1, 2 Y 3, VOLVER A EMPEZAR

MANUEL CASTILLO

Definitivo. Con matemáticas o sin matemáticas las cuentas no salen. No he visto un equipo más empeñado en perder que el Málaga y hasta sus rivales más directos se han hartado de darle facilidades poniendo tierra por medio. Once puntos separan ya al equipo malaguista del Levante que ha sabido ganar en un momento muy oportuno ante un Getafe que poco tenía que perder. Situaciones similares las ha desaprovechado el Málaga en estas últimas jornadas y, ahora, sólo le queda pasear por ahí su papel de colista y de que se revisen las estadísticas para ver cuántos descensos se han producido con tan escasos puntos.

No es cuestión de entrenador. Y ya, ni siquiera de jugadores, porque serían tantos a relevar que se antoja como empresa casi imposible. Ayer apuntaba Sergio Cortés que vendría bien una limpieza. Es lo mismo que piensa, y que ha declarado hasta con exabruptos, el entrenador de Las Palmas, que anda en una situación similar a la nuestra: «Ojalá dispusiera el club de la economía y recursos necesarios para dar de baja a toda la plantilla y traer otros veinticuatro jugadores». Sin duda, Paco Jémez se ha pasado pero ha dicho lo que siente, él que lleva apenas diez partidos como 'salvador' del equipo canario. En el Málaga, sin llegar a tanto, sería necesario empezar de cero, más o menos, pero eso es algo imposible porque el propietario del club, el señor Al- Thani, es una especie de freno de mano que impide cualquier movimiento que no dirija él. Y el jeque no está por la labor y de ahí la sonora bronca en su contra el pasado sábado en La Rosaleda. La plantilla del Málaga (sálvese a Recio, un malagueño y luchador) es una especie de torre de babel, con jugadores de cualquier rincón del mundo, algunos que ni entienden nuestra lengua ni sienten los colores de un club que van a defender no más de unos meses. Así no hay más solución que volver a empezar con el '1, 2, 3' de marras.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos