Comienza la terapia con los capitanes

Comienza la terapia con los capitanesGráfico
Salvador Salas

Mario Husillos abre las reuniones con jugadores y Míchel también charla con la plantilla

Antonio Góngora
ANTONIO GÓNGORAMálaga

La terapia de choque ya está en marcha en el Málaga. Los pésimos resultados obtenidos por el equipo, que le han llevado al ‘farolillo rojo’ de la clasificación, está activando todos los resortes del club para buscar una salida a una situación que comienza a ser ya peligrosa. La derrota del domingo en casa frente al Leganés encendió todas las alarmas, lo que ha provocado que se pongan en marcha algunas iniciativas encaminadas a buscar una reacción urgente que permita al equipo no quedarse descolgado a las primeras de cambio (la zona de permanencia la tiene a cinco puntos en este momento). El nuevo director deportivo, Mario Husillos, comenzó ayer una especie de ‘tratamiento’ rápido mediante reuniones. La primera cita, de esta forma, fue con los capitanes de la plantilla, que deben ser los líderes del equipo y los que empujen a sus compañeros hacia la recuperación.

Desde el club pretenden que los futbolistas también aporten sus ideas para encontrar una salida a la crisis deportiva del equipo blanquiazul

El primer contacto, según pudo saber este periódico, se considera trascendental en el club, ya que son los capitanes los que deben transmitir las inquietudes, necesidades y objetivos del equipo en el día a día. Husillos y los futbolistas, pese a que no ha trascendido de qué hablaron en este encuentro, sí analizaron la situación del equipo, que sólo ha sumado un empate, si bien se considera que los cinco puntos de distancia con los puestos de salvación ofrecen cierta esperanza en que un cambio de rumbo rápido sirva para colocarse en una zona menos peligrosa a medio plazo. Todos creen que un triunfo es algo imprescindible para que llegue la deseada transformación.

Husillos, de esta forma, y los futbolistas intercambiaron pareceres y hablaron de las necesidades en uno y otro lado, ya que desde el club pretenden que los jugadores también expresen su opinión sobre la situación deportiva y aporten sus soluciones, sus recetas para adentrase en la senda de los éxitos de una forma inmediata. Los jugadores, en cualquier caso, ya eran conscientes poco después del arranque del campeonato, y ahora más, de que el equipo está inmerso en un grave problema del que sólo ellos pueden sacarlo. Los propósitos de enmienda existen desde hace varias semanas, pero la situación ahora es límite y saben que la dinámica negativa debe romperse lo antes posible para que la reacción no llegue demasiado tarde.

Los campos de trabajo del equipo, los dos en mal estado

En el club existe cierto malestar ya con los cuidados de los campos de entrenamiento del Málaga, que ayer tuvo que desplazarse el terreno de juego de la Federación, lugar en el que suele jugar el segundo equipo. A las carencias de instalaciones se une que las disponibles no se encuentran bien. El cuadro de Míchel dispone del Anexo y del estadio de atletismo para ejercitarse, pero en este momento no puede hacerlo en ninguno de los dos. Pero el firme de la Federación tampoco es el adecuado, por lo que es previsible que el club tenga que buscar otro destino durante la semana. Las fuentes de la entidad consultadas consideran que esta situación es inconcebible.

Estas reuniones del director deportivo se celebrarán también con otros jugadores del equipo de una forma progresiva, si bien estos contactos deben estar acompañados del habitual trabajo del cuerpo técnico sobre el terreno de juego, algo que deberá intensificarse ahora para suplir las numerosas ausencias cara al encuentro del sábado en el Camp Nou a partir de las 20.45 horas. Husillos, que estuvo acompañado ayer en uno de los banquillos del campo de la Federación por el veterano consejero Antonio Benítez, también charló durante la sesión con Míchel, algo que se está repitiendo en las últimas jornadas.

La plantilla de la temporada

Husillos ya anunció ayer en este periódico que la actual plantilla del Málaga será la que se mantenga hasta el final de campaña, con algún retoque en el mercado invernal, y ella tendrá la responsabilidad de cambiar el rumbo y de salir de la crisis de resultados en la que encuentra inmerso el equipo en este momento. El objetivo se centra en recuperar a los futbolistas anímicamente, lo que consideran que elevará de una forma considerable el rendimiento de todos ellos.

Más

Pero esta labor de concienciación empezará por el propio Míchel, que también deberá motivar a los futbolistas, como ya ocurrió en la fase final de la pasada temporada, cuando el equipo consiguió salir de una forma brillante de una dinámica negativa que lo estaba llevando hacia la zona más baja de la clasificación. El técnico y sus ayudantes, de esta forma, pretenden repetir esa terapia exitosa de hace pocos meses, aunque en aquella ocasión el potencial de la plantilla malaguista era más alto. Las circunstancias, de esta forma, han cambiado.

Los cinco puntos de distancia con las plazas de permanencia ofrecen cierta esperanza

En cualquier caso, Míchel tuvo una larga reunión ayer con los jugadores en el campo de la Federación, en el terreno de juego. Tras la jornada de descanso del lunes, charló con todos ellos antes de comenzar el trabajo, algo que suelen hacer los técnicos en el regreso al trabajo, pero que en esta ocasión fue más extensa que otras veces. La decepcionante derrota del domingo obliga a todos los componentes de la entidad a arrimar el hombro para buscar la ya transmitida unidad (los futbolistas insisten en ellos en todas las apariciones públicas) y reaccionar para conseguir el primer triunfo de temporada, algo que será muy complicado esta semana, aunque nadie descarta en la plantilla que haya sorpresa en el Camp Nou. La conjura de todos los estamentos del Málaga es total en busca de una salida.

Temas

Fútbol

Fotos

Vídeos