A POR UNA RECUPERACIÓN ESTABLE

FERNANDO PERALTA

Durante la presentación de José González, el nuevo técnico malaguista citó como premisas básicas para su estancia en el banquillo «trabajo, dedicación y optimismo». Las dos primeras están garantizadas conociendo el grado de profesionalidad del técnico gaditano, y el optimismo estará en función de los próximos resultados. No escapa a nadie la importancia vital de cualquiera de los encuentros durante toda la segunda vuelta para asegurar la categoría. Sí o sí. No se admite otra opción que no sea la recuperación estable del equipo para compensar las continuas adversidades durante la primera vuelta del campeonato.

Ávidos de puntos

Jose no ha podido mostrar un mayor respeto al trabajo de Míchel, que mantener el último once en Eibar que alineó el madrileño en su último encuentro como técnico malaguista. Desde aquí el gaditano valorará el trabajo de la plantilla y el rendimiento de los titulares. En función de las necesidades, irá modificando algunos puestos si procede en función de conseguir la obligada mejora que necesita el equipo. Jose cuenta con la implicación propia de un grupo que recibe a un entrenador nuevo: los titulares, con la intención de no perder el puesto, y los suplentes en busca de hacerse con su confianza lo antes posible. Para empezar la complicidad e implicación del equipo en Eibar fue incuestionable, aunque haya mucho por mejorar en algunos aspectos. Estamos tan ávidos de puntos que uno en Eibar nos pareció bueno, cuando en estas circunstancias se está obligado a no ceder lo más mínimo cuando el botín se tiene tan cerca.

A por la recuperación

Durante los últimos días, con la llegada de Jose, se retoma en cualquier conversación sobre el Málaga la cantidad de puntos que se necesitarán para la salvación o cuántos se deben lograr en los próximos encuentros; o sea, más de lo mismo que durante la primera vuelta del campeonato. Antes de las vacaciones de Navidad pensábamos que con el calendario inmediato, se podía llegar a ser optimista, pero las ocasiones frente al Betis, Alavés, Espanyol, Getafe y Eibar han pasado de largo y no han servido de alivio alguno con un solo punto de los quince en disputa; es más, haciendo caer al equipo a la última plaza. Entre estas jornadas se ha cambiado de entrenador y se espera, de forma inmediata al Girona y Las Palmas. Ante estos rivales, con la obligatoriedad de sumar de tres en tres si no queremos, encima, quedar descolgados. La cuenta de la lechera se agota y si no se consigue una pronta recuperación, se vaticina una larga y penosa segunda vuelta.

Rival incómodo

No lo tendrá nada fácil el conjunto malaguista con el novato de Primera División, el Girona, para sumar los tres puntos en litigio. El equipo catalán ha perdido únicamente tres de los diez partidos jugados lejos de Montilivi, acumulando tres victorias y cuatro empates. No sólo le avalan estos números sino que, además, está enrachado. Ha marcado en las últimas catorce jornadas. Lidera esta parcela el uruguayo Stuani, con diez de los veintinueve goles conseguidos por su equipo, y parece repuesto de una contusión craneal, con Olunga o Kayode como alternativas de nivel como referencia goleadora del equipo. Bien es cierto que su parcela defensiva deja que desear, pues ofrece demasiadas oportunidades a los rivales. Circunstancia esta que deben aprovechar los malaguistas para conseguir un resultado positivo y dar un mayor valor al empate conseguido en Ipurua (1-1) el pasado lunes.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos