MÁS QUE TRES PUNTOS

Palco 17

Pedro Luis Gómez
PEDRO LUIS GÓMEZ

El Málaga estuvo ayer durante un buen porrón de minutos en Segunda, y sin embargo acabó el partido con muchas más posibilidades de las que pensamos para permanecer en Primera. El triunfo de ayer no sólo valió tres puntos, sino mucho más: recuperar una autoestima que estaba muy perdida, reencontrar a un goleador como Borja Bastón y además darse cuenta de que cuando se quiere se puede... Es verdad que toda la fortuna que nos ha faltado en lo que va de Liga nos la encontramos ayer de frente, pero tampoco es menos cierto que ya era hora de que tuviéramos suerte y que un árbitro no estuviera en contra.

El partido no fue bueno, pero cinco goles y la emoción pueden con todo. El Málaga comenzó fuerte y se desinfló por culpa de una defensa que es una caja de nervios y de imprecisiones, lo que permitió a un mediocre Deportivo ponerse por delante en el marcador. En ese momento estábamos sentenciados y Míchel, destituido, pero los cambios dieron renovados bríos a los locales, que de la mano de Ontiveros y Borja Bastón (¡bienvenido al gol de nuevo, amigo!) le dieron la vuelta a la tortilla sólo con la fe, no con otra cosa. Estos tres puntos suman mucho más, no lo olvidemos, y posiblemente puedan ser una especie de panacea para poder seguir en Primera. El Málaga no es el peor equipo de la categoría, aunque lo parezca, y ayer, con una afición de diez, se demostró.

Pero la victoria tampoco puede cegarnos: hay unas inmensas lagunas en este equipo. La defensa hace aguas por todos lados (cómo echamos de menos a Antunes, por ejemplo, o al mismo Albentosa), Rolón no sirve para jugar en el fútbol español y la desconfianza se apodera en muchas fases del equipo. Pero ayer, con toda esa rémora, se ganó y eso no dice poco. La permanencia es el gran objetivo: hay que intentarlo y conseguirlo. Ni la ciudad ni la provincia ni la afición se merecen este equipo en Segunda. A ver si se enteran algunos 'pachorras'...

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos