Tres errores de bulto corregidos cinco meses después

Kuzmanovic, en el partido en Mestalla. /Agencia Lof
Kuzmanovic, en el partido en Mestalla. / Agencia Lof

La llegada de Iturra y Lacen deja en evidencia la apuesta de Al-Thani y Arnau por Rolón, Cecchini y Kuzmanovic

Sergio Cortés
SERGIO CORTÉS

Lacen, como Iturra, va camino de cumplir los 34 años. El centrocampista internacional argelino, última incorporación del mercado invernal, los alcanzará antes (en marzo) que el chileno (en junio). No es precisamente una anécdota este dato, la edad de ambos, porque fue precisamente el argumento empleado por el presidente del Málaga, Abdullah Al-Thani, para negarse en agosto a la contratación de Javi García (que llegará a los 31 el jueves) cuando ya estaba cerrado el acuerdo con el futbolista y su club. Con la llegada de dos veteranos se pretende corregir cinco meses después los tres errores de bulto cometidos por el propietario y por el anterior director deportivo, Francesc Arnau.

El presidente se negó al fichaje de Javi García con el argumento de su edad, 30 años, y los ahora incorporados tienen ambos camino de 34

Porque al Málaga le ha faltado gol (sólo ha marcado en siete de los 21 encuentros de Liga), pero sin equilibrio por la falta de un recambio de garantías para Camacho se ha mostrado muy vulnerable y ha dejado escapar puntos demasiado valiosos. Desde luego, no para estar en la mitad de la tabla, pero sí para encontrarse con media docena más.

Al Málaga le ha faltado gol, pero sin equilibrio por la falta de un recambio de Camacho ha sido muy vulnerable

El equipo únicamente ha estado armado, capaz de sostener a la defensa, en dos fases de la temporada. La primera, cuando Míchel hizo que Adrián diera un paso atrás para que actuara como medio de contención; la segunda, a raíz de la llegada de Iturra. En la primera se produjeron las primeras victorias después de una larga sequía; en la segunda, desde su estreno en Getafe, el Málaga apenas ha concedido oportunidades al contrario en cuatro encuentros.

El principal lunar en la planificación se centra en la frivolidad del presidente de meterse a director deportivo y, guiado por asesores externos (representantes o simplemente aduladores en Twitter), contratar a un futbolista de la segunda división argentina (Rolón), además con un desembolso muy costoso. Pero tampoco puede caer en saco roto la decisión de Arnau de repescar a Kuzmanovic, un futbolista que se rompió el tendón de Aquiles la temporada pasada y que estuvo lesionado en 31 de las 32 últimas jornadas. Más allá de ser una operación harto discutible en materia económica –entre unos y otros conceptos se acerca a los dos millones–, en la deportiva se ha revelado como un riesgo no calculado: encadenó ocho partidos de baja y en ningún momento del campeonato se le ha visto con ritmo y recorrido para actuar por delante de la defensa. Su bajo tono físico ha obligado al club a recurrir a Lacen contra todo pronóstico.

También en el haber de Arnau se encuentra la sorprendente apuesta de 4,6 millones de euros por otro joven meritorio argentino (Cecchini) a las pocas horas de que se consumara la marcha de Pablo al Villarreal tras el pago de la cláusula de rescisión. Desde el primer día quedó patente que se trataba de un centrocampista con una alarmante falta de rodaje. Cinco meses después Cecchini está en México, Rolón no cuenta y Kuzmanovic pasa a ser el cuarto en discordia. Iturra y ahora Lacen han llegado para corregir errores de bulto.

Temas

Fútbol

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos