Un triunfo agónico y crucial del Málaga (3-2)

Celebración del gol de Rosales. /Ñito Salas
Celebración del gol de Rosales. / Ñito Salas

El Málaga remonta y suma tres puntos vitales que lo acercan a la zona de permanencia

Antonio Góngora
ANTONIO GÓNGORAMálaga

El Málaga comienza a cambiar su destino. Sin que la resurrección se pueda considerar todavía completa ni definitiva, el equipo blanquizal reacciona. Abonado al sufrimiento, a la emoción y a vivir al borde del precipicio, consiguió otra victoria, la segunda, otra vez a base de trabajo y más trabajo, de una forma épica. Cada partido se convierte en una batalla para equipo blanquiazul, una agonía en la que ocurre de todo. Una montaña rusa, un sinvivir para una afición entregada a la causa y en busca de una milagrosa recuperación que saque a los suyos del caos.

Y ganó el Málaga, sin alardes ni buen juego, gracias a su insistencia y trabajo. En un partido no apto para cardíacos, el equipo de Martiricos tuvo que adelantarse dos veces en el marcador para sumar otros tres puntos cruciales que lo colocan ya con posibilidades de luchar por el cambio de rumbo, por la salida del túnel. Abandonó el ‘farolillo rojo’ otra vez, pero lo hizo con grandes dificultades, de una forma muy sufrida ante un rival directo, en el que destacó su hombre más valioso, Lucas Pérez.

3 Málaga

Roberto, Juan Carlos, Baysse, Luis Hernández, Rosales, Chory Castro, Adrián, Rolón, Keko, Rolan y Peñaranda. Ontiveros por Keko, minuto 57. Juanpi por Rolón, minuto 57. Borja Bastón por Peñaranda, minuto 63.

2 Deportivo

Rubén, Gerard Valentín, Schar, Sidnei, Luisinho, Fede Cartabia, Guilherme, Borges, Bakkali, Valvery y Lucas Péres. Albentosa (1) por Sidnei, minuto 46. Mosquera (1) por Cartabia, minuto 62. Colak (1) por Celso, minuto 72.

Árbitro
Martínez Munuera (valenciano). Amonestó a Juan Carlos, Peñaranda, Rosales, Juanpi, Luisinho, Bakkali, Guilherme, Colak y Fernando Navarro (estaba en el banquillo)
Goles
1-0, minuto 15:Chory Castro saca un córner al segundo palo, donde aparece Rosales, que para el balón y dispara al fondo de las mallas. 1-1, minuto 23: Pase de Borges y cabezazo de Lucas Pérez. 1-2, minuto 52: Centro de Lucas Pérez y gol de Schar. 2-2, minuto 63: Chory Castro comienza y culmina la jugada con el empate tras la intervención de Ontiveros. 3-2, minuto 84: Asistencia de Juanpi y golazo de Borja Bastón en el ‘mano a mano’ con Rubén

El gol de Rosales era un bálsamo que parecía consistente al comienzo, pero nunca más lejos de la realidad. Luego, tras adelantarse el conjunto gallego con dos tantos, llegó la reacción malaguista gracias a un fundamental Chory Castro y la eficacia de los cambios, con un tanto final de Borja Bastón excelente, lo que también permite a su equipo recuperar a una de sus grandes referencias.

Míchel apostó por la fórmula más natural para sustituir a Recio, por el único medio centro que tiene ahora en la plantilla, Rolón. Mantuvo el 4-4-2 como opción que le ha ofrecido más rendimiento y aportó más elementos al ataque en relación al último partido al alinear a dos delanteros y dejar fuera a Juanpi. El sistema era el previsible, pero el ritmo de juego estaba por debajo de lo esperado.

Pero el dominio era local, con un Deportivo más pendiente del rival. La carencias malaguistas en el centro del campo existían, pero se paliaban con el trabajo de los delanteros, sobre todo Rolan, que reapareció con el mismo peligro de siempre. Peñaranda andaba más impreciso, pero los extremos estaban muy activos. Chory Castro dispuso de la primera ocasión, pero Rubén detuvo su lanzamiento ajustado. La superioridad blanquiazul era notoria, al margen de un lanzamiento de Guilherme.

Más

Al fin llegó algo de justicia para el Málaga tras el primer cuarto de hora. En una acción de estrategia, en un lanzamiento de córner ejecutado por Chory Castro, el Deportivo basculó hacia el primer palo y Rosales irrumpió en solitario en el segundo para recibir el balón, controlarlo y disparar al fondo de las mallas. Se adelantó el equipo blanquiazul ante la alegría de un público que veía cómo se abría la puerta a una senda nueva y muy esperanzadora.

Pero la montaña rusa malaguista apareció una vez más. Tras un disparo de Peñaranda, el conjunto gallego se adueñó del juego y, sobre todo, de la patente del peligro. Forzaba una y otra vez a la defensa ante los desajustes en el centro del campo y las bandas, lo que derivó, después de varias opciones y fueras de juego, en el empate del Deportivo: Borges centró desde la derecha para que Lucas Pérez marcara. El Málaga, tras hacer lo más difícil, fue incapaz de mantener su portería a cero. Tardó el once blanquizal en reaccionar después del mazazo de la igualada, pero lo fue haciendo poco a poco hasta completar hasta tres ocasiones de distinta importancia antes del descanso (de Peñaranda, Rolón y Baysse). Pero los altibajos seguían y seguían. Tras un esperanzador comienzo del segundo acto, otro jarro de agua helada: pérdida de balón, contragolpe y pase final de Lucas Pérez, y gol de Schar.

UNO A UNO DEL MÁLAGA-DEPORTIVO

Enmudeció por momentos el estadio, impotente ante la remontada deportivista, pero el ambiente mejoró poco a poco y con jugadores ya de refresco en el campo (Juanpi y Ontiveros) se fueron equilibrando las fuerzas hasta que en una gran acción de Chory Castro, él mismo empató el choque después de una jugada de Ontiveros. Y empezó otro partido, con un público volcado e inquieto, con mucho en juego sobre el césped.

Entró también Borja y pudo marcar muy pronto en un fuera de juego que le pitaron que no existía. El árbitro quiso demostrar en algunas ocasiones que no le imponía el ambiente hostil, en contra. El dominio local no ocultaba que el choque estaba abierto, con opciones para ambos equipos y una gran incertidumbre en el marcador. Existía un cierto compás de espera cara a unos minutos finales que se preveían trepidantes.

MINUTO DE SILENCIO POR CHIQUITO

Las dudas eran tremendas, pero faltaba que se estrenara Borja Bastón, y lo hizo con serenidad, calidad y acierto en un ‘mano a mano’ con Rubén tras el pase de Juanpi. Quedaban cinco minutos de sufrimiento para una afición volcada, lanzada en busca del triunfo de los suyos. La ventaja suponía remontar un resultado adverso y colocarse con vida, con posibilidades, en la lucha por salir del pozo. El Málaga deja de ser colista, pero necesita sumar muchos más puntos para encontrar el camino de la recuperación. El segundo paso ya está dado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos