El turno de los extremos

Mula ejecuta un golpeo desde la banda durante el partido del sábado/Agencia Lof
Mula ejecuta un golpeo desde la banda durante el partido del sábado / Agencia Lof

Su aportación en ataque es una de las grandes asignaturas pendientes del Málaga

SERGIO CORTÉS

El Málaga se ha conjurado para crecer de atrás hacia adelante y en el estreno del Wanda Metropolitano parece que lo consiguió –sus precauciones defensivas se multiplicaron esta vez–, pero en la faceta ofensiva volvió a mostrarse demasiado inoperante. Gozó de dos oportunidades, pero en la mayoría de las fases acusó una falta de profundidad que, sobre todo, obliga a poner el punto de mira en los extremos. Sin su aportación, el gran perjudicado es Borja Bastón.

De momento el ariete madrileño trata de poner buena cara al mal tiempo, pero la realidad es evidente: en las cuatro primeras jornadas del campeonato apenas ha dispuesto de servicios para rematar de forma medianamente cómoda. En ocasiones (la mayoría), el balón pasaba de largo; en otras venía con poca fuerza y facilitaba el despeje de los centrales, y en las más escasas, Borja Bastón tampoco estuvo fino y acusó además el desgaste de estar muy solo en punta. Incluso, mostró precipitación en alguna oportunidad (como en la primera parte en Gerona).

En cuatro encuentros los servicios a Borja Bastón para un remate medianamente cómodo han sido escasos, lo que perjudica al ariete

El foco está puesto en el ‘nueve’ malaguista, pero sus dificultades para estrenarse como goleador esta temporada también son la consecuencia de la muy pobre aportación de los extremos, cuyos centros en raras ocasiones le facilitan la tarea al ariete. Y no es una rémora de esta campaña, porque en la anterior el equipo carecía de un delantero de área y además desde las bandas sólo Ontiveros estuvo al nivel deseado.

El aficionado todavía espera la explosión de Keko, el desembolso más alto en la etapa de Arnau, y de Jony

Ontiveros y Mula han confirmado que aún deben asentarse en la élite, y Chory Castro está muy bajo de forma

A día de hoy el aficionado todavía espera la explosión de Keko, cuyo fichaje supuso el desembolso más alto en la etapa de Francesc Arnau como director deportivo, así como una cierta continuidad en el caso de Jony. Fueron dos fichajes estelares para la temporada anterior y su aportación en goles y ‘asistencias’ fue mínima. De momento ninguno de los dos ha brillado, aunque el asturiano ha vuelto a acusar problemas físicos.

Frente a esta decepción es inevitable analizar la irrupción de dos canteranos, Ontiveros y Mula, aunque ambos han confirmado que aún deben asentarse en la élite. Se confía en que el marbelli se recupere totalmente del pubis (tuvo que pasar por el quirófano en junio) mientras que la evolución de la apuesta de Míchel en este arranque liguero debe quedar coronada con más presencia en el área y más acciones desequilibrantes.

A la espera de que Juan Carlos también deje atrás nuevos problemas físicos –el técnico lo utilizó como centrocampista con buena nota en la recta final del campeonato anterior–, Míchel probó en el estreno del Wanda Metropolitano con Chory Castro en el once titular, aunque el uruguayo demostró que está muy lejos de su mejor forma y fue el primer sustituido. El recambio fue Juanpi, al que el entrenador no descarta situar en los flancos, aunque el venezolano no termina de acabar con el calvario de molestias de los dos últimos ejercicios.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos