Los rivales mantienen vivo al Málaga

Chory Castro se marcha sin rechistar tras ver la roja que le muestra Undiano Mallenco el sábado. /Ñito Salas
Chory Castro se marcha sin rechistar tras ver la roja que le muestra Undiano Mallenco el sábado. / Ñito Salas

Sigue a seis puntos de la zona de salvación, e incluso reduce en uno su desventaja con Las Palmas y el Alavés

Pedro Luis Alonso
PEDRO LUIS ALONSOMálaga

Hubiera sido el fin de semana perfecto, pero faltó una vez más que el Málaga hiciera los deberes, porque no pasó del empate sin goles ante el Girona. A día de hoy todo sigue prácticamente igual: el cuadro de La Rosaleda, a seis puntos de la zona de permanencia, pero ahora con una jornada menos por disputarse (diecisiete). En realidad pasó de largo una de las grandes oportunidades de la temporada para reengancharse. Y hay otra conclusión clara: los rivales mantienen con vida al equipo de La Rosaleda.

La lectura negativa es que el Málaga podía estar ahora a cuatro puntos de los puestos de salvación y reduciendo por segunda jornada consecutiva esa desventaja, algo que hubiera supuesto un enorme acopio de moral para la plantilla y la afición, así como un refuerzo innegable para el nuevo entrenador. La realidad es que sucedió justo todo lo que necesitaba el cuadro blanquiazul. El sábado, en Riazor, un empate en el duelo directo entre el Deportivo y el Levante, no sin cierto suspense (del 2-0 al 2-2 en los minutos finales), para que ni uno ni otro equipo sumaran tres puntos y se despegaran. Posteriormente, ayer se dieron las previsibles derrotas de Las Palmas (3-0 en el Wanda Metropolitano) y el Alavés (2-1 en el Camp Nou).

Desaprovecha el que hubiese sido el fin de semana perfecto, pero confía en recortar distancias el lunes tras jugar en Las Palmas

Pero el Málaga dio la de arena ante el Girona. Los indicios positivos del primer tiempo, que corroboraban el compromiso exhibido antes en Ipurua (1-1), desaparecieron en una calamitosa segunda mitad, en la que el equipo perdió el control del partido, jugó más minutos en el campo propio que en el rival, y se despidió en inferioridad numérica y sin generar claras ocasiones de gol.

Los datos

La clasificación:
16.º: Levante, 19 puntos. 17.º: Alavés, 19. 18.º: Deportivo, 17. 19.º: Las Palmas, 14. 20.º: Málaga, 13.
La próxima jornada (22.ª):
Real Sociedad-Deportivo: Viernes (21.00 horas). Alavés-Celta: Sábado (18.30). Levante-Real Madrid: Sábado, (20.45). Las Palmas-Málaga: Lunes 5 de febrero (21.00).

Dos partidos después de su llegada, hay elementos positivos en la etapa de Jose, como la mejoría defensiva (un gol recibido en dos partidos), una cierta solidez que no muestran rivales directos, y también haber elevado el promedio de puntuación, pero incluso este capítulo sigue siendo insuficiente. Hay otros muchos aspectos que siguen invitando a la preocupación y que denotan que queda mucho trabajo por hacer: primero, que continúa faltando gol, lo que hubiera permitido sentenciar el duelo en Eibar; que el sábado se sumó el decimocuarto partido sin marcar en veintiuna jornadas; que el equipo no consigue situarse a un mínimo de tres puntos de la zona de permanencia –que es lo que al menos ofrecería quedarse a tiro del objetivo, estar de lleno en la pomada–, y las carencias ofensivas y el bajo tono físico de muchos futbolistas el sábado, pese a lo que Jose no completó el cupo de cambios, con uno de los fichajes invernales, Bueno, casi inédito.

Un listón más bajo

Con jornadas como la de este fin de semana parece más fácil pensar en que el listón de la permanencia volverá a estar más bajo de lo habitual, más cerca de lo sucedido en la atípica campaña anterior, 32 puntos, que los 42 puntos habituales en los que se suele cifrar el objetivo con el actual formato de competición. En todo caso, aunque la salvación se aproxime más a 35 puntos que a 40, para el Málaga sería insuficiente firmar un empate en cada una de las jornadas que restan (llegaría a 30), como ha sucedido en los dos partidos con Jose.

El Málaga volverá a verse obligado a ganar el próximo lunes en Las Palmas, para impedir que sume su rival y para lograr reengancharse (en la mejor de las hipótesis se podría acercar a tres puntos de los puestos de salvación). Será de nuevo otra cita crucial. Ello a pesar de que los rivales directos no tienen citas sencillas. Únicamente el Alavés, que recibe al Celta. Por contra, el Levante se mide al Real Madrid, y el Deportivo visita al único equipo que no ha puntuado en 2018, una Real Sociedad con cuatro derrotas seguidas y que en caso de ceder en Anoeta se quedaría a tres o cuatro puntos de la zona de descenso. De momento, todo queda reducido a una exigente ‘liga de cinco’ en la que sólo dos conjuntos cumplirán con su objetivo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos