Riki Centurión: Velocidad, desequilibrio y espectáculo

Centurión celebra un tanto con el Boca Juniors/'Página 12
Centurión celebra un tanto con el Boca Juniors / 'Página 12

Protagonista de un sinfín de polémicas extradeportivas, es un extremo diestro que brilla en la izquierda por su afán por encarar, fintar, driblar y hasta provocar al rival

Sergio Cortés
SERGIO CORTÉS

Es más fácil encontrar noticias extradeportivas de Centurión que las puramente futbolísticas. Talento precoz de los que abundan en Argentina, su vida está salpicada de polémicas, con fotos provocadoras y frases como la que pronunció anteanoche: «Tengo casi 25 años y me quedan dos amigos; al resto los tengo que ir a visitar al cementerio». Pero, a punto de cerrarse su incorporación como cedido sin opción de compra, el aficionado del Málaga, que tiene a mano todas esas salidas de tono gracias a Internet y a las redes sociales, probablemente se pregunte qué tipo de futbolista. Algo deben tener claro: no va a pasar inadvertido porque aúna velocidad, desequilibrio y espectáculo.

Tal vez pueda sorprender esta apuesta de Mario Armando Husillos porque Centurión es un extremo y el director deportivo del Málaga, no lo oculta, es un defensor de que en el fútbol triunfa más el juego por dentro, y no tanto el de los extremos. Pero sí conviene apuntar un matiz: el hispanoargentino sí hace excepciones cuando el extremo es desequilibrante. Ahí está el precedente de Amrabat y su papel crucial en el Málaga en la segunda parte de la temporada con Bernd Schuster en el banquillo.

Está llamado a absorber mucho juego, lo que puede liberar a sus compañeros pero también puede generar excesiva dependencia

Husillos es un defensor del juego por dentro, y no tanto de los extremos, salvo que estos desequilibren, como pasó con Amrabat

Ese es el objetivo de Husillos: que Centurión ejerza aquel papel de Amrabat; es decir, que dé impulso a la plantilla. Desde luego, condiciones no le faltan al futbolista argentino, que además se desenvuelve en la zona que más le gusta al ahora jugador del Leganés, en la banda izquierda pese a ser diestro. «En el Racing jugaba de espaldas a la raya, pero hoy me siento más cómodo jugando como volante por la izquierda. Creo que en el Málaga voy a poder rendir por ese lado», aclaró el argentino en la radio Class Continental. Quizá en algunas imágenes se le vea desenvolverse por la derecha e incluso por el centro, pero donde él hace más daño es en la izquierda.

Del corte de Neymar

Centurión no va a dejar indiferente al aficionado porque en su juego (que no en su eficacia, obviamente) se asemeja a Neymar. Es del mismo corte; es decir, el tipo de futbolista que precisamente gusta mucho en Málaga. Tiene velocidad y desequilibrio porque muestra un enorme afán por encarar, fintar, driblar y hasta provocar al rival. Y evidentemente, dadas sus características, con él el espectáculo parece garantizado.

Centurión también es un futbolista que absorbe mucho el protagonismo, lo que supone un arma de doble filo. De un lado, su presencia puede liberar a otros compañeros en el juego y en responsabilidad, pero también puede implicar un riesgo porque en un equipo como el Málaga, con tantas limitaciones y tan escaso de futbolistas con personalidad, puede desembocar en excesiva dependencia.

Otro factor a valorar de Centurión es su tenacidad. Como sucede con Neymar, el argentino nunca rehúye el contacto y nunca se amedrenta por más entradas que sufra del contrario. Pide la pelota siempre y vuelve a encarar. Igual que el Málaga tiene asumido que incorpora a un futbolista polémico y díscolo –que puede derivar en situaciones extradeportivas no muy agradables– también sabe que deberá hacer con él un trabajo de mentalización porque los rivales lo van a provocar (y en la Liga, como se sabe, hay auténticos especialistas en ello). Es de prever que en su etapa como blanquiazul sea clave la sensatez que le transmita Demichelis.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos