El Valladolid y su fuerte apuesta por Ontiveros

Mata el gol del triunfo ante la Cultural. /Alberto Mingueza
Mata el gol del triunfo ante la Cultural. / Alberto Mingueza
Secreto de Sumario

Como con Jony, el Granada se quedó sin Ontiveros. A cada oferta presentada contestaba el equipo pucelano con una más alta. Y al final hasta ha pagado una cantidad por la cesión del marbellí

Sergio Cortés
SERGIO CORTÉS

Ontiveros, una de las más grandes promesas del fútbol español, se estrenó ayer en Segunda División con el Valladolid y lideró la reacción de su equipo para derrotar a la Cultural (3-2). Eterna esperanza esta temporada (como sucede con Juanpi, con el que compartió recuperación del pubis durante el verano), el marbellí ha recalado en un club que en las últimas horas del mercado invernal hizo una apuesta muy fuerte por él para dar el salto de calidad necesario con vistas a pelear por las plazas de ‘play-off’ de ascenso e incluso pensar en regresar de forma directa a la élite.

En el vestuario del Málaga, todo hay que decirlo, no ha sorprendido en absoluto que Ontiveros haya salido cedido. Su pretemporada y su temporada han estado plagada de actuaciones en absoluto a la altura de un profesional. Por eso se espera que el marbellí «ordene sus ideas» alejado de los focos y en una competición como la Segunda División, que no da el más mínimo respiro y pasa factura en cuanto uno se despista.

Sería injusto afirmar que Ontiveros se ha visto condenado por la llegada de José González. El gaditano, como ocurrió con Juande y con Míchel, es consciente de que es un jugador con un talento descomunal, pero precisamente porque él ha estado acostumbrado a ver futbolistas andaluces con esa ‘magia’ que se han perdido por el camino se ha mostrado partidario de que se curta en una categorìa inferior y también ‘aprenda a sufrir’.

En el vestuario esperan que el extremo «ordene sus ideas», porque en el índice de grasa está mejor que nunca

Resulta especialmente curioso que Ontiveros no haya dado lo que el nuevo técnico exige en las dos primeras semanas de este al frente del equipo porque físicamente se encuentra en uno de sus mejores momentos. De hecho, su índice de grasa –auténtico caballo de batalla de los técnicos y preparadores físicos desde que subió al primer equipo– está muy por debajo de lo habitual en él.

Sin recompensa

Como sucedió con Jony, la insistencia del Granada no tuvo recompensa. El club nazarí presionó continuamente en las últimas semanas para hacerse con Ontiveros y recibió siempre un no por respuesta. Hasta que el pasado fin de semana supo que el extremo tenía abierta la puerta de salida (este periódico informó de este cambio de opinión respecto a él y también respecto a Mula), lo que avivó sus expectativas de llevárselo cedido hasta junio.

En el caso de Jony el Granada se topó con el deseo del futbolista de regresar al Sporting, lo que hizo inviable cualquier acuerdo pactado con el Málaga. Por esa razón, no quiso arriesgar con Ontiveros y ofreció de salida una oferta muy importante, acorde a su condición de equipo con más pujanza económica de la categoría. Sin embargo, esta vez se topó con la resistencia del Valladolid. Cabe apuntar que algún club de Primera sondeó también la posibilidad de acceder al préstamo, pero en La Rosaleda nunca la contemplaron.

Puja

El tira y afloja entre el Granada y el Valladolid fue tal que nadie en el club se atrevió a pronosticar dónde acabaría Ontiveros hasta el miércoles por la mañana. A cada oferta presentada por el club de la ciudad vecina contestaba su adversario con una superior. Hasta el punto de que finalmente  la entidad pucelana ganó la puja porque, además de abonar una cantidad importante de la ficha, incluso ha pagado una cantidad en concepto de cesión.

El Valladolid lo ha fiado todo a Ontiveros para protagonizar la remontada y volver a Primera División. Su propuesta económico sorprendió al Málaga, pero también al Granada. Ahora le toca el turno al marbellí de confirmar las expectativas. Por el bien del Málaga, pero sobre todo por su bien.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos