La salida de Mario Husillos desatasca el futuro del Málaga

Mario Husillos, en un reciente entrenamiento del Málaga. /SUR
Mario Husillos, en un reciente entrenamiento del Málaga. / SUR

El club pretende ahora acelerar al máximo la planificación del equipo blanquiazul tras quedar desvinculado anoche su director deportivo

Antonio Góngora
ANTONIO GÓNGORA

Casi un mes después de ser desautorizado por el jeque Abdullah Al-Thani, Mario Husillos se marcha definitivamente del Málaga. Su desvinculación se concretó anoche tras la firma de los documentos por las dos partes, por lo que deja atrás una nueva etapa en el club de Martiricos. Tras este periodo de paralización, el club se desatasca para organizar de una forma inmediata su futuro, aunque deberá estar siempre muy pendiente de las pretensiones del presidente, que quiere seguir eligiendo de una forma directa a los responsables de la parcela deportiva.

El bloqueo del club como consecuencia el 'caso Husillos' comenzó cuando el jeque se negó a fichar a Lucas Alcaraz como entrenador del Málaga. Husillos dijo en ese momento que se marchaba del Málaga, pero que tendría que negociar la salida. Y el tiempo ha ido pasando sin que se resolviera el asunto, lo que ha perjudicado de una forma importante al equipo, que está de vacaciones desde hace varias semanas sin que los futbolistas sepan cuál será su futuro, si cuentan con ellos para la próxima temporada.

Durante este periodo de parálisis se han celebrado conversaciones para concretar la salida. Husillos tenía tres años de contrato (dos más), por lo que se negociaba una indemnización para la rescisión del contrato tras haber sido desautorizado (lo hizo el jeque a través de un tuit). Aunque al final, según ha sabido este periódico de fuentes del club, la salida del director deportivo no costará dinero al club, ya que este sólo percibirá su salario hasta el día de su marcha, nada más (ni siquiera esta campaña al completo). Así ha quedado finalmente el acuerdo.

Una herencia terrorífica y casi ocho meses de más sombras que luces

SERGIO CORTÉS

Husillos debió llegar antes. La frase debiera ir entrecomillada, porque es lo que siempre han dicho internamente los hijos del jeque, los valedores del regreso del hispanoargentino a la dirección deportiva. Nasser, sobre todo, y Nayef echaron el resto ante su padre para recuperarlo, pero su contratación ya se produjo con el mercado veraniego cerrado, cuando los propietarios realmente no confiaban en Arnau casi desde enero.

Al final Husillos apenas ha estado ocho meses en su séptima aventura en el Málaga y se marcha por voluntad propia por segunda vez. E igual que en 2013 porque se ha sentido desautorizado (entonces, con BlueBay y el fichaje de Schuster). Cuando llegó tenía unas sensaciones desde fuera que chocaron con la cruda realidad: una plantilla descompensada, contratos e inversiones desorbitadas, limitaciones en la columna vertebral y escaso liderazgo en el vestuario.

Por eso –y porque internamente ya se dudaba muchísimo sobre la valía de la plantilla– trabajó desde el primer día en tratar de mejorar el nivel en el mercado invernal, pero al mismo tiempo se puso manos a la obra incluso para preparar un plan B en caso de descenso. Husillos estaba tan convencido de que el problema estaba en el grupo de jugadores, como les sucedía a los dirigentes del club y a los dueños, que demoró el relevo de Míchel en busca de un revulsivo. Se equivocó en la elección de Jose porque pensó que con otro estilo el equipo remontaría, pero se dio de bruces con la realidad cuando en su estreno el gaditano no cambió a uno solo de los jugadores. También le faltó prescindir de este nuevo entrenador en la recta final porque desde muy pronto el director deportivo, que sí tuvo un contacto directo con los jugadores, supo que no había 'feeling' en el vestuario, que sus métodos no gustaban y que su filosofía era arcaica.

En el capítulo de incorporaciones Husillos al menos no ha hipotecado más el club. Fichó en propiedad a Ignasi Miquel e Iturra, que parecen futbolistas interesantes en el nuevo escenario, y reclutó a Lacen con la carta de libertad (esta operación, sin duda más discutible, aunque también se empecinó Jose...) Del resto, poco positivo. El mercado de invierno no está para alardes, máxime si no puedes competir con casi nadie (sólo el Levante tenía menos margen en el tope salarial), pero llegaron demasiados jugadores. Es cierto que Success, con casi diez kilos de sobrepeso, lo hizo por petición expresa de Jose. O que Bueno, un futbolista a contraestilo del gaditano, vino antes del relevo en el banquillo. Tantas caras nuevas no contribuyeron a fortalecer un vestuario que, como la plantilla confeccionada en verano, dejaba bastante que desear. La herencia había sido terrorífica por los caprichos del jeque y el mal ojo de Arnau, pero Husillos no enderezó el rumbo. Y esto último fue lo que quedó...

Pero Husillos no parece que vaya a estar mucho tiempo parado, sin cerrar otro destino, ya que tiene previsto incorporarse de inmediato al West Ham británico, equipo que entrenará Manuel Pelligrini y estará como ayudante Rubén Cousillas, dos viejos conocidos de los malaguistas. Es previsible que en los próximos días se confirme este nuevo fichaje de Husillos.

Vía libre

A partir de ahora el Málaga tendrá vía libre para planificar sin ningún inconveniente añadido, sin obstáculos, por lo que el siguiente paso será cerrar y nombrar al nuevo director deportivo. Para este cargo ya existen algunos candidatos y será el propio jeque el que lo seleccione en los próximos días para que se ponga a trabajar lo antes posible. Los consejeros consultivos ya aportaron algunos nombres, aunque el primero de la lista, que era Juan Ramón Muñiz, ya lo descartó Al-Thani en su momento al considerar que no podría aglutinar los dos puestos (lo quería sólo como técnico).

El exfutbolista argentino, que tiene previsto incorporarse al West Ham de inmediato, sólo cobrará al final por el periodo de tiempo que ha trabajado en la entidad

Se desconoce, sin embargo, cómo se organizará el fichaje del entrenador en este nuevo escenario. ¿Lo hará en nuevo director deportivo? Ahí estará una de las claves de las próximas semanas, ya que parece que el jeque pretende seguir interviniendo de una forma activa también en la parcela deportiva. El primer paso, en cualquier caso, ya está dado, por lo que ahora será imprescindible intensificar el trabajo para cerrar lo antes posible no sólo los cargos más destacados, sino también cómo quedará la plantilla. Tendrán que salir numerosos jugadores que tienen contrato en vigor y, a la vez, deberá llegar un número importante de fichajes.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos