Dos 'toros' para el ataque del Málaga

En-Nesyri felicita a Ideye tras su primer gol con el Málaga, ante el Valencia./Ñito Salas
En-Nesyri felicita a Ideye tras su primer gol con el Málaga, ante el Valencia. / Ñito Salas

Jose se decanta por el poderío de Ideye y En-Nesyri para consolidar su apuesta por un juego directo

Pedro Luis Alonso
PEDRO LUIS ALONSOMálaga

Dos ‘toros’ de ganadería brava, de los que embisten de verdad y no dejan a nadie indiferente, Ideye y En-Nesyri, se han consolidado en el ataque del Málaga. Es una apuesta mixta la de José González, que por un lado rescata a un futbolista poco utilizado de la etapa anterior, el marroquí, y confirma en la línea de vanguardia al fichaje de más nombre internacional de los que se han cerrado en invierno, el nigeriano. El cóctel resulta explosivo para las defensas rivales. De momento no garantizan un ‘chorro’ de goles, pero sí una gran exigencia física para parar sus evoluciones.

La recomposición de la plantilla en el mercado invernal forzó una curiosa circunstancia. El Málaga se quedó con un ‘overbooking’ en las plazas de ataque, y muy corto en defensa, línea en la que las bajas obligadas van a dejar sólo a cuatro efectivos disponibles (del total de seis) para el domingo. Frente a ello hay trece jugadores entre extremos, medios punta o delanteros, y un amplio abanico de perfiles para formar la pareja de ataque en ese 4-4-2 innegociable para el técnico gaditano.

Sin embargo, Jose ha optado por la artillería pesada. Frente a jugadores de físico liviano como Bueno o un ‘nueve’ en estado de baja forma como Borja Bastón, ha planteado una apuesta decidida por dos jugadores potentes, de enorme despliegue físico y de dominio del juego aéreo. En cierta medida son jugadores con ciertas características complementarias, porque En-Nesyri, muy poco coordinado con el balón, domina el juego con espacios, mientras que Ideye aguanta muy bien el balón de espaldas y ha evidenciado una buena visión de juego. Es mucho más un delantero de área que su compañero, un asiduo a las cabalgadas pegado a la línea de cal y en dirección diagonal hacia la portería.

A la espera de la puesta a punto de Success, los dos delanteros, un joven y un veterano, mezclan bien por sus características distintas de juego

Con ambos en liza y dos ‘pivotes’ por detrás, sin un medio punta creativo, es claro que la filosofía es el juego directo. El ataque sin demasiada elaboración. El técnico malaguista asume que no hay efectivos para otro juego y que las reducidas opciones de salvación pasan por defender muy bien y aprovechar las contadas ocasiones en ataque. La practicidad llevada a un grado extremo.

En diciembre En-Nesyri permanecía casi en un segundo plano en la plantilla, aún sin dorsal con el primer equipo y parecía un candidato claro a salir cedido, pero Míchel, ante el flojo nivel de Peñaranda y Borja Bastón, lo situó de titular ante el Espanyol. Por primera vez en su carrera, formaba de salida en un partido de Primera. Ya había aparecido con cierta eficacia en los minutos finales en Anoeta y ante el Betis, y un gol en un amistoso ante el Hamburgo también avalaba su mejor trabajo. Desde aquella cita contra el cuadro ‘perico’ ha formado parte de la alineación inicial en cinco de las siete últimas jornadas y ha hecho pareja con Ideye en las dos más recientes. Ante el Eibar (como la temporada anterior) vio puerta por primera vez, aunque dispuso de al menos tres acciones más para hacer otro tanto, en un encuentro que se desarrolló tal y como más le gusta, con contraataques y una defensa rival muy adelantada.

Goles en ocho países

Ideye, que estaba inédito en el Tianjin Teda chino, llegó al Málaga falto de ritmo pero con el aval de haber sido 27 veces internacional absoluto con Nigeria (seis goles), veinte partidos en la Champions, 22 en la Liga Europa y 24 en la Premier League. Tras marcar ante el Valencia protagoniza un curioso registro, el de haber visto puerta en ocho países (y tres continentes) distintos; a saber, en Nigeria (Bayelsa United y Ocean Boys), Suiza (Neuchatel Xamax), Francia (Sochaux), Ucrania (Dinamo de Kiev), Inglaterra (West Bromwich Albion), Grecia (Olympiacos), China (Tianjin Teda) y España (Málaga).

Acudir al Mundial de Rusia, estímulo para ambos

Ideye y En-Nesyri lo dan todo por la salvación del Málaga, pero también agotan sus últimos cartuchos para acudir al Mundial de Rusia este verano. Ni uno ni otro lo tienen fácil, pero jugar en Primera en España, unido a la hipótesis de protagonizar un buen final de temporada en el plano goleador y de juego, puede elevar sus remotas esperanzas.En-Nesyri ha disputado once partidos con Marruecos, con sólo un gol (a Togo en la Copa África de 2017). En realidad no ha participado en la larga fase de clasificación para el Mundial y no actúa con los ‘leones del Atlas’ desde el 10 de junio, en un partido clasificatorio para la Copa África. Su técnico, Renard, tiene claro que su ‘nueve’ es Boutaib (del Yeni Malatyaspor turco) o, en su ausencia, Alioui (Nimes), pero ninguno de ellos actúa en su club en una liga de la exigencia de la española. En cuanto a Ideye, fue un fijo con Nigeria entre 2013 y 2016 (su última actuación fue el 12 de noviembre de ese año, en un choque ante Argelia de clasificación para el Mundial). Su falta de minutos en el Tianjin Teda lo lastró, de ahí que aceptase la oferta de cesión al Málaga, aun a sabiendas del peligro claro de descenso. Iwobi (Arsenal), Nwakaeme (Hapoel Beer Sheva), Iheanacho (Leicester) y Onyekuru (Anderlecht) han sido las últimas apuestas en la delantera  de las ‘águilas verdes’.

A sus 29 años, es el contrapunto a la inexperiencia de En-Nesyri, un jugador con notables lagunas tácticas, pero cuyo fondo físico le permite llegar bien al final de los partidos trabajando con generosidad en la presión y defendiendo por alto a balón parado. Ideye también presume de físico y domina muchos registros en la zona de definición. El mejor ejemplo es su atípico gol para estrenarse con el Málaga, casi en un semifallo.

La pareja que forman Ideye y En-Nesyri parece reclamar continuidad, pero queda por comprobar qué decisión toma Jose al hilo de la puesta a punto de Success. El nigeriano, ex del Granada, llegó con un exceso de nueve kilos de peso, aunque la mayor parte del mismo en masa muscular. Su trabajo específico las últimas semanas, con entrenos mañana y tarde, hace pensar que puede volver a ser convocado cara al choque en Bilbao. Aunque puede jugar también de extremo izquierdo, parece que el técnico lo quiere para el ataque.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos