Adrián: «Si empezamos a pensar en los 'play-off', mejor irnos ya de vacaciones»

Adrián, ayer en el estadio Ciudad de Málaga./Germán Pozo
Adrián, ayer en el estadio Ciudad de Málaga. / Germán Pozo

«Tenemos que tener claro que queda un camino largo, de sufrimiento», avisa el madrileño cara al tercio final de la temporada

Pedro Luis Alonso
PEDRO LUIS ALONSOMálaga

En la situación más delicada del Málaga esta temporada, aunque con sus opciones de ascenso aún intactas, Adrián, el nuevo 'pichichi' del equipo, declara que podría haber firmado en verano estar como ahora. El madrileño analiza su nueva posición, la derrota ante Osasuna, su renovación y los arbitrajes, y se declara optimista.

-¿Qué explicación le da a la derrota del lunes?

-Quizás el 1-1 fue clave. La primera parte del equipo fue excelente. No dimos opción alguna a un equipo tan potente como Osasuna. Es verdad que recibimos un gol pronto en la segunda parte, pero entramos bien en ella, porque nada más empezar volvimos a atacar y tuvimos una ocasión a balón parado. El gol vino por un error nuestro. Les dimos un contragolpe y la opción de empatar en la primera que tuvieron en todo el encuentro. A partir de ahí nos pudieron las ganas de sacar los tres puntos, de volver a como teníamos el partido antes. Si me llegas a preguntar en el descanso, hubiera pensado que podíamos estar 180 minutos más sin que el rival nos hiciera daño.

-¿Fue el mejor primer tiempo del curso?

-Es difícil valorar, porque ha habido muchos partidos y cuesta volver la vista atrás y comparar momentos.

-¿Se ha complicado el ascenso directo? Osasuna, a siete y el 'goal average', y el Granada, a seis...

-Definitivo no hay nada, eso está claro. ¿Complicarse? Obviamente, está distinto a como lo teníamos las últimas semanas. Igual hubiese firmado este verano estar en esta situación, en la que podemos ser capaces de alcanzar todo.

«La sensación no es de desánimo, sino de cabreo por lo que se nos escapó el lunes» La derrota ante Osasuna

-¿Qué ánimo tienen?

-La sensación no es de desánimo, sino de cabreo por lo que se nos escapó el lunes. Habíamos hecho una primera parte con méritos para irnos por más de un gol en el marcador y ante un rival que es bueno. Lo positivo es que si somos capaces de jugar a ese nivel del primer tiempo nos tenemos que autoexigir más los jugadores.

-Han perdido los tres partidos contra los dos equipos en zona de ascenso directo...

-Habría que valorar cómo se dieron los partidos...

-Sobre todo el de El Sadar, con dos expulsados, ¿no?

-En los dos partidos ante Osasuna nos pusimos por delante. Allí el transcurso del partido fue como fue, y aquí dije tras el partido en zona mixta que había sido más demérito nuestro que mérito de Osasuna poder darle la vuelta al marcador.

-¿Se está abocando el equipo a irse de vacaciones el 16 o el 23 de junio, no el 9? Lo digo por no aludir a la temida fase de ascenso, de la que no quiere hablar nadie. Mucho tienen que cambiar las cosas, ¿no?

-Bueno, si empezamos a pensar así, mejor irnos ya de vacaciones. Sería un pensamiento derrotista. Antes de la primera jornada igual hubiera dicho estar con estas posibilidades. Al final suben tres y hay que hacerlo de cualquier forma.

«Igual habría firmado en verano esta situación, en la que podemos ser capaces de alcanzar todo» La situación clasificatoria

-Ahora parece claramente que el Málaga juega más cómodo y puntúa más de visitante...

-Es más una casualidad de cómo se están dando las cosas, la competición. No tanto por los rivales. En Segunda todo te puede sorprender.

-Lo del Reus hace que la clasificación sea un poco engañosa, respecto a determinados equipos que ya han sumado tres puntos sin jugar y otros que aún tienen que hacerlo...

-La situación que se ha dado hace que la competición quede dañada. Se ha quitado a un equipo que competía y jugaba bien, para dar puntos a otros que tenían que haberse medido a él y ceder puntos. Es negativo.

-¿Cree que hubo un punto de inflexión en la derrota por 0-3 ante el Reus? Entre otras cosas, el equipo cambió de sistema después.

-No, no lo creo. Después encadenamos dos victorias seguidas (en Zaragoza y ante el Lugo). Estuvimos ocho jornadas sin perder, que también es importante. En lo anímico, no creo. En lo técnico sería una cuestión para el míster.

«Hay que ir un poco por delante de la jugada; es el entendimiento del juego. Lo he tenido desde pequeño» Su capacidad de llegada al gol

-El equipo ha tenido falta de gol toda la temporada, pero quizás se acusa más estas últimas semanas. ¿Tiene la impresión como jugador de que el equipo se afana en exceso en no encajar y le cuesta liberarse y atreverse más en ataque?

-La idea y la filosofía en nosotros no ha cambiado desde la primera jornada hasta ahora, eso lo tengo claro. Es verdad que nuestro bagaje ofensivo quizás no está siendo tan bueno como al inicio de la temporada y ojalá que sea una cosa que cambie porque, lógicamente, necesitamos los goles para conseguir los objetivos.

-A usted le ha venido bien el cambio de sistema y adelantarse y liberarse algo en defensa. Cinco goles en dos meses (antes sumaba dos en toda la temporada). Recuerdo que no hace mucho insinuaba en rueda de prensa que se planteaba buscar más el gol...

-No sé si se había dado ya el cambio de sistema, pero creo que fue antes del partido ante el Reus. Pero, bueno, lo que expuse es como que tenía que autoexigirme llegar más al área y explotar esas condiciones que creo que puedo tener cara al gol.

«A la afición le podemos pedir poco;es importante para nosotros y ojalá celebremos algo al final» El apoyo de los seguidores

-Es que casi todos los goles del equipo son suyos de un tiempo a esta parte...

-A lo mejor puedo estar más tiempo cerca del área, pero el míster tiene claro que me gusta aportar cosas al equipo jugando, que me da igual la posición. Prefiero estar donde puedo ayudar, pero si tiene que ser más atrás...

-Pero la impresión es que si jugara de 'nueve' a lo mejor no marcaría los mismos goles, porque casi todos los suyos tienen el denominador común de la llegada al espacio.

-La clave es poder entender dónde se pueden situar los defensas, dónde puede llegar el balón... Aprovechar el momento. Es más la inteligencia y el entendimiento del juego que las dotes de un jugador veloz, que no lo soy.

-La capacidad de llegar o de tener gol, ¿se aprende o se tiene?

-Reúne algo de las dos cosas. Se tiene o no se tiene, pero si luego no hay calidad para definir cuando llega el momento... Hay que ir un poco por delante de la jugada. Lo he tenido desde pequeño y tuve un entrenador en juveniles, que al ver esa cualidad, también me puso de delantero. Era Nebojsa Milicic.

-Tuvo aquel percance de la lumbalgia en Córdoba. ¿Había tenido alguna vez esas molestias?

-Tuve un episodio en Oviedo, por la mañana, en el hotel, pero pude jugar. Es una cosa de la que tengo que cuidarme cara al futuro.

-¿Cree que le han pesado al equipo las lesiones en su situación en la clasificación?

-No soy preparador físico, pero lo que tengo claro es que nos entrenamos a una intensidad muy buena y que hay un factor importante, que el torneo es muy largo y que competimos todas las semanas. Esto es una liga profesional, hay gran exigencia, con un estrés mental que también cuenta, y todo eso te lleva a lesiones.

-Hay muchos que piensan que la que más se ha podido acusar ha sido la de Koné por su desborde y desequilibrio como segundo punta. No sé si está de acuerdo...

-Siempre hablamos de que todos en el grupo trabajan bien y que cuando reciben oportunidades compiten, pero a la hora de hablar de Koné es verdad que era un poco el delantero, como dice, de características distintas a lo que teníamos. Al míster y a nuestro juego nos daba una alternativa.

-¿Y los arbitrajes? ¿Cree que ha habido decisiones que pueden haberlo perjudicado?

-Pudo haber mano ante Osasuna, los dos goles anulados contra Las Palmas...

-Sobre todo en ese partido, en el córner de Keidi, con su tanto, ni usted tendrá claro qué pasó...

-Es que por el golpeo que hizo, por la curva del balón, físicamente es imposible que pasara.

-Es la jugada más rara, de la que tienen queja, ¿no?

-Sí, porque vimos incluso un vídeo desde el córner de un aficionado, y ni siquiera el asistente estaba en línea con la jugada. Es posible que al final de temporada un punto o dos menos decidan cosas, sabiendo la igualdad que hay, pero no sé hasta qué punto estamos siendo beneficiados o perjudicados. Seguramente, si nos ponemos a repasar otros partidos habrá habido momentos en los que los árbitros fallaron y nos favorecieron.

-El Numancia está a doce puntos de la zona de 'play-off', pero también a ocho de la de descenso. Quedan trece jornadas. ¿Empieza a haber equipos que ya no se juegan nada?

-Todavía es pronto. Si hay algo que favorece el sistema de 'play-off' es eso. Todavía hay puntos y enseguida puede haber gente que se enganche.

-¿Es optimista o pesimista a la hora de analizar el fútbol? ¿Se atrevería a lanzarle un mensaje de ilusión al aficionado?

-Suelo ser optimista, mirar hacia adelante, pero analizo las cosas. Tenemos que tener claro que queda un camino largo, de sufrimiento. Es lo que esperábamos los que estamos trabajando aquí a diario. Sabíamos que no iba a ser fácil. Ya dije que todos a una será mucho mejor, más fácil. A la afición le podemos pedir poco, porque siempre responde y va a seguir respondiendo. Es muy importante para nosotros y ojalá podamos celebrar algo al final de temporada. Lo deseamos. Los chicos se están esforzando al máximo.

-Habla de sufrimiento. Esta sufriendo hasta su padre, que no se pierde ni los partidos de pretemporada del equipo...

-Por supuesto. Es un malaguista más.

-Ha renovado y debe de ser que se siente muy a gusto aquí, porque no sabe si va a competir en Primera o Segunda dentro de unos meses...

-Me siento identificado con el club y las personas que trabajan en él, y muy valorado. Fue una decisión que se tomó antes de Navidad. Lógicamente, entonces no sabía qué iba a pasar.

-Hoy ha cumplido Lacen 35 años. ¿Usted seguirá jugando al fútbol entonces?

–No lo sé. Sí tengo claro que, cuando empiece a notar que me empieza a costar y que no puedo a estar al nivel de mis compañeros, será el momento de dar un paso al lado. No quiero estar aquí de prestado.

«Los niños oncológicos son un ejemplo para nosotros»

–El jueves estuvo de visita a una planta de niños oncológicos. A veces los periodistas, aficionados y jugadores nos preocupamos por que la pelota entre o no, pero esos son los problemas de verdad, ¿no?

-Sí. Visitas así te aportan muchísimas cosas. Son un magnífico ejemplo para nosotros. Son niños que ni siquiera saben ni esperan que les pueda pasar algo como lo que vivimos y que miran hacia delante, sonríen y luchan hasta el final. Es un ejemplo, algo que podemos trasladar a nuestro ámbito. Es genial poder hacerles sonreír y que estén felices porque vayamos.

Temas

Fútbol