Ojo de halcón

Sí hay rivales

Sergio Cortés
SERGIO CORTÉS

Esta vez la permanencia va a estar más cara. Esa es una impresión generalizada. Nada de treinta y pocos puntos. Pero este fin de semana, por primera vez, me siento más optimista respecto al futuro del Málaga. Desde luego, el equipo no invita en exceso a ello por sus propios méritos, pero la lista de candidatos al descenso comienza a incrementarse. Claro que el grupo no va a ser tan nutrido como años atrás, de modo que conviene apretar los dientes para no descolgarse.

Cuando el Málaga visitó Mestalla, Juan Ramón Muñiz, que trata de salvar a un Levante muy limitado, esgrimió un argumento ante varios componentes de la plantilla: «Del décimo para abajo todos los equipos pasan por una racha de siete u ocho partidos sin ganar. El problema es que al Málaga le ha ocurrido al principio y eso frena mucho a la hora de arrancar». Desde luego, la reflexión no puede ser más acertada, si bien ya nos gustaría estar en la situación del cuadro granota, con diez puntos más.

Aunque la pelea va a ser sólo de siete u ocho, uno busca y rebusca teorías para levantar el ánimo. Tras el descalabro ante el Leganés, al malaguismo no le llegaba la camisa al cuello. No obstante, visto el rendimiento de Las Palmas y Alavés -en ambos casos el cambio de entrenador ha sido un fracaso-, una semana después toca pensar que a poco que el equipo encadene un par de victorias únicamente habrá que buscar un tercer rival. Toca mirar hacia adelante, no hacia atrás, y crear un ambiente de unidad en torno al Málaga. La errática planificación, la falta de calidad o las carencias deben quedar en un tercer plano. Todo. En 2007 ya vivimos una experiencia similar (proceso concursal incluido) y remar juntos permitió evitar el desastre.

Fotos

Vídeos