Roberto: «Si llegamos a los últimos partidos a una distancia razonable, podemos conseguirlo»

El portero Roberto, en un entrenamiento. /Fernando González
El portero Roberto, en un entrenamiento. / Fernando González

El portero del Málaga entiende que el calendario puede ser favorable y asegura: "Nadie ha tirado la toalla"

Antonio Góngora
ANTONIO GÓNGORA

El portero del Málaga Roberto tiene las ideas claras y está convencido de que el equipo no ha arrojado la toalla, ni lo va a hacer, y de que las opciones de salvación son reales, pese a las malas sensaciones y la desventaja de ocho puntos. “Claro que lo creo, porque las hay. El calendario que tenemos es esperanzador, aunque todo pasa porque ganemos. Esas opciones existen. Si llegamos a los últimos partidos a una distancia razonable, podemos conseguirlo”, afirma, a la vez que asegura con contundencia que el equipo no ha bajado los brazos: “Mucha gente puede pensar, pero hay un sentimiento de que se puede conseguir. Nadie ha tirado la toalla”.

“En esta situación entiendo que se digan muchas cosas y también que se puedan decir y no sean verdad. No hay ningún jugador que haya dicho que a ver si pasan estos meses. Pero es normal que se lancen esos mensajes. No me extrañaría que se comentara que hay enfrentamientos entre nosotros o con el entrenador, y sería mentira. Hay un compromiso del cien por cien. Otra cosa es lo que seamos capaces de conseguir. He vivido esa situación y soy uno de los veteranos, y tampoco voy a permitir que esto ocurriera”, subraya con gran seguridad.

El guardameta explica qué pasó en Leganés para que los jugadores no saludaran tras el encuentro a los aficionados blanquiazules que se desplazaron para seguir el encuentro en directo. “Es cierto que después de un partido en el que sabes que no has hecho las cosas bien muchas no sabes qué es mejor. Cuando alguien está enfadado contigo no sabes si pedirle disculpas o dejar un poco de tiempo. No podemos decir nada de la afición. Sabemos que es excepcional”, destaca.

Respecto al choque de Leganés, Roberto tiene claro lo ocurrido. “La peor sensación fue que el equipo venía en una dinámica aceptable de intensidad, jugando partidos más complicados y con buena intensidad. Era un plus de motivación que queríamos mantener. Pero en Leganés bajamos la intensidad, y eso limita el juego y reduce las oportunidades”, insiste, a la vez que añade: “Puede ser por un cúmulo de cosas. Era un partido de más responsabilidad, y eso puede atenazar un poco a la plantilla. Cualquier equipo baja la intensidad y no se puede explicar por qué. Pero nosotros no podemos permitirnos eso”.

Tampoco quiere pensar en marcharse si el equipo desciende, ya que está cedido por el Espanyol con una opción de compra obligatoria sólo en el caso de permanecer. “Es algo que en nuestra situación se podría convertir en una realidad, pero quiero seguir sin contemplarlo. Si llega, lo consideraremos. Nunca la interpreté como una cesión. Vine para quedarme. Cuando llegue el momento, lo veremos. Mi compromiso con este club es máximo. Si eso llegara veríamos. El único escenario en el que quiero verme es en primera, con el Málaga. Es probable que eso llegue a ocurrir. Mantengo la mentalidad de estar en Primera”, concluye.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos