Roberto, ultimado; Borja Bastón, encarrilado, y Meré, con ultimátum definitivo

Roberto celebra el título de Supercopa con el Olympiacos. /Reuters
Roberto celebra el título de Supercopa con el Olympiacos. / Reuters

La llegada del portero será la segunda en cerrarse mientras que el ariete presiona al Swansea y lo tiene todo acordado con el Málaga

Sergio Cortés
SERGIO CORTÉS

Las incorporaciones del Málaga no terminan de concretarse, pero tiene pinta de que van a caer en cascada. El martes fue un día de frustraciones en las oficinas del Málaga, pero ayer la jornada terminó con otras sensaciones. Para empezar, porque  se ultimó el acuerdo con el guardameta Roberto, que en principio va a ser el segundo en la lista de altas tras el fichaje del medio punta zurdo Adrián. Pero también porque el panorama con Borja Bastón permite ser muy optimistas. Sobre el tercer nombre, Meré, también se atisba una solución muy rápida porque el futbolista tiene un ultimátum definitivo y debe pronunciarse en las próximas horas.

De un tiempo a esta parte, nadie en el seno del Málaga se atreve a hacer confirmaciones, ni siquiera a dar por buenos los avances en alguna operación. En cierto modo es comprensible porque el mercado suele ser complicado en estas fechas y porque la mayoría de las gestiones son a priori a coste cero; es decir, cesiones, futbolistas con la carta de libertad o, como en el caso de Roberto, una compra que incluye una amortización para el futuro. En cualquier momento la negociación puede torcerse por muy cercano que parezca el acuerdo.

Pese a ello, la negociación por el portero madrileño del Espanyol está ultimada. El Málaga nunca habla de operación cerrada hasta que el futbolista ha superado el reconocimiento médico y ha firmado el contrato. Pero la llegada de Roberto es un hecho al 99, 9 por ciento porque todos los flecos han quedado en el olvido.

Mientras, Sandro sigue en el Málaga pese a los anuncios de la prensa inglesa con el Everton

No es tan alto el porcentaje de opciones de que llegue Borja Bastón, pero sí se trata de una operación encarrilada pese a su enorme dificultad. Este periódico ya explicaba el martes que el delantero centro desea jugar a las órdenes de Míchel. En estos momentos presiona al Swansea después de tenerlo todo acordado con el Málaga y, lo más importante, los dirigentes del club galés ya han asumido que lo más conveniente es cederlo para tratar de revalorizarlo en el mercado. Cabe recordar que el Atlético de Madrid percibió 18 millones de euros por su traspaso.

En el caso de Meré, SUR ya apuntaba ayer que es ahora o nunca. Es decir, el central internacional sub-21 sabe que el Málaga no va a esperarlo hasta el final del Europeo sub-21. En realidad el jugador debe pronunciarse en las próximas horas, nada de esperar hasta la próxima semana. En el momento en que dé el sí (ya hay acuerdo económico, pero el oventense aún espera que algún club lo compre), se activará la fórmula para que salga cedido del Sporting.

Mientras tanto, Sandro sigue en el Málaga. Ya han pasado cinco días desde que la prensa inglesa diera por hecho que el Everton iba a pagar su cláusula de rescisión y el canario aún es jugador blanquiazul. ¿Será hoy su último día?

Fotos

Vídeos