Ni entrenador ni futbolistas 

En apenas media hora el Espanyol hizo pasar otro bochornoso trago al malaguismo/EFE
En apenas media hora el Espanyol hizo pasar otro bochornoso trago al malaguismo / EFE

El Málaga salta al campo con media hora de retraso y sonroja otra vez a sus aficionados

Sergio Cortés
SERGIO CORTÉS
4 Espanyol

Diego López (1); Javi López (1), David López (1), Naldo (1), Didac (1); Baptistao (2), Sergi Darder (2) –Roca (1), min. 70–, Carlos Sánchez (1), Melendo (1) –Piatti (2), min 59–; Gerard Moreno (2) y Sergio García (3) -Jurado (1), min. 81–. Otros convocados: Pau López, Sergio Sánchez, Aarón y Víctor Sánchez

1 Málaga

Andrés (0); Rosales (0), Luis Hernández (0), Diego González (0) –Alberto (0), min. 46–, Ignasi Miquel (0), Lestienne (0) –Borja Bastón (0), min. 59–;Success (0) –Bueno (0), min. 80–, Iturra (0), Adrián (0), Rolan (0), y En-Nesyri (0). Otros convocados: Roberto, Iván, Lacen y Keko

Goles
1-0, min. 8: Gerard Moreno, tras pase al hueco de Sergi Darder, pica por encima de Andrés y remata en segunda instancia a puerta vacía. 2-0, min. 27: Sergio García marca al segundo intento en el área pequeña tras un centro de Baptistao y gracias a la poca contundencia de Rosales. 3-0, min. 30: Baptistao, de remate cruzado después de un pase en profundidad de Sergio García, que se había marchado con facilidad de Luis Hernández. 3-1, min. 38: Adrián transforma un penalti decretado por mano de Naldo en una acción de Rolan. 4-1, min. 78: Nuevo penalti señalado por el colegiado, después de que Rosales tropezara con Piatti, materializado por este último
Árbitro
Martínez Munuera (valenciano). Mostró tarjeta amarilla a Ignasi Miquel y Rosales, que precisamente serán baja ante el Getafe por acumulación de amonestaciones. Expulsó al delegado malaguista, Josemi, al que ya había advertido previamente
Campo
RCDE Stadium de Cornellá-El Prat. Asistieron 15.004 personas

El Málaga ni está ni existe. Ni sus jugadores ni su entrenador. Si la implicación de los profesionales es mínima, la capacidad de Jose para gobernar la plantilla y plantear los encuentros hace mucho tiempo que desapareció. En apenas media hora el Espanyol hizo pasar otro bochornoso trago al malaguismo en un calvario que al fin concluirá el próximo sábado. Aunque habrá que ver con cuántos disponibles...

A estas alturas ya no es ni lógico cuestionar las alineaciones o los planteamientos de Jose. Demasiados jugadores argumentan molestias o frenan su recuperación para no verse señalados –será por eso que defendió una semana antes a Rosales por dar la cara– y la única motivación que mueve al entrenador gaditano es superar el registro de Míchel en la primera vuelta para tratar de presumir de algo (?). Como si alguien creyera en él... En cierto modo da igual quien juegue, porque tampoco los que completan convocatorias o los que se quedan fuera han hecho méritos para alimentar el debate.

En cualquier caso, que a estas alturas Jose repesque otra vez a Success sólo se explica por amiguismo. En casa lo reserva de los pitos y fuera lo alinea para ver si suena la flauta, algo realmente complicado visto el aspecto físico que presenta. Y luego están las ocurrencias del técnico –conviene repetirlo, siempre condicionado por la plaga de molestias–, porque ayer volvió a apostar por un sistema con tres centrales y fue un auténtico desastre.

Además

No fue la elección del planteamiento la única causa de que el Málaga firmara una media hora bochornosa, impropia de un equipo profesional. Hubo un momento en el que uno recordó aquel último partido en la temporada del anterior descenso, un sonrojante 5-0 en el Carranza precisamente con el hoy técnico blanquiazul al frente del Cádiz. Yno será porque el Espanyol tenía algo en juego o porque esté que se salga en rendimiento o juego colectivo. Ya no es sólo que los futbolistas del Málaga no estén, sino que la imagen es de equipo nada trabajado y físicamente bajo mínimos –a pesar de tanta sesión de vídeo–, lo que se suma a la colección de futbolistas limitadísimos.

Jose apostó de salida por un sistema con tres centrales y con un futbolista como 'carrilero' izquierdo, Lestienne, al que no se le puede exigir tanto recorrido. Total, al cuarto de hora al belga se le veía sin resuello. Para entonces, el Málaga, sin la más mínima solidez, ya había regalado un gol, en el enésimo desajuste (mínimo eso sí, esta vez de Diego González). El evidente fiasco con el sistema, que ni permitía salir ni servía para formar un bloque compacto, obligó a regresar al 4-4-2. Es lo que tiene pretender que Success y Rolan se impliquen para hacer lo que no saben: presionar con sentido.

Un remate de cabeza de Rolan a la parte exterior del palo, en una falta lateral, fue el primer y único aviso de un Málaga que apenas olía la pelota. El Espanyol exhibía una circulación tan fluida que hacía presagiar más goles locales. Yen apenas tres minutos llegaron dos más que se repartieron como buenos hermanos Baptistao y Sergio García. En el primero los centrales estuvieron desubicados; Diego González, muy frágil, y Rosales, demasiado blando. En el segundo, a Sergio García le bastó con chocar un poco con Luis Hernández para deshacerse de él.

Ya son muchos los aficionados que, desgraciadamente, apagan el televisor en el descanso para ahorrarse la segunda parte. O sencillamente ya ni ven el encuentro. Ayer, a la media hora, la audiencia debió de caer en picado. La sensación de que el Espanyol podía ser un rodillo se atenuó gracias a que tiene demasiados futbolistas que se van del partido con frecuencia. El Málaga también se reactivó ligeramente tras un gol gracias a un penalti en el que la intencionalidad de la mano de Naldo pareció muy justa. Tan poco clara como la falta de Rosales a Piatti en la segunda parte en la que Martínez Munuera también señaló el punto fatídico.

Antes del descanso Success pudo hacer el 3-2 en una carrera en la que no encontró oposición, otra prueba de que este Espanyol que ayer se llevó por delante al Málaga tampoco es un prodigio tácticamente. Luego llegó la segunda parte, quizá más equilibrada y con demasiada anarquía en los marcajes. Hubo tendencia a los correcalles, algo que benefició a determinados jugadores. También en este tipo de partido el cuadro local sacó más beneficio, merced al referido y más que discutible penalti, si bien Andrés, demasiado expuesto por la inseguridad de la defensa, tuvo más trabajo que Diego López.

Tal vez el único detalle interesante fuera el debut de Alberto tras el descanso en un claro castigo a Diego González. Pero arriesgar a estas alturas con él cuando el Malagueño está en puertas de pelear por el ascenso no tiene sentido. Claro que, visto el panorama –acentuado ayer porque Ignasi Miquel y Rosales recibieron sospechosamente la quinta amarilla–, frente al Getafe va a tener que recurrir a jóvenes de la cantera no disponibles para las citas del filial o al juvenil. La lista de bajas se va a disparar esta semana. Y si no, al tiempo...

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos