El relevo de Roberto, la otra prioridad del Málaga

Roberto, en una acrobática estirada durante el reciente Málaga-Barcelona. /Ñito Salas
Roberto, en una acrobática estirada durante el reciente Málaga-Barcelona. / Ñito Salas

Junto a la elección del entrenador, Husillos busca en el mercado un guardameta de nivel para Segunda

Sergio Cortés
SERGIO CORTÉS

El foco está puesto en el entrenador, en el elegido para llevar las riendas del Málaga en Segunda División, pero a día de hoy existe otra prioridad para la dirección deportiva comandada por Mario Armando Husillos: el recambio de Roberto. El club no podrá retener al madrileño en caso de descenso y ya se mueve en el mercado para incorporar cuanto antes una pieza que resultará crucial para pelear de lleno por el retorno a la élite.

Ya nadie puede cuestionar a estas alturas que la planificación del Málaga está basada en un proyecto para competir en Segunda. De no ser así, el club no negociaría con candidatos a ocupar el banquillo cuando José González tiene asegurada la continuidad por contrato en caso de permanencia. Por esa misma razón, se peina el mercado para hacerse también con un relevo de Roberto.

Cabe recordar que el cancerbero madrileño, el mejor fichaje (y único positivo) en el mercado veraniego, continuaría en el Málaga en caso de permanencia. Así se pactó el pasado verano, cuando el Espanyol dio al final su brazo a torcer para que la operación se cerrara con una cesión con compra obligatoria al final de la presente temporada siempre que el equipo de La Rosaleda continuara en Primera. Sólo de este modo era posible contar con Roberto, porque el tope salarial impuesto por LaLiga impedía a todas luces abonar la ficha y también una cantidad como traspaso.

A tres bandas

Al final la operación a tres bandas únicamente ha servido para que Roberto, en el ostracismo en el Espanyol a raíz de la llegada de Diego López en la última fase del verano de 2016, se haya revalorizado. La nefasta temporada del Málaga no se ha llevado por delante al guardameta, que, salvo en momentos puntuales, ha estado notable, a años luz del nivel ofrecido por el equipo y por sus compañeros. Ni siquiera contar con un portero de primerísimo nivel ha bastado para cumplir el primer objetivo, la permanencia, cuando los cancerberos de sus principales competidores no están ni de lejos a su altura (primero Raúl y luego Oier, en el Levante; Chichizola, en Las Palmas, y el exmalaguista Rubén, en el Deportivo).

Como en la pelea por la permanencia, un buen portero da muchos puntos en la lucha por ascender a Primera

El Málaga sólo podría retener a Roberto en caso de permanencia en Primera y previo pago obligatorio de un millón

Obviamente, para el Espanyol también ha sido una gestión poco ventajosa, salvo por la posibilidad de que esa revalorización de Roberto le permita encontrarle otro destino (aunque la ficha del madrileño no está precisamente al alcance de muchos). El club catalán ya da por perdido el millón estipulado como opción de compra obligatoria para el Málaga si continuaba en Primera y, lógicamente, el otro millón y medio fijado por la consecución de distintos objetivos deportivos.

Sin Roberto, el Málaga tiene un serio problema porque encontrar a otro guardameta de ese nivel no parece sencillo. Además, como sucede en la pelea por conseguir la permanencia –lo están comprobando Las Palmas y Deportivo por la irregularidad bajo los palos–, un buen portero da muchos puntos en la pelea por ascender a Primera. Cualquier candidato que se precie debe tener un nivel defensivo muy alto y un cancerbero de empaque. De lo contrario, el objetivo resulta muy complicado.

Racha de dudas y derrotas

El perfil del recambio de Roberto está más que definido por Husillos y su equipo de trabajo. Por encima de todo, debe tener amplia experiencia, un factor que va unido a la templanza. En Segunda División todos los equipos pasan por una racha de cinco o seis partidos de dudas, decepciones y hasta derrotas que disparan la incertidumbre. Yes ahí cuando un portero de nivel siempre suele salir al rescate con sus intervenciones y también con su liderazgo. Por esa razón es habitual ver a equipos de la zona alta con guardametas ya muy baqueteados.

Otra virtud imprescindible que debe atesorar un portero de primer nivel en la categoría de ‘plata’ es su firmeza en el juego aéreo. Más allá de que ande muy fino de reflejos, es fundamental que domine el área pequeña porque la Segunda División es especialmente exigente en las acciones a balón parado, con verdaderos especialistas en el lanzamiento, en los remates y hasta en los bloqueos, por no hablar de entrenadores que ensayan mil y una acciones de este tipo. De ahí que Husillos y el Málaga sepan que no pueden fallar en la elección del relevo de Roberto.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos