Colista en solitario... y dos semanas sin jugar

Mercado trata de frenar a Rolan en su carrera. /Agendia Lof
Mercado trata de frenar a Rolan en su carrera. / Agendia Lof

El triunfo del Alavés convierte al Málaga en el único equipo que no ha ganado tras siete jornadas

Pedro Luis Alonso
PEDRO LUIS ALONSOMálaga

El Málaga ha tocado fondo, o en realidad no. Todo es susceptible de empeorar, al menos en lo que está siendo el arranque más nefasto de temporada en la élite en la historia del Málaga. Sólo un punto de veintiuno, que convierten al equipo en colista, una vez que el Alavés ganó ayer en su visita al Levante (0-2). Además, salir de la zona de descenso quedará ya a cinco puntos.

El Málaga es el único equipo de Primera que no ha ganado en estas siete jornadas. Tampoco ha ido por delante en el marcador nunca, y además no ha logrado goles fuera (1-0 en Gerona, 1-0 en el Wanda Metropolitano, 5-0 en Mestalla y el 2-0 del Pizjuán).

Con la incógnita sobre la continuidad de Míchel, el calendario presenta al Leganés, Barcelona, Celta y Villarreal como los próximos rivales

Por aspectos menos contundentes que los referidos ya han caído tres entrenadores de la categoría: los destituidos Fran Escribá (Villarreal) y Luis Zubeldia (Alavés) y el dimitido Manolo Márquez (Las Palmas). Es un misterio conocer cuál es el grado de confianza actual del jeque Al-Thani en Míchel. Más allá de alguna polémica con el técnico en la pretemporada, sigue sin pronunciarse desde su principal altavoz, Twitter, donde su última comunicación relevante fue agradecer la felicitación personal de Ontiveros (futbolista apartado ahora) por sus ocho años en la presidencia de la entidad.

Adrián cabecea ante Mercado.
Adrián cabecea ante Mercado. / Agencia Lof

En todo caso, el Málaga tendrá que digerir la delicada tesitura de permanecer colista sin jugar hasta dentro de dos semanas, el domingo 15, cuando recibirá al Leganés (18.30 horas) en un duelo dramático para sus intereses. El impás sería propicio para el trabajo con un nuevo preparador si es que se optara ya por el cambio.El calendario no es amable con el equipo, si bien desde la hondura de la tabla cualquier rival parece un Himalaya: tras el Leganés, un conjunto rocoso y bien organizado, toca jugar en el Camp Nou, recibir al Celta y, visitar al Villarreal. No parece un periodo muy apto para enlazar una racha de victorias como aquella de seis en siete jornadas en el tramo final de la última temporada.

Recio, enfadado en un lance del choque.
Recio, enfadado en un lance del choque. / Agencia Lof

Entonces Míchel fue el héroe de la reacción, pero su crédito parece haberse desvanecido. Con un tope salarial intermedio en la Liga y un presupuesto acorde, el Málaga ha perdido ante quince de sus diecisiete rivales desde que empezó a rodar el balón en la pretemporada. Las dos únicas alegrías llegaron in extremis (un triunfo en el Carranza ante Las Palmas en el 92 y el empate contra el Athletic con diez).

Además, importan las formas. El vestuario apela a la mala suerte y a los errores individuales, pero el equipo tuvo ayer 27% de posesión del balón en el primer periodo en el Pizjuán ante un Sevilla con algunos de sus mejores jugadores en el banco. Dio 89 pases, por 297 del rival, y se encerró cerca de su área con dos líneas, una de cuatro y otra de cinco. Son datos que reflejan que el problema tiene muchas aristas. Míchel no ha logrado enderezar el rumbo, con cambios de sistema y de once; las lesiones han complicado el trabajo, y haber encadenado una derrota tras otra ha llevado al grupo a tener la confianza por los suelos.

Pésima planificación

El remate ha sido una pésima planificación, con importantes salidas (Sandro, Pablo y Camacho) y que no ha asumido únicamente en el director deportivo. En su tercer partido de titular Rolón no ha justificado aún la tardanza en su fichaje ni el importe de la inversión, y ayer certificó la derrota con una grave pérdida de balón, en el origen del 2-0. La apuesta del jeque rivaliza como decepción con el fichaje más caro, el de Cecchini, que aún no ha debutado. Ayer volvió a una lista, tras numerosos problemas físicos, pero el técnico no le utilizó en la batería de cambios.

No es la única ocasión en que el Málaga es colista en solitario en los últimos años. Lo ha sido en varias campañas y en jornadas más tardías. En la 1999-2000, la primera con Peiró, se situó ahí en la novena para impulsarse con un empate ante el Valencia y una victoria en el Camp Nou (1-2); también en la 2005-06, la del último descenso (desde la vigésima cuarta jornada hasta el final), en la 2009-10, con el gol salvador de Duda en la última jornada ante el Real Madrid; y en la 2010-11 (jornadas décima, de la 21ª a la 24ª y de la 27ª a la 28ª), la primera de la ‘era Al-Thani’.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos