Fútbol escrito

Esto no es serio

JOAQUÍN MARÍN D.

Todavía está por verse que un presidente de un club de fútbol haga buenos fichajes. Un presidente de un club de fútbol debe limitarse a pagarlos, es decir, a autorizar el gasto. Hasta Florentino Pérez, en quien alguno de sus acólitos ve un ser superior, se estrelló sobremanera cuando pensó que sabía de fútbol más que nadie. Y eso si no retrocedemos un poco más en el tiempo y nos acordamos de Piterman, ese dueño y director deportivo y entrenador que primero hundió al Racing de Santander y después al Alavés.

No es Al-Thani un remedo de Piterman, quede claro, pero no es serio que de repente se haya erigido en fichador por encima del actual encargado de esa parcela en el Málaga, Francesc Arnau. Y no se trata de un simple juego de roles: a las marchas de Sandro, Camacho y Pablo Fornals -achacable a una mala gestión solamente la de este último-, se ha unido la no autorización del presidente para las incorporaciones de Javi García, petición expresa del entrenador, y Adrián López, un delantero contrastado y que ya pasó por la Rosaleda la década pasada. Más el aburrimiento de Meré, que estuvo recluido en un hotel esperando para firmar y que se hartó tras no ver solución y se fue al Colonia.

Al-Thani se ha fijado en el mercado argentino, buscando jugadores jóvenes que puedan explotar y dejar suculentos ingresos en las arcas. No le vale un jugador contrastado como Javi García, porque no entra en su política de club. ¿Nos lo hemos inventado? No: lo ha dicho el propio presidente en su perfil personal de Twitter, ese patio de vecinos global en el que el máximo dirigente del Málaga transmite casi a diario cómo gobierna la entidad. No es serio. Crea tensión, publica al mundo las interioridades y da mala imagen. ¿Pero es que nadie se lo dice?

Fotos

Vídeos