...Y Samu cumplió su sueño

...Y Samu cumplió su sueño

Ha sido una semana de ilusionante espera, convencido de que Husillos conseguiría que el Levante lo dejaría salir, y por eso está eufórico

Sergio Cortés
SERGIO CORTÉS

Hacía tiempo que Mario Armando Husillos pensaba en Samu. Casi desde que llegó. Y estaba expectante, muy atento a que la posibilidad se presentara. Sólo faltaba que el Levante sí se prestara a hablar y que no estuviera en contra de reforzar a un rival muy directo (como le sucede precisamente al club valenciano con Remy y Las Palmas). Es más, para que el futbolista no se hiciera falsas ilusiones, demoró al máximo la conversación con él...

Ha sido una semana de espera tan interminable como ilusionante para Samu. Y la negociación se ha llevado con tanto sigilo que muy pocas personas lo sabían. Ni siquiera el cuerpo técnico del Levante, en el que Juan Ramón Muñiz y sus ayudantes han sentido muy de veras que las ganas y el trabajo del malagueño no se hayan plasmado en el terreno de juego.

Samu está eufórico por su regreso. De las lágrimas por su adiós hace dos años y medio –un adiós que asumió obligado porque el club necesitaba liquidez inmediata para evitar problemas con LaLiga– se pasará a una sonrisa de oreja a oreja el día de su presentación. Porque el malagueño, expectante desde la semana pasada, estaba convencido de que Husillos lo conseguiría, de que esta vez sí (no como en verano, cuando sus llamadas no se tuvieron en cuenta) volvería a casa.

«Está bloqueado»

A Samu le ha costado mucho en el Villarreal, en Rusia y también en el Leganés y el Levante. «Está bloqueado, porque trabaja y trabaja pero no consigue dar lo que él quiere», comentaban miembros del cuerpo técnico del Levante, que se lamentaban además porque el malagueño siempre ha sido ejemplar como compañero y como profesional. «Samu es de esos futbolistas a los que uno quiere tener en el grupo», confesó Muñiz a amigos del Málaga cuando visitó La Rosaleda.

No hay que fijarse en su rendimiento los dos últimos años; ha jugado en contra la añoranza

Yahora que Samu vuelve al Málaga no hay que fijarse mucho en su rendimiento los últimos años, en sus estadísticas. A nadie se le escapa que se trata de un futbolista cuyo hábitat es Málaga. No fueron pocos los que predijeron que le iba a costar mucho mantener un nivel alto fuera de su entorno. La añoranza ha pesado mucho en contra del medio punta. Tanto que muchos de los que han convivido con él últimamente coinciden: «En casa se recuperará y volverá a ser el que era».

Temas

Fútbol

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos