Rafa Gil ya ejerce de director de La Academia y ficha a Bravo

Rafa Gil, ayer en La Rosaleda. /MIGUE FERNÁNDEZ
Rafa Gil, ayer en La Rosaleda. / MIGUE FERNÁNDEZ

El nuevo responsable de la cantera, a la espera de que se oficialice su incorporación, comienza a tomar decisiones

Antonio Góngora
ANTONIO GÓNGORA

málaga. La firma y el anuncio de su contratación de Rafa Gil como director de La Academia estaba previsto para ayer, pero Hamyam Al-Thani no pudo rubricar el contrato y la llegada del técnico malagueño todavía no es oficial. Pero el nuevo responsable de la cantera ya está ejerciendo como tal. Está tomando decisiones, como la de ayer al fichar al exfutbolista Bravo, que estaba dirigiendo al Rincón de la Victoria en Tercera.

El que fuera jugador y capitán del Málaga se encargará de dirigir al equipo juvenil de División de Honor, lo que supone colocarse en lo más alto de los equipos de la cantera, a excepción del filial, que lo entrena Dely Valdés. El equipo rinconero anunció ayer la marcha de su entrenador de los últimos años, el que le dio estabilidad al equipo en Tercera. Bravo, de esta forma, tiene la oportunidad de consolidarse como técnico en la que siempre fue su casa.

Gil, de esta manera, está intentando cerrar los equipos canteranos de una forma rápida, ya que algunos de ellos deberán comenzar la pretemporada de inmediato. El retraso en la planificación es especialmente importante, por lo que las decisiones deberán llegar de una forma rápida. Gran parte del trabajo de campo lo había realizado Duda, pero deberán completar la mayor parte de las plantilla, concretando algunas bajas y también ciertos fichajes.

El trabajo, sin embargo, ya está en marcha, por lo que La Academia llegará a tiempo, aunque muy probablemente se resentirá el potencial de algunos conjuntos.

El regreso de un símbolo

Bravo, de 44 años, vuelve al equipo que lo vio nacer y llegar a la élite como futbolista, aunque ahora llega como técnico del juvenil. El central fue en su momento un símbolo del malaguismo, un joven futbolista que conseguía con el nuevo Málaga, en el arranque de este equipo (primero como Atlético Malagueño y luego como Málaga Club de Fútbol) llegar desde las categorías inferiores hasta Primera. El malagueño era el capitán y la principal referencia de una época especialmente brillante en la que el conjunto de Martiricos abandonó su modestia tras su anterior desaparición. Bravo salió del club en un verano en el que los dirigentes prescindieron de sus jugadores más históricos. Luego estuvo en distintos equipos y comenzó su andadura como entrenador tras su retirada.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos