TRABAJO IRREGULAR

MARTÍN NAVARRETE

Comenzó con muy buen tono el colegiado canario Hernández Hernández, que mostró avidez y atención en los primeros minutos del partido. Muy en la línea que está exhibiendo en la categoría. Sin embargo, a medida que el partido avanzaba, su actuación se oscurecía, No mantuvo el equilibrio adecuado en la distribución de las tarjetas y las acciones que lo justificaban. Hubo criterios desiguales en el control del juego, y dio la impresión de que actúa en función del resultado, y eso con las temporadas que le quedan (diez años) es poco recomendable.

Hernández Hernández tiene una buena condición física y posee buenos conceptos del ritmo del juego, lo que le debería llevar a no indicar las faltas simplemente por las caídas en disputa del balón. Debe ser más riguroso con estas acciones y determinar las sanciones cuando el contacto se produce. La buena condición física le permitió aplicar la ventaja con la frecuencia que el juego lo posibilitaba. Acierta plenamente en la indicación del penalti. El agarrón de Lekue a Rosales es claro, como también lo es la amonestación que le muestra al jugador local.

Su irregularidad viene dada por el uso desproporcionado de las amonestaciones. En un partido que tuvo poca historia en el juego brusco, sin apenas incidencias de relieve, amonestó a Íñigo Martínez, Diego González, Lekue, De Marcos y En-Nesyri, este en dos ocasiones. Pudo evitar las tarjetas del primer periodo a Íñigo Martínez, por leve derribo a En-Nesyri, y a Diego, así como la primera cartulina que le muestra a En-Nesyri. En el control del fuera de juego se acumularon algunos errores provocados por el asistente Sobrino Magán.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos