La salida de Juanpi, la llave de la planificación del Málaga

Secreto de sumario

El venezolano cuenta con una ficha de casi dos millones para la próxima temporada. El club deberá buscarle salida y, aunque se intuye que su agente presionará, no está dispuesto a regalarlo

Juanpi, en el partido ante el Espanyol. /Salvador Salas
Juanpi, en el partido ante el Espanyol. / Salvador Salas
Sergio Cortés
SERGIO CORTÉS

Ya se ha insistido hasta la saciedad en que el Málaga está muy maniatado económicamente para la próxima temporada. De un lado están las amortizaciones de los fichajes que computarán para el tope salarial que fije LaLiga, y por otro, las fichas de los futbolistas pese a que sólo tres de ellos no la verán reducida a la mitad (Juanpi, Ricca y Santos). «Va a ser un verano complicado, movido y complejo», recalcan en La Rosaleda. El fichaje de un nuevo entrenador parece una cuestión menor porque para armar un buen cesto son imprescindibles los mimbres, y ahora mismo el club cuenta con muchos de los que se duda que puedan cumplir los requisitos necesarios. Pero también los hay que sí pueden valer pero que resultan excesivamente caros. Y en ese apartado figura Juanpi, cuya ficha para el próximo ejercicio está muy cerca de los dos millones y al que la entidad de Martiricos no está dispuesto a regalar.

El 'efecto Juanpi' de la segunda vuelta hace dos temporadas se ha diluido definitivamente. Tanto en la campaña anterior como en la actual, el internacional venezolano ha sido irrelevante en la plantilla e incluso en la mayoría de sus últimas actuaciones ha escuchado pitos de los aficionados. Una lesión de pubis le dio la lata durante el pasado ejercicio –también influyó, aunque lo niegue, la excesiva responsabilidad que recayó en él– y al final tuvo que pasar por el quirófano. Las expectativas eran mucho mejores para esta Liga, pero a la postre su rendimiento ha estado de nuevo bordeando el muy deficiente.

Menos valor

«El problema del Málaga es que Juanpi ha perdido muchísimo valor», explica un conocedor del mercado. No es desde luego una afirmación gratuita, sino una certeza. En el propio club no faltan los que piensan que las esperanzas en el venezolano no se han cumplido ni de lejos y que en cuatro temporadas sus actuaciones se han reducido a un puñado de partidos, concentrados además en un periodo de poco más de dos meses.

Y esta última valoración tampoco va descaminada. Si se analiza el rendimiento del internacional 'vinotinto', es evidente que sólo en la segunda de sus campañas en el primer equipo tuvo cierta continuidad en su rendimiento, beneficiado además por la marcha de Amrabat al Watford. Cabe recordar que Javi Gracia no lo veía para jugar en el centro del campo (como tampoco Juande, Romero, Míchel y Jose) y que con su sistema con dos puntas ni él ni Pablo tenían cabida en ataque. Para el navarro la figura del '10' no existe, así que a ambos los utilizó más como falsos extremos. Y con éxito.

El caso es que Juanpi fue renovado por todo lo alto en la etapa de Francesc Arnau como director deportivo ante el elevado riesgo de fuga. Y ahora el Málaga se encuentra con que su ficha es prohibitiva. Bueno, en realidad casi todas lo son porque más de 350.000 euros ya supone un lastre para Segunda, pero los casi dos millones de sueldo son inasumibles. Cabe apuntar que, de no existir cláusula de penalización por descenso, el venezolano no sería el mejor pagado, sino el central Luis Hernández, con dos millones después de una revisión de contrato no hecha pública por el club y gestada en las últimas semanas de la etapa de Arnau.

Apretar las clavijas

El director deportivo, Mario Armando Husillos, tiene por delante muchísimo trabajo durante los próximos cuatro meses y pico, pero el 'caso Juanpi' es lógicamente una de las grandes preocupaciones. Como es lógico, a nivel futbolístico cuando el río está revuelto los principales beneficiados son los representantes. Y en este caso se presume que el agente del venezolano, Juan Mata (padre del internacional español), va a apretar las clavijas al máximo.

¿Qué puede hacer el Málaga? Está claro que tendrá que desprenderse de Juanpi. Pero, ¿a qué precio? ¿Cuál será el peaje? Por encima de todo, no se quiere regalar al futbolista. El medio punta, independientemente de su rendimiento, es uno de los principales activos del club. Ahorrarse su ficha ya sería un logro, pero darle la carta de libertad o aceptar la vía de una cesión son opciones que no se contemplan.

Dicho de otro modo, Juanpi está en venta. Y en el casi seguro nuevo escenario del Málaga, en Segunda División, constituye un serio problema porque el venezolano se ha depreciado considerablemente. Pero en su caso no es sólo por el descenso, sino por su pobre rendimiento las dos últimas temporadas. Probablemente la capacidad de maniobra del club vaya a tener mucho que ver entre mayo y agosto con el desenlace del futuro del '10'.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos