Santos, incógnita hasta el final

Michael Santos se muestra contento y optimista/MIGUE FERNÁNDEZ
Michael Santos se muestra contento y optimista / MIGUE FERNÁNDEZ

El delantero se incorpora a la pretemporada dispuesto a continuar en el Málaga, pero tiene la posibilidad de salir cedido a un equipo de Primera

Antonio Góngora
ANTONIO GÓNGORA

El delantero Michael Santos se puede convertir al final en el eslabón imprescindible para un Málaga de garantías en Segunda. Su experiencia en el Sporting le convierte en un jugador ideal para la próxima temporada, pero hay varios inconvenientes que mantendrán hasta última hora la continuidad del uruguayo como un enigma. Los dos 'handicaps' fundamentales se centran en que su salario es alto (y no se reduce en Segunda), lo que puede facilitar que el club acepte alguna propuesta importante de traspaso, y que dispone de una cláusula para marcharse cedido a cualquier equipo de Primera que se haga cargo de su ficha al completo.

El jugador se incorporó ayer a la pretemporada, ya que disponía de algunos días más de vacaciones para resolver asuntos personales, y comenzó a trabajar en el gimnasio en sus primeras sesiones. Los planes del futbolista y del propio entrenador pasan ahora por su continuidad cara a la campaña venidera, pero sus opciones de salida seguirán abiertas mientras que no se cierre el plazo de fichajes. No se puede descartar que le llegue alguna nueva oferta para su venta, algo que ya ha ocurrido en una ocasión (ha sido descartada, en principio, por el ariete).

Santos, de 25 años, se incorporó al Málaga hace dos temporadas. La inversión fue importante, ya que pagó más de cuatro millones por el 70 por ciento de su propiedad. Su adaptación fue complicada al comienzo, como era de esperar, lo que le impidió disfrutar de regularidad. Participó en dieciséis encuentros y consiguió cuatro goles. También se contagió del mal año del equipo, que fue entrenado por tres técnicos en ese ejercicio (Juande Ramos, Marcelo Romero y Míchel).

Decisión para la salida

Tras ese primer año, el club y el jugador decidieron que lo mejor sería que saliera cedido para completar la adaptación en otro lugar en el que pudiera disponer de más minutos. La elección fue el Sporting, en Segunda. Y sus experiencia comenzó bien y acabó también de una forma excelente en lo personal, aunque el conjunto gijonés no pudo conseguir al final el ascenso tras clasificarse para el 'play-off'. Marcó 17 tantos en los 36 encuentros disputados del campeonato (se perdió algunos encuentros por una lesión). Fue uno de los máximos goleadores de la categoría.

Esta excelente trayectoria convirtió al delantero en uno de los objetivos más interesantes de Segunda. Y también para el Málaga, que ahora deberá buscar incorporaciones que conozcan la nueva categoría. Al comienzo existían algunas dudas, pero Muñiz ya le ha transmitido que cuenta con él para la campaña que viene. Y el jugador tiene dos años más de contrato. Pero muy pronto tras el final del campeonato, hace más de dos semanas, llegó una oferta importante por el jugador: el Copenhague ofreció 3,5 millones por el 70 por ciento que dispone el Málaga de su propiedad.

La operación con el conjunto danés era atractiva tanto para el Málaga como para el jugador, pero sólo desde la perspectiva económica: Santos y su agente, Paco Casal, no quisieron marcharse a Dinamarca, por lo que, salvo que haya algún cambio en las posturas o se incremente la propuesta, el traspaso está parado y casi descartado. Otros equipos siguieron al futbolista, pero hasta el momento no se conoce que se hayan dirigido al Málaga.

Lo más preocupante para el equipo blanquiazul se centra en la posibilidad de que Santos salga cedido a Primera. Esta posibilidad no depende del Málaga, ya que está obligado a dejarlo marchar (así figura en su contrato al estar en Segunda), siempre que el club de destino pague su salario. En este caso, sin embargo, el jugador deberá valorar de una forma profunda cuáles son sus opciones de jugar, cuánta participación podría tener en el nuevo equipo. De ahí que el uruguayo esté ya en la pretemporada malaguista. Llegó ayer tras solucionar unos asuntos personales, y lo hizo muy contento, como se puede apreciar en la imagen que aparece en esta información, tomada ayer en las instalaciones de La Rosaleda.

En una situación similar se encuentra su compatriota Ricca, que también dispone de la cláusula para salir a Primera, como Jony, que ya está en el Alavés. El lateral izquierdo está también integrado en el trabajo, pero también puede dar el salto si le aparece un equipo en la élite en el que él crea que puede tener opciones. Las incógnitas son importantes, aunque Muñiz, en principio, cuenta con ambos futbolistas para completar la preparación y afrontar una delicada temporada en Segunda.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos