Vamos, Málaga

Ojo de halcón

Hoy, más que nunca, hay que recurrir a nuestra frase de ánimo

Sergio Cortés
SERGIO CORTÉS

Hay que ser claros: por mucho que la desventaja no sea muy elevada, si el Málaga no gana hoy se quedará con escaso margen de maniobra. Con uno o dos puntos en 10 partidos y todavía por medirse dos veces al Madrid y uno al Barcelona, el equipo tendría que vencer en más de la mitad de los encuentros. Olo que es lo mismo, casi completar un pleno frente a los rivales directos. Pero lo que toca es ser optimistas y pensar que la remontada coincide con la llegada del horario invernal. No tengo la más mínima duda de que el malaguismo sabe lo que está en juego esta noche.

Es fundamental olvidarse de pitos, reproches y críticas, y empujar todos a una. Es fundamental no pensar que la planificación ha sido un desastre, que las limitaciones son evidentes o que algunas incorporaciones (sean llegadas desde fuera o procedentes de la cantera) no han dado el nivel esperado. Es fundamental pensar que hoy los centrales no fallarán, que Rosales volverá por sus fueros, que el centro del campo aportará equilibrio, que los extremos ofrecerán buenos centros, que el equipo tendrá llegada, que aquellos jugadores sobrados de tensión (como Juanpi) por fin se liberarán. Es fundamental (y esto es un mensaje para los jugadores) priorizar que el Celta sufre mucho en defensa, no que de mitad de campo hacia arriba tiene dinamita. La Rosaleda debe ser esta noche una olla a presión del minuto 1 al 90 y es fundamental pensar que, como si fuera el partido de Champions con el Oporto, sí se puede. Porque sólo así el Málaga se reenganchará al tren de la permanencia. A falta de juego, el aficionado espera orgullo. La visita del Celta no es una final, es la final.  Por eso hoy, más que nunca, hay que recurrir a nuestra frase de ánimo, esa que preside las páginas del Málaga en SUR desde el 10 de febrero de 2011, cuando el panorama pintaba bastante feo. Vamos, Málaga.

Temas

Fútbol

Fotos

Vídeos