriba (para aprovechar si un central rival es flojo sacando el balón jugado o incluso para que retenga la pelota en los envíos en largo y facilite que el equipo pueda ganar metros con comodidad), pero lo más habitual será ver al equipo blanquiazul en su parcela, dispuesto casi como un equipo de balonmano. En el Granada fue clave el fichaje de Doucouré para formar una pareja con Rubén Pérez, y en el Málaga Iturra, cuyo rendimiento ya se ha dejado notar las dos últimas jornadas, será una pieza fundamental.

...Y salidas rápidas

Pocos informes va a tener que recabar del Málaga José González porque ha seguido la Liga y en particular al equipo blanquiazul (los entrenadores que esperan su oportunidad se fijan más inevitablemente en aquellos que no marchan bien o cuya trayectoria es irregular). Partiendo de un sistema de ayudas en el que incidirá en las primeras jornadas de trabajo, el gaditano enfocará el juego de ataque en busca de los dos o tres jugadores que pueden decidir a favor el partido. En sus equipos suele analizar muy bien las características de las piezas ofensivas para que el juego de ataque gire siempre en torno a los elementos que pueden desequilibrar. Y ahí se producirá una evolución en los entrenamientos.

De lo básico a lo necesario

El rendimiento del equipo irá muy en paralelo a la progresión en las pautas de trabajo en los entrenamientos (o eso se espera). Es habitual en José González que en las primeras sesiones se dé prioridad al trabajo táctico, con especial énfasis en la colocación, el orden y los movimientos en bloque, y que una vez se consiga la primera parte de lo expuesto en SUR (lo que él ha llamado «simplificar») se busque «poner en marcha nuevos conceptos». ¿Y a qué se refiere con esto último? Es muy sencillo: aprovechar al máximo las cualidades de los atacantes con movimientos específicos ya ensayados. Por ejemplo, si el delantero de referencia es dominador en el área se incidirá en servicios para que remate, y si es rápido, se buscarán los envíos al hueco. Porque jugar más replegado obliga al rival a volcarse, a abrirse y, por consiguiente, a dejar más espacios. Así El Arabi marcó con él en el Granada 10 goles en 13 partidos y cinco de ellos fueron en penaltis generados.

Nada de complicarse atrás

Otra de las máximas de Jose es evitar por todos los medios los errores innecesarios atrás. El gaditano no quiere complicaciones y huye del abuso del toque en la cobertura, que a su juicio en un equipo mal clasificado lo único que genera es inseguridad, nervios y, por supuesto, más facilidades al contrario. Si el juego en largo es más productivo, no hay por qué huir de ello.

Insistencia a balón parado

Al nuevo entrenador del Málaga le gusta sacar el máximo partido a balón parado y se trabajará insistentemente en ello. En ese aspecto Míchel y su cuerpo técnico también se volcaron en esta faceta –suele ser Sergio Pellicer el que prepara este tipo de acciones–, pero sin excesivo resultado. Incluso, durante un partido se optaba por cambiar varias veces a los lanzadores para buscar el factor sorpresa (por ejemplo, con Recio, que alternaba la ejecución y la presencia en la zona de remate). También son conocidos los enfados monumentales de José González cuando su equipo encaja un gol en una jugada a balón parado. Claro que la semana pasada se insistió en no regalar faltas laterales y en la concentración en la estrategia defensiva –también en las segundas jugadas–, y fue así como llegó el gol del Getafe...

Dos puntas y ‘reubicados’

En principio el Málaga que viene no jugará con medio punta. Jose prefiere contar con dos delanteros bien definidos y, como sucedió con Javi Gracia, eso puede llevar a ver jugadores ‘reubicados’. Por ejemplo, Peñaranda jugó con él arriba en el Granada porque en la banda no lo veía con capacidad de trabajo –por cierto, la relación entre ellos acabó sólo regular– y Rochina abandonó la media punta para jugar en la banda. En este caso no debe descartarse que Juanpi vuelva al flanco derecho, como lo empleaba el técnico navarro.

Extremos a pierna cambiada

Por último, otro de los aspectos por los que se suele decantar José González es por contar con extremos a pierna cambiada, aunque para ello siempre es necesario que los jugadores tengan cualidades para hacer daño en diagonales o en el disparo a puerta. Tal vez al principio no sea así, pero conforme conozca mejor el plantel...

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos