Los tres fichajes de otoño del Málaga

Borja Bastón define ante la salida de Rubén para rubricar el tercer tanto malaguista ante el Deportivo, el de la victoria/Ñito Salas
Borja Bastón define ante la salida de Rubén para rubricar el tercer tanto malaguista ante el Deportivo, el de la victoria / Ñito Salas

Juanpi, Ontiveros y Borja Bastón, claves en la remontada ante el Deportivo, ganan enteros para Míchel

Pedro Luis Alonso
PEDRO LUIS ALONSOMálaga

La plantilla del Málaga se ensancha conforme empiezan a llegar algunos resultados y el dramatismo de la situación deportiva rebaja su intensidad. Suele suceder en casi todos los equipos. El segundo triunfo liguero –también dos encadenados en casa– vino avalado por el trabajo de los catorce protagonistas, pero tuvo mucho que ver el papel de los tres últimos en saltar al campo: Ontiveros, Juanpi y Borja Bastón. Dos ‘asistencias’ y un gol sumaron en poco más de media hora en el campo.

El marbellí dio el pase del 2-2, el que realmente metió al Málaga en el partido y que materializó con hambre desaforada Chory Castro casi metiéndose dentro de la portería, y el venezolano facilitó el 3-2, con un pase en profundidad hacia el desmarque de un Borja Bastón que se estrenó como goleador con el tanto más importante de la temporada.

A falta de que se abra la ventana del mercado invernal, este trío firma el pelotón de ‘fichajes’ de otoño. O no entraban en los planes del entrenador o jugaban pero estaban muy lejos de ofrecer lo mejor de su repertorio, como en el caso de Juanpi. En este sentido, cara al exigente compromiso del sábado (16.15 horas) en el Santiago Bernabéu, en el que se prevé el regreso de Recio (cumplida su sanción), el técnico tendrá más oferta real cara a elegir a los once titulares, y eso siempre es una buena noticia.

Ha habido momentos de la temporada en que resultaba complicado confeccionar un once, pero no por la dura competencia para entrar en el mismo, sino por los deméritos de la mayoría y el bajo nivel de forma y de confianza individual de casi todos los integrantes de la plantilla malaguista.Seguramente el instante más claro en que se palpó esa dura realidad fue tras la derrota en Soria (2-1) en la Copa del Rey y en la antesala del duelo ante el Celta. Lesionado Rolan, resultaba harto complicado rebuscar entre el ramillete de opciones para los puestos de las bandas y la delantera.

Aportaron dos ‘asistencias’ y un gol en la media hora final el domingo y ya se postulan como candidatos al once titular

O no entraban en los planes del entrenador o estaban lejos de dar lo mejor de su repertorio

Borja Bastón salió muy tocado de aquel partido en Los Pajaritos, hasta el punto de que desde entonces no ha vuelto a ser titular, pero el domingo finalizo su sequía ante el gol (917 minutos). Para un delantero centro de área, este siempre es un momento importante, un punto de inflexión que invita al optimismo. Quedó claro también que con el equipo más volcado en ataque y con más referencias en la zona de ataque acompañando su papel cobra más sentido, como definidor, más allá de ese «cambio de actitud» del que habló Míchel en la víspera del partido. Si hay alguien que necesitaba ese gol crucial de la victoria ante el Deportivo, ese era él por las expectativas que levantó su llegada al equipo.

Atrevimiento y fantasía

Juanpi estaba siendo titular como teórico delantero junto a Peñaranda, con entrega pero sin brillo, y la reaparición de Rolan lo dejó en el banco. Sin embargo, se rehizo el domingo con una fenomenal ‘asistencia’ y con buenas prestaciones desde la media punta, donde mejor se desenvuelve. No le hizo ascos a la presión del momento, como Ontiveros, que se pareció mucho al del final de la pasada campaña:atrevido, con un punto de fantasía y con un papel importante a la hora de esconder la pelota en los instantes finales del choque. Ahora sí puede haber debate entre él y Keko para ocupar de salida la banda derecha.

No es descaminado pensar que si la dinámica de resultados positivos continúa seguirán ‘sumándose’ nuevos jugadores al proyecto.Es evidente que el tono individual de todos los que no están al mejor nivel puede mejorar a costa de la confianza de los buenos resultados.

Sin embargo, no es fácil encadenarlos. Cuando el Málaga resurgió ante el Athletic y salvó un punto en inferioridad numérica (3-3) tuvo que visitar después el Sánchez Pizjuán (2-0); algo parecido sucedió tras el 2-1 al Celta, porque el siguiente duelo fue frente a un Villarreal muy al alza (2-0), y ahora el intento de enlazar dos buenos resultados topa con la resistencia del Real Madrid en el Bernabéu. Un equipo blanco tocado además en su orgullo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos