La afición, más enganchada al Málaga

Aficionados del Málaga hacen cola en las taquillas de La Rosaleda para adquirir el abono de la próxima temporada. /SALVADOR SALAS
Aficionados del Málaga hacen cola en las taquillas de La Rosaleda para adquirir el abono de la próxima temporada. / SALVADOR SALAS

El club mejora las previsiones y supera ya los 8.000 abonados a los tres días de la campaña

Antonio Góngora
ANTONIO GÓNGORA

La campaña de abonados del Málaga arranca de una forma espectacular en sus primeros días, con la afición completamente volcada con el equipo cara a su segunda campaña en la categoría 'de plata'. Después de las tres primeras jornadas con las taquillas abiertas (también a través de Internet), el club supera ya los 8.000 socios cara a la próxima temporada. El ritmo de venta de carnés está superando las previsiones tras la comunión final que se pudo observar entre los seguidores y el equipo en el último encuentro en La Rosaleda, y después de anunciar y presentar a Víctor esta misma semana para dirigir el proyecto en una nueva intentona para regresar a Primera. Los socios, sin duda, demuestran que están más enganchados que nunca a su equipo.

Los datos son mejores que la pasada campaña, lo que refuerza la idea de mejorar la masa social, que estaba situada en casi 20.000 personas

Si se compara con la temporada anterior, los más 8.000 abonados no se consiguieron hasta que no se superó la primera semana de campaña, mientras que ahora se han alcanzado en menos de la mitad de tiempo. De hecho, para el domingo esta cifra podría estar ya por encima de los 10.000 socios. Y es previsible que el ritmo de renovaciones continúe a este nivel, ya que los aficionados malaguistas están concienciados de la necesidad de mantener su apoyo al proyecto para conseguir lo antes posible el objetivo de volver a la élite, un lugar indispensable para un club como el malagueño.

Renovaciones automáticas

Unos 4.900 de estos abonados corresponden a las renovaciones automáticas que se produjeron nada más abrirse las taquillas el lunes (estos son los socios que tienen previsto y firmado seguir con una plaza cada año), mientras que los más de 3.100 restantes se han realizado directamente en La Rosaleda o mediante Internet (estas con un 5 por ciento de descuento). Entre estas últimas, la mayor parte de ellas son las renovaciones, pero también hay un número importante de nuevos abonos. Los antiguos socios tendrán que pagar menos y el club les guardará su asiento las tres primeras semanas, hasta el 21 de julio, periodo en el que se espera que confirmen su continuidad la mayor parte de los abonados de la campaña anterior.

Los planes del club son ambiciosos, ya que la apuesta se centra en repetir o mejorar el número de abonados de la pasada campaña, que se situó cerca de los 20.000. Mantener o superar estas cifras tendría un doble beneficio para el club y el equipo: por una parte, el campo presentaría siempre una buena entrada y un gran ambiente, mientras que, por otro lado, los ingresos por este capítulo pasan ahora a ser vitales para la entidad, que la campaña que viene dispondrá de menos de la mitad del presupuesto, al margen de las ventas de jugadores que pueda realizar.

Cabe recordar, asimismo, que en el caso de ascender, el Málaga respetará el mismo coste de los carnés para todos sus abonados la campaña que viene. La temporada anterior, sin embargo, sólo estaba prevista esta posibilidad para quienes se abonaran en la primera fase de la campaña. Asimismo, el abono servirá a los socios para ver todos los encuentros en La Rosaleda de la Copa, la Liga y, en su caso, de los 'play-off' de ascenso. Un 'todo incluido' completo que se extenderá esta vez a todos los socios que adquieran el carné del Málaga.