SÍ, NO VALEN EXCUSAS

Sergio Cortés
SERGIO CORTÉS

Escuché el comunicado de los jugadores como el que escucha llover. Y seguro que, como yo, muchísima gente. Ya cansa tanto mensaje repetitivo y vacío, tanta promesa incumplida. Que a estas alturas prometan que no van a bajar los brazos en los cinco últimos partidos suena a chiste. Se supone que son profesionales. Y además bien pagados. Los futbolistas tienen su parte de culpa, por exceso (de autocomplacencia) y por defecto (de calidad), pero a estas alturas sus promesas ya no valen, como cualquiera que pueda hacer el esperpéntico presidente. Los males del Málaga se basan en la falta de estructura y de liderazgo en el club, y la consecuencia (denunciada en esta misma columna varias veces) ha sido que los jugadores se han erigido los últimos años en jefes, no en empleados. Que un jugador se borra para un partido, no pasa nada (hasta se permite que el entrenador, Juande, se vaya por ello); que otro llama directamente al jeque o a Arnau para quejarse de que no juega, no pasa nada; que uno le exige por teléfono al director deportivo que eche al entrenador (Romero) mientras está reunido con el que va a ser el sustituto, no pasa nada; que alguno no se cuida en la recuperación y recae, no pasa nada; que otros deciden operarse o frenar su evolución para manejar los tiempos a su antojo, no pasa nada; que jugadores llegan en malas condiciones para entrenarse (y uno de ellos hasta se lesiona), no pasa nada; que otros tratan de ganarse regalando camisetas a los aficionados del Fondo, no pasa nada; que a varios se les acumulan los retrasos a los entrenamientos (o las faltas incluso), no pasa nada. Y así podríamos seguir... La culpa no es de ellos, sino de quienes lo permiten, sean presidente, director deportivo o entrenador. Y también de los capitanes, que deben ser los primeros en dar ejemplo. Para mí a este Málaga le ha faltado mucha calidad, pero también personalidad. Por eso hay que construir una plantilla y un vestuario nuevos. Pero de momento los que están no van a bajar los brazos. Estaría bueno... Sí, no valen excusas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos