La Rosaleda rozará el lleno el sábado

Ideye, en el centro, se ha convertido en una de las principales esperanzas del equipo. /Salvador Salas
Ideye, en el centro, se ha convertido en una de las principales esperanzas del equipo. / Salvador Salas

Quedan menos de 1.500 entradas para el choque contra el Atlético, en el que el Málaga se jugará sus últimas bazas para evitar el desastre

Antonio Góngora
ANTONIO GÓNGORA

La llegada del Atlético, aunque esté lejos del Madrid y el Barça, incrementa la expectación cara al siguiente encuentro del Málaga en La Rosaleda, que será el sábado a las 16.15 horas. De hecho, en el club de Martiricos están convencidos de que el estadio rozará el lleno cara a este partido, ya que, al interés por el rival, se une en este caso la trascendencia del compromiso para los aficionados del cuadro blanquiazul, que se juega sus últimas opciones para evitar el desastre, descolgarse todavía más como ‘farolillo rojo’ de una forma prematura.

Anoche quedaban menos de 1.500 entradas a la venta para este importante choque, por lo que es previsible que entre hoy, mañana y el día del encuentro esta cifra baje de una forma muy considerable. No se descarta, incluso, que el campo de Martiricos registre un lleno total. La clave, en ese caso, para ver La Rosaleda completamente repleta estará una vez más en los abonados, ya que suelen faltar varios miles de ellos. En esta cita, sin embargo, se espera que los socios acudan también de forma masiva, por lo que los huecos del estadio seguramente serán menores que otras veces.

La hora en la que se celebra el choque, en mitad del fin de semana, también contribuirá para que queden muy pocos asientos vacíos para presenciar el partido. El sábado, en cuanto a la meteorología se refiere, será frío, aunque a primera hora de la tarde seguramente se registrará la mayor temperatura del día, alrededor de los 16 grados. El choque, de esta forma, será propicio también para que acudan especialmente los niños y los mayores, además de quienes residen más lejos del estadio.

El Málaga jugará este partido en casa y repetirá el sábado de la semana que viene también en La Rosaleda, en este caso ante el Valencia. Serán dos partidos muy complicados para un Málaga en plena crisis deportiva, pero ambos se presentan, a la vez, como una oportunidad para hacer los deberes pendientes y conseguir dos buenos resultados que permitan al conjunto de Martiricos seguir con vida, a una distancia prudencial de las posiciones de salvación.

Esta fase del calendario que comienza el sábado será más exigente aún, ya que, tras estos dos compromisos, el Málaga deberá rendir visita al Athletic y después regresará a su estadio para recibir al Sevilla el Día de Andalucía en un derbi regional absolutamente crucial.

Pendientes de que Recio se recupere de un golpe

El cuerpo técnico del Málaga está pendiente de la recuperación de Recio (trabajó en el gimnasio) tras el golpe recibido en la cadera izquierda en el choque anterior, el celebrado en Las Palmas. Pese a que el canterano no esté en su mejor momento, sigue siendo imprescindible para el equipo de Jose, que sigue insistiendo en el trabajo defensivo para evitar los goles. Es previsible, sin embargo, que el malagueño mejore lo suficiente y pueda tomar parte en el choque del sábado ante el Atlético. Por contra, ayer completaron su segundo entrenamiento seguido con el grupo después de superar sus dolencias tanto Torres como Rolan, que podrían estar a disposición del entrenador para la convocatoria de mañana tras la sesión de trabajo. Al Margen del defensa Juan Carlos, también sigue ejercitándose en solitario el lesionado Peñaranda. Asimismo, el meta del filial Kellyan continúa trabajando con el primer equipo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos