Una remontada hacia un final cruel

Luis se retira del campo consolado por Javi Jiménez después de marcarse un gol en propia meta en el minuto 95.
Luis se retira del campo consolado por Javi Jiménez después de marcarse un gol en propia meta en el minuto 95. / Álvaro Cabrera

ElAtlético Malagueño, como en la ida, volvió a gestionar mal los últimos minutos, y eso acabó con el sueño del ascenso a Segunda B

EMILIO MORALESMálaga

Como en una película, pero de las que acaban mal. El Malagueño dice adiós por segunda vez al ascenso a Segunda B, pero en esta ocasión lo tenía en la mano. Con casi diez minutos de descuento –se añadieron siete y se prolongó casi diez– los chicos de Ruano no supieron mantener la calma, se echaron atrás después de conseguir una remontada épica, y acabaron sin premio al meterse Luis un gol en propia meta cuando el Adarve daba sus últimos coletazos a la desesperada.

El partido comenzó difícil para los locales, que aparte de llevar la manija del encuentro a contrarreloj, debían luchar contra las pérdidas de tiempo del conjunto rival, que ayer vestía de negro, y con el intenso calor que azotó durante los 90 minutos el estadio de la Federación, que estuvo lleno hasta la bandera. Los blanquiazules no conseguían encontrar el camino hacia la portería contraria, y quizá se contagiaron en los primeros minutos de juego del rival, que tenía muy claro cuál era su partido: perder tiempo y crear toda la polémica posible, aunque pese a que su premisa estaba clara, fueron limpios en lo que al juego respecta.

4 Atlético Malagueño

Aarón; Iván (Ramos, minuto 61), Luis, Ían Pino (Castillo, minuto 65), Javi Jiménez; Maty, José Carlos;Harper, Kuki, Mula (Arturo, minuto 85), y Wojcik.

2 Unió Adarve

De las Heras; Viti, Juanma, Cadete, Souza; Olmedo (Agus, minuto 84), Moncho (Leo Blázquez, minuto 65), Moreira, Héctor (Fran García, minuto 79), Gianni y Álvaro.

goles
1-0, minuto 34: Kuki. 1-1, minuto 57 : Álvaro, de penalti. 2-1, minuto 70: Kuki. 3-1, minuto 74: Luis, de penalti. 4-1, minuto 83: Wojcik. 4-2, minuto 95: Luis, en propia meta.
árbitro
Salazar López de la Oliva (valenciano). Mostró amarilla a Iván, Luis, Harper y Maty, por parte del Malagueño, y a Moncho, Viti, Álvaro, Olmedo, Agus, Gianni, Cadete y Leo Blázquez, en el Adarve. Cartulina roja directa a Moncho, en el 90 y que ya estaba en el banquillo.
campo
Partido disputado en las instalaciones de la Federación Malagueña de Fútbol. Lleno absoluto.

El mejor futbolista de los locales en tareas ofensivas fue Kuki, ya que era el único que pareció darle la pausa necesaria al choque, y con su gol en el minuto 34 ponía ciertas esperanzas de que el partido podría convertirse en el pase definitivo a Segunda B.

No obstante, desde el minuto 57 la polémica estaría servida, ya que el colegiado señaló penalti en el área malaguista, y Álvaro, delantero del equipo madrileño, puso las tablas en el luminoso y obligaba los chicos de Ruano a meter tres goles más si querían jugar la temporada que viene en una categoría superior.

Gran demostración

Fue un momento en el que los blanquiazules demostraron raza y poco a poco se fueron adueñando del cuero, hasta que Kuki volvió a poner a los suyos con ventaja en el partido. Era el minuto 70, y todos los presentes sabían que los 20 restantes depararían emociones fuertes, piques entre futbolistas, y polémica. Y así fue, durante este tiempo los rivales intentaron que no se jugase al fútbol, pero en una buena jugada de Javi Jiménez y un fallo garrafal en la salida del guardameta visitante hizo que Wojcik saltara por encima de su rival para enviar el esférico al fondo de las mallas rivales.

Kuki fue el jugador local que más calma mostró en el plano ofensivo durante todo el partido

Con la grada eufórica y el Adarve noqueado, quedaban pocos minutos para que el sueño del ascenso de hiciese realidad, pero fue durante estos minutos, que duraron más de lo previsto, cuando comenzó la película de terror para todos los aficionados y, por supuesto, los jugadores. La clave de esta desgracia fue totalmente la falta de oficio, acusada sobre todo a la poca experiencia de los jugadores, que se han visto sobrepasados por la presión con edades muy tempranas, y se echaron demasiado atrás cuando todavía quedaba tiempo para seguir jugando al fútbol.

Wojcik, autor del cuarto gol en una disputa. / Álvaro Cabrera

Fue quizá una histeria colectiva, pero a uno de los que más se le notó nervioso fue a Aarón, que como en Segovia, no supo mantener la calma que le caracteriza, y que, sobre todo, le hace tan buen portero.

En un balón colgado a la desesperada, y con la hinchada con el corazón bombeando cerca de la taquicardia, Luis Muñoz se metió el balón en propia meta para enmudecer al estadio. Todos se miraban unos a otros buscando la explicación de qué había sucedido. Ya no quedaba apenas tiempo, pero incluso el Malagueño tuvo una más, pero la rosca se fue por muy poco esfumando por completo el sueño de jugar la temporada que viene en Segunda B.

La decepción de Mula, y Kike Pina consuela a Iván. / Álvaro Cabrera

Volviendo al principio, como si de una película dramática se tratase, los jugadores locales quedaron tendidos en el suelo, incrédulos de lo que acababa de pasar. Por otra parte, esencia pura del fútbol, los jugadores del Adarve vivieron un final apoteósico que jamás olvidarán. Así es este deporte, en el que probablemente ninguno de los jugadores que ha disputado este partido pudo conciliar el sueño anoche. Como se suele decir, solo queda levantarse con la lección aprendida y quizá, aplicarla con más cabeza la próxima temporada.

Ruano: «No hemos tenido suerte»

El técnico del Malagueño, Manel Ruano, declaró tras el choque: «En la vida hay que tener suerte y no la hemos tenido. Sabíamos el juego que hace el rival. El árbitro ha estado menos permisivo, pero hemos hecho lo que teníamos que hacer. No estamos en Segunda B por pequeños detalles». Respecto al arbitraje, comentó: «Es muy fácil arbitrar aquí. No tienen presión... Un gol que entra, un penalti, siete minutos de descuento... Es muy fácil. Tampoco nos podemos justificar. Allí nos metieron dos goles en cuatro minutos y ahí perdimos la eliminatoria. Hemos hecho lo que teníamos que hacer, remontar».

Fotos

Vídeos