Más rojos que azules

Adrián, rodeado por tres rivales (Granell, Pere Pons y Bernardo), anoche.
Adrián, rodeado por tres rivales (Granell, Pere Pons y Bernardo), anoche. / Agencia LOF

Un Girona más vivo e intenso y mejor colocado pasa por encima del Málaga

Pedro Luis Alonso
PEDRO LUIS ALONSOMálaga

Parecieron más rojos que azules, pero en realidad había diez de cada. Sucede que en los inicios de temporada los equipos mejor armados y en buena condición física tienen mucho ganado en la competición. En ambos factores el Málaga anda muy por debajo del Girona, que se ha estrenado en la élite, aun con laventaja de empezar con dos partidos en Montilivi, como un ciclón.

En la formación del Girona, que ha sido la misma en estas dos primeras jornadas, hay siete jugadores protagonistas del ascenso, una buena base para no perder la conjunción. Mientras, el Málaga sigue en proceso de construcción, sin un esquema definido, y salió perdedor en casi todos los duelos del partido. Los rechaces iban prácticamente siempre a las botas de los rojos, cuya disposición táctica, calcada a la del Málaga que fracasó ante el Eibar (un 5-4-1), resultó de lo más eficaz para controlar el partido. Por momentos los de Míchel se vieron en una inferioridad de seis (los dos ‘carrileros’ locales, más los ‘pivotes’ Pere Pons y Granell y los medios punta, Portu y Borja García) contra dos, Kuzmanovic y un Recio que ayer sí jugó como medio centro específico, en el 4-2-3-1 dispuesto. Adrián no entraba en contacto con el balón, y menos aún Juanpi, el primer sacrificado en los cambios.

Con el 5-4-1 con el que los de Míchel no lucieron nada ante el Eibar en la primera jornada, su rival de ayer controló con claridad el encuentro

Muy pobre tuvo que ser la propuesta malaguista, cuando el único disparo a puerta con cierto peligro lo tuvo Jony bien entrada la segunda mitad o cuando Mula ayer debutante, fue el mejor de los blanquiazules. Ni los cambios de jugadores de Míchel dieron con la tecla. En la segunda mitad, el equipo se situó con Ontiveros y Jony en los costados, y con Mula por dentro, y la solución desesperada fue acabar con En-Nesyri junto a Borja Bastón en el ataque.

Pero a estas alturas de verano, el Málaga ha perdido diez de sus once encuentros (dos de 45 minutos) y sólo ha marcado tres goles, ninguno en la Liga. Los aficionados se consuela con que en Las Palmas no hay exmalaguistas. Por aquello de los goles decisivos de Charles y Alcalá (que debutó con la primera plantilla en la campaña 2006-07).

Fotos

Vídeos