Hay lo que hay, por más vueltas, cambios y ensayos que se hagan

Las cosas de Cañete

Con arreglo a la plantilla llegan los resultados. Lo que estamos viendo raya la impotencia. Ahora llega un psicólogo. Pero lo que no puede conseguir es convertir a un 'tuercebotas' en figura...

PACO CAÑETE

En Villarreal, más de lo mismo. ¿Qué les puedo decir que ustedes no sepan? Con arreglo a la plantilla, llegan los resultados. En el campo de La Cerámica, los blanquiazules completaron su sexta salida liguera. Seis encuentros, nueve horas, prolongaciones aparte, en las que ha encajado trece goles y no ha marcado ninguno. Existen circunstancias que pueden decantar un marcador o dos en determinados momentos, pero lo que estamos viendo raya la impotencia. Lo peor es que no han metido ni un solo balón en las redes contrarias. Pueden argumentar que durante algunos momentos, a partir de la media hora, el equipo se estiró, igual que al comienzo de la segunda parte. ¿Y qué? ¡Si no rematan entre los tres palos! El Villarreal, sin hacer un partido para recordar, fue justo y fácil vencedor. Con el España-Costa Rica, en Martiricos, hay parón liguero. ¿Es bueno? Para ser optimista, voy a señalar que se recupera a Rolan, pero juegan once, doce o trece. Por eso repito: ¿qué les puedo decir? En la plantilla hay lo que hay, por más vueltas, cambios y ensayos que se hagan. Conste que no dudo de la profesionalidad de todos y cada uno de los futbolistas. Hace falta más. ¡Qué triste es ver al equipo de tu alma hundido en la tabla!...

Todas sus avecillas parece que se dieron cita en el campo del Villarreal. Un espectáculo insólito que llamó la atención, puesto que el Málaga otro día más mostró el repertorio al que nos tiene acostumbrados. Ahora, a esperar el domingo 19 al mediodía. Nos toca el 'Dépor'. Otra final, como todos los encuentros que quedan en La Rosaleda. La afición, como es habitual, responderá en todos los aspectos. El solo recuerdo de la jornada del Celta me alegra las pajarillas, buen remedio en estas horas postreras del último 2-0. Me gustaría conocer lo que piensa Míchel. No lo que dice. Tiene lo que tiene. En su día reclamó más ardor. ¿Y ahora? ¿Se acuerda del jeque? ¿Piensa batir un récord negativo? Por cierto, con lo que estamos viendo, los que mandan no van a poder vender a ningún jugador en el próximo verano. ¡Pena, penita, pena!....

Por lo apreciado, los medios malagueños no gozan de su preferencia, cuando aquí es donde tiene que manifestarse. Son muchas las preguntas que hay que formularle. Ha comentado que espera la ayuda del PSG en el mercado de invierno. La situación del club en el apartado deportivo es realmente peligrosa. Tanto, que el que está obligado es Al-Thani. Su contribución es tan urgente como necesaria. Dijo más: «Estamos tratando de salvar el equipo como sea posible». ¿...?. Concretó: «Los asuntos económicos marchan bien». Y espera: «Pronto se pondrá la primera piedra de La Academia, una vez que se resuelvan los detalles con los responsables del Gobierno». ¿Más? Pero si los organismos públicos han puesto casi todo para que La Academia sea una realidad... La ayuda urgente debe ser de Al-Thani, ¿O no?

era de los pocos clubes de Primera que no contaba con un profesional para conocer el carácter de los jugadores y comprender las causas de su comportamiento. Han sido los elementos de la plantilla los que han solicitado su concurso. Aclaro que el Málaga no sólo es de los últimos en contratar a un especialista del pensamiento, emociones y conducta, porque hace años, muchos, a finales de los 60, con Moreno de Luna en la presidencia, contrató los servicios de un psicólogo. El equipo iba mal clasificado. La noticia, poco menos que pionera, causó sensación y dio la vuelta a España. Fue muy comentada. Benítez entonces era jugador. ¿Qué sucedió? Eran otros tiempos, la moda correspondía a unas generaciones que no contemplaban este apartado. Total, que no cuajó. Y no por falta de competencia del contratado, que contaba con un brillante currículum. Fueron los propios jugadores, que no se tomaron el trabajo con la debida seriedad. Hoy, cuarenta y tantos años más tarde, han sido los propios futbolistas los que han pedido la contratación. Los tiempos, las modas y los modos han cambiado tanto, como la barbaridad que anunciaba 'La verbena de la Paloma'. Eso sí, lo que no pueden conseguir estos señores es convertir a un 'tuercebotas' en figura.

Fotos

Vídeos