Una 'revolución' a priori casi imposible

Al no tener reducción de ficha en su contrato, Juanpi sería el mejor pagado/Ñito Salas
Al no tener reducción de ficha en su contrato, Juanpi sería el mejor pagado / Ñito Salas
Sergio Cortés
SERGIO CORTÉS

En julio de 2003 un equipo muy poderoso, el Barcelona, tomó una medida con muy pocos precedentes: le dio la carta de libertad al central francés Christanval para que fichara por el Olympique de Marsella. La nueva directiva, presidida por Joan Laporta, prefirió ahorrarse la ficha (unos 1,7 millones más incentivos) a tener que buscar comprador. No faltaron los que cuestionaron esta decisión después de que la directiva anterior, presidida por Joan Gaspart, hubiera pagado por el galo... ¡16,7 millones! Ahora que el Málaga se asoma al abismo de Segunda hasta podría pensarse que el club deberá seguir este camino para quitarse de encima sueldos prohibitivos para afrontar una ‘revolución’ tan esperada como necesaria. Sin embargo, no parece que vaya a valer aquello de ‘a caballo regalado...’

El Málaga cuenta en su nómina para la próxima temporada con 27 jugadores con contrato y que han estado vinculados a la primera plantilla en convocatorias y actuaciones, 24 profesionales más En-Nesyri, Mula y Jony, estos tres sin dorsal entre el 1 y el 25. Son demasiados. Pero, más allá de cuestionar la cantidad (y la calidad, por supuesto), el gran problema es la masa salarial. Este periódico ya explicó hace dos semanas que el tope que establecería la Liga para el equipo en Segunda División –según el cálculo que manejan internamente en La Rosaleda– estaría más que superado. Y eso, a pesar de que sólo tres jugadores mantendrían su ficha pese al descenso, Ricca, Juanpi y Santos (este último, cedido actualmente en el Sporting). Pero aun así...

Sueldos desproporcionados

Ocurre que, salvo alguna excepción puntual entre sus rivales, el Málaga tiene sueldos desproporcionados en relación con clubes de Primera División (Alavés, Leganés, Getafe, Girona, Las Palmas, Levante, Deportivo...). Ingresar más dinero por la televisión llevó a desembolsar cantidades inusuales por determinados jugadores (de cuatro o cinco millones) y, por supuesto, a fijar fichas impensables para un equipo de la zona media de la Liga. Y con el descenso todo eso se pagaría con creces.

A estas alturas ya nadie duda sobre la conveniencia de meter el bisturí para reestructurar la plantilla y también el vestuario. El Málaga ha estado huérfano de líderes dentro del campo y también fuera de él, por lo que urge acometer una profunda remodelación. En ello parecen coincidir los responsables del club (obviamente, cuando se habla de responsables no se alude a los propietarios), sólo que para cumplir ese objetivo se requeriría una importante inversión. Yeso a priori se antoja casi imposible, porque el club está atado de pies y manos por demasiados contratos heredados de la etapa anterior.

Al menos 600.000 euros

Es evidente que muchos aficionados se aferrarán al argumento de que el Málaga, a las malas, tendría que dejar salir gratis a algunos de sus futbolistas. Así evitaría el pago de fichas que, incluso con la reducción del 50 por ciento, ascenderían a 600.000, 800.000 euros o un millón. En este caso se encuentra, por ejemplo, Luis Hernández tras la revisión de contrato firmada en las últimas semanas de Francesc Arnau como director deportivo y no anunciada debido a la pésima temporada (extremo apuntado la semana pasada por ‘As’). Pero además figurarían en este apartado otros cinco jugadores una vez aplicada la rebaja (más algún otro que estaría en torno al medio millón). Yqué decir de Juanpi (especialmente), Santos y Ricca de continuar en la plantilla sin la reducción que afecta a casi todos.

Dado que esas fichas son prohibitivas en Segunda –donde lo habitual sea un máximo de 350.000 euros–, el Málaga deberá meditar qué hacer con esos futbolistas. Que lleguen ofertas se antoja excesivamente complicado porque la temporada de los jugadores blanquiazules ha sido nefasta, así que de salida sería un éxito prescindir de ellos ingresando una cantidad mínima. Con todo, tampoco parecen muchos los clubes de la zona media que podrían afrontar esas fichas muy por encima del medio millón. Por eso cualquier ‘revolución’ es muy difícil...

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos