Weligton rechaza la oferta para volver al Málaga: «El jeque me dio a entender que sería su chivato»

Weligton rechaza la oferta para volver al Málaga: «El jeque me dio a entender que sería su chivato»
Salvador Salas

El excapitán muestra su desagrado sobre la función que le encomendaba el jeque

Pedro Luis Alonso
PEDRO LUIS ALONSOMálaga

El excapitán malaguista Weligton no va a seguir en principio los pasos de otros exjugadores como Duda, Arnau, Nacho, Ruano, Dely Valdés, Josemi o Romero, entre otros, que regresaron al club de La Rosaleda para ejercer alguna función en el organigrama. El brasileño inflamó de alguna manera más el ambiente en el entorno de la entidad con sus palabras esta tarde en la tertulia del programa SER Deportivos Málaga cuando se refirió a que rechazó la oferta para trabajar en una función vinculada al vestuario.

El brasileño, que ha jugado una década en el equipo, fue claro al relatar sus conversaciones con el jeque: «No miento si digo que llevo hablando con él tres o cuatro meses. Puso un tuit que decía que yo sería el encargado del vestuario. Yo le pregunté que qué funciones tendría, porque a mí me dio a entender que yo sería el chivato. Yo no estaría en el vestuario para ser un chivato. Después de diez u once años en el club no iría a echar ahora toda la basura por una tontería».

«Cuando le pregunté que qué función tendría, me dijo o lo coges o lo dejas –siguió explicándose–. No estoy en el club porque lo he rechazado. Hablamos en varias ocasiones, y la última vez ya no me contestó más después de tanto torear. Me dio la opción de hablar con sinceridad y se ve que no le gustó lo que le dije y desde entonces no me he vuelto a contestar. Le dije que para mí era muy simple. Que si aceptaba lo que me pedía tendría un cargo en el club y cobraría a fin de mes. Pero yo soy un hombre honrado y no me vendo por dos duros».

Además, Weligton también ofreció su opinión sobre lo que cree que ha fallado en el Málaga en los últimos meses y sobre la gestión nefasta de Al-Thani. «Le dije que si quería mi ayuda lo primero que haría sería contratar un director general, que le haría falta. Dijo que no quería. Le comenté también que viniera a la ciudad, a dar la cara, pero me dijo que no podía salir de su país... De tantas cosas que hablamos, me quedé con que estaba muy tocado, extraje la sensación de que la gente sacó mucho provecho de él, que fue engañado en varias ocasiones. Está decepcionado de confiar en varias personas».

Dicho esto, el exdefensa, que jugó su último partido de profesional (sin ser consciente de ello) ante el Villarreal a comienzos de la pasada campaña y que no ha recibido homenaje alguno del Málaga, defendió en cierto modo la actitud del propietario del club: «Al-Thani ha hecho un Málaga grande, nos guste o no, pero su forma de gestionar el club no es la más correcta. El paso para el futuro sería cambiar su forma de gestionar la entidad. Creo que el jeque no tiene maldad. Su idea es disfrutar del club con su familia, pero después de cosas que pasaron… Él puso su confianza en gente que le falló. Ha decidido poner a sus hijos y los resultados están ahí. Él tiene que pararse a pensar, pero siempre me dejó claro que su idea no es marcharse del club».

Además, Weligton también dejó caer que las cosas puede ir aún a peor: «El Málaga no puede permitirse el lujo de esperar hasta diciembre a ver lo que pasa», dijo en relación a la fecha señalada para el juicio del 'caso BlueBay'. «Esta temporada ya se falló a comienzos de la campaña continuó–. Se cree que el Málaga ya ha tocado el fondo del pozo, pero puede ser peor. Puede bajar a Segunda B. Es un momento muy delicado, importante y todos deberían mirar el club y dejar temas personales aparte. Muchos jugadores y entrenadores y presidentes pasaron y seguirán pasando, pero al final lo que queda es el club».

Weligton, que confesó que quiere ser entrenador y que está a un mes de acabar el curso de director deportivo, también se refirió a la planificación deportiva en el Málaga. «Creo que hay que hacer una reestructuración completa de arriba a abajo en el club. Sacar las cosas buenas, que son pocas este año, y mirar qué se puede hacer, porque el equipo no debería estar más que una temporada en Segunda». Respecto al nuevo entrenador, tuvo claro su perfil: «Tiene que ser alguien experimentado, que conozca bien la Liga en Segunda. Sólo así se podrá competir por el ascenso». Y sobre los fichajes, dijo: «Al menos tiene que haber cuatro o cinco jugadores que actúan ahora en Segunda, que conozcan bien la categoría. Todos sabemos que es una competición muy equilibrada».

Por último, trató de explicar el desplome del Málaga en la Liga: «El equipo siempre mantenía una columna vertebral y la gente joven se acoplaba. La marcha de Duda, la venta de Kameni, de Camachoy Pablo… son jugadores que nos daban estabilidad durante la temporada. Se notó que de golpe salieron todos».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos