Palco 17

¿A TIEMPO PARA RESUCITAR?

Pedro Luis Gómez
PEDRO LUIS GÓMEZ

Cuatro meses menos nueve días para volver a saborear las mieles de un triunfo es mucho tiempo. El Málaga encontró en el Domingo de Resurrección una pizca de oxígeno, un chute de ilusión, una mínima esperanza. El 1-0 frente al Villarreal sirve al menos para romper la decadente y penosa marcha del equipo de La Rosaleda en esta temporada 'horribilis'. Esto está siendo un calvario, y apenas si queda tiempo para reaccionar, pero estos tres puntos nos dan algo de vidilla. ¿Y si el viernes vamos y ganamos en La Coruña? Hombre, nada, porque el Levante está a 11 puntos, muchos para tan pocos partidos, pero... Bueno, al menos José González (que repito que no era el entrenador para resucitar al Málaga) ya sabe lo que es ganar con su equipo, que era mucha la tela que llevaba de resultados negativos. Y el Málaga, además, necesitaba demostrar vergüenza y ganas, y al menos lo hizo. El Villarreal de Fornals (abucheado) y Samu Castillejo (aclamado) se mostró como un equipo mediocre, pero es que ocurrió que el Málaga hizo mucho más que en anteriores semanas, con un Rolan que vuelve a demostrar sus virtudes, y una dupla en el mediocampo formada por Lacen e Iturra que no tendrá mucha clase, pero ganas, todas, y eso que entre los dos suman casi más años que la Piquer.

El Málaga hizo posiblemente el mejor partido de la temporada en casa. Sonaba extraño escuchar los olés del público dedicados a un equipo que llevaba 14 puntos hasta ayer, pero es que la gente tenía ganas de diversión, porque el sufrimiento que están pasando es enorme. No hay derecho a lo que lleva haciendo el Málaga y no hay derecho a que su afición sufra tantos desaires, por eso unos y otros necesitaban de la victoria, que no sabemos si la habrá visto el desaparecido propietario y presidente Al-Thani, que ha pasado de idolatrado a odiado por méritos propios.

Tres puntos no sirven para un milagro, pero nadie esperaba que Jesús resucitara y así fue. O sea, que hay esperanza mientras exista la vida. Fue por ti, capitán Nacho.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos