El sistema del Málaga ante el Real Madrid, un dilema ante la fragilidad defensiva

Baysse, que podría dejar su puesto o no a Diego González, en el entrenamiento de ayer en el Anexo de La Rosaleda./F. Silva
Baysse, que podría dejar su puesto o no a Diego González, en el entrenamiento de ayer en el Anexo de La Rosaleda. / F. Silva

El escaso número de efectivos en la zaga invita a seguir apostando por cuatro defensas, pese a que el promedio de goles en contra es superior a dos

Pedro Luis Alonso
PEDRO LUIS ALONSOMálaga

El 3-2 al Deportivo no ocultó que el Málaga tiene que recorrer la vía agonística para ganar partidos, así como que su defensa hace aguas. Hay muchos argumentos que lo atestiguan: sus 25 tantos encajados en doce jornadas dan un promedio superior a dos por partido; es el único conjunto de Primera División que no ha dejado su puerta a cero; no dispone de un amplio número de efectivos en el eje de la zaga, con Torres y Ricca –el primero, muy polivalente y el segundo, con condiciones para jugar de central en una línea de cinco– lesionados, y el choque del domingo volvió a demostrar la fragilidad del dispositivo y las dudas que dejan Luis Hernández, capaz de lo mejor y lo peor, y un veterano como Baysse, que no termina de conducirse en el campo con tranquilidad.

No son las mejores circunstancias para medirse mañana con el Real Madrid, por más que el conjunto blanco esté a diez puntos del liderato y haya comenzado el torneo con las cifras ofensivas más pobres que se le recuerdan. Con 22 dianas, aún hay cuatro conjuntos que marcan más (el Celta, con 23, la Real , con 25; el Valencia, con 32, y el Barça, con 33), y todos los medios recuerdan cómo Cristiano Ronaldo (sancionado las primeras cuatro jornadas) sólo lleva un tanto, al igual que Benzema.

Los datos

Uno es el número de partidos fuera
(en seis salidas) en los que Míchel optó por cambiar el dibujo defensivo, con una zaga de cinco. Fue en Sevilla, pero a los 25 minutos se volvió a la defensa de cuatro al lesionarse Ricca y entrar Juanpi. Entonces Torres pasó a ser el lateral izquierdo.
Cuatro es el número de amonestaciones
de Rosales, que está apercibido de sanción. Si juega mañana, el venezolano se expone –en el caso de ver la amarilla– a perderse el decisivo duelo ante el Levante de la siguiente jornada.

Sea un Real Madrid venido a menos o herido en su orgullo, la decisión definitiva de Míchel sobre qué dibujo utilizar en el Bernabéu no es baladí. Aunque el Málaga parte como víctima, no se puede permitir el lujo de darse por vencido en ninguna cita. Cada punto es oro hasta el final del campeonato. De salida hay que elegir entre la defensa de cuatro habitual de esta temporada o una de cinco para ajustar más las marcas con los puntas y que fue la usada solamente en el Sánchez Pizjuán. Durante la campaña anterior y en la pretemporada al técnico siempre le gustó trabajar con ambos esquemas y reservar el 5-4-1 para los choques de mayor dificultad teórica.

Diego González, que no ha pasado por el quirófano, podría relegar a Baysse

Sin embargo, en lo que va de Liga apenas se ha visto al Málaga actuar con ese esquema, en buena parte porque las bajas de centrales no concedían mucho margen de maniobra. La situación vuelve a repetirse cara a mañana. En caso de salir con cinco zagueros ante los de Zidane, la línea estaría formada por Rosales, Baysse, Luis Hernández, Diego González y Juan Carlos.Esto obligaría a convocar a Ian Soler o a Álex Robles, incluso a ambos, hoy. Los dos futbolistas, que pertenecen al filial, se entrenaron ayer con la plantilla, como está siendo costumbre en casi toda la temporada. Se da el caso de que el único partido con defensa de cinco como planteamiento de salida, ante el Sevilla (Rosales, Baysse, Torres, Ricca y Juan Carlos), tuvo un imprevisto. A los 25 minutos se lesionó Ricca, y entró Juanpi en su lugar. Torres pasó a ser lateral y con Juan Carlos por delante de él. Ni ante el Atlético de Madrid, el Barcelona o el Villarreal, en citas a priori difíciles, el Málaga renunció a formar con cuatro atrás.

Recio suplirá a Rolón

Dando por hecho que Recio volverá al once en perjuicio de Rolón, en el Málaga no se descarta el regreso de Diego González, que iba a pasar por el quirófano al descubrirse que tenía dañado el cartílago de una rodilla, pero que al final no lo ha hecho y lleva ya semanas entrenándose con normalidad. Existen dudas sobre cómo resistirá el gaditano la acumulación de partidos (habrá ahora tres en un lapso de seis días), pero podría relegar al francés Baysse en la formación.

Otro aspecto importante es la situación de apercibido en la que se encuentra Rosales, que le podría dejar sin jugar el duelo crucial ante el Levante. Con todos estos datos Míchel ha de decidir si apuesta por cambios, si reserva algún futbolista titular e incluso si renuncia al 4-4-2.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos