¿Por qué el Albacete es el equipo revelación?

Un gol del Albacete en La Rosaleda esta temporada. /Salvador Salas
Un gol del Albacete en La Rosaleda esta temporada. / Salvador Salas

La versatilidad táctica del equipo, unas menores expectativas de partida y varias individualidades clave mantienen al equipo tercero, ya cerca del final

Pedro Luis Alonso
PEDRO LUIS ALONSO Málaga

A dos jornadas del final quedan ya pocas dudas de que el Albacete es el conjunto revelación de Segunda. Reina en esta faceta en una categoría presidida por la igualdad, pero sin que entrara de salida en ninguna de las quinielas del ascenso. No en vano, el cuadro castellano-manchego se salvó hace un año del descenso en la última jornada. Casi todas sus apuestas este verano (en una plantilla remozada con doce fichajes) han sido acertadas, entre ellas la del banquillo, pese a que Ramis no había triunfado plenamente ni en el Castilla ni en el Almería, con el que tuvo su primer contacto con Segunda.

Si hay algo que caracteriza al Albacete es su versatilidad, como bien destacó el técnico malaguista, Víctor Sánchez del Amo, en su comparecencia del sábado: «Tiene mucha variedad, con juego combinativo o fútbol directo con centros y delanteros muy poderosos en el juego aéreo». El mérito del Albacete es quizás ese. Domina muchos resortes del juego y puede ser competitivo llevando la iniciativa o sin ella, porque puede hacer un fútbol combinativo o ser más vertical. De ahí la enorme regularidad mantenida por el equipo en una competición tan prolongada.

Su fortaleza en el Carlos Belmonte también ha hecho mucho. No llega al nivel de Osasuna (dieciséis victorias seguidas) o del Mallorca más reciente (diez victorias y un empate en sus últimas once citas en Son Moix), pero sólo ha perdido un choque allí, el último (0-1 del Granada), y por una cuestión de eficacia. Porque si algo ha marcado para mal la trayectoria del equipo son sus pobres resultados ante rivales directos. Sólo superó al Mallorca (1-3 en Palma y 2-0 en tierras castellano-manchegas).

Precisión y calidad

Siendo de Segunda reúne a dos de las piernas más precisas en el golpeo, las de Susaeta (siete asistencias), un excelente lanzador de faltas, y Eugeni (ocho goles y cuatro asistencias), con muy buenas dotes para el último pase; pero también cuenta con un 'nueve' puro ya muy adaptado a España tras superar serios contratiempos, Zozulya (o 'Zuca', como le llamaban en el Dnipro de Muñiz); un delantero no habitual capaz de marcar levantando la cabeza desde más de 50 metros, Acuña, o un Bela que llegó siendo un desconocido, que es el segundo realizador (nueve dianas) y ofrece una gran polivalencia táctica y versatilidad ofensiva.

El Albacete suele moverse con un 4-1-4-1, el mismo dibujo que propuso Muñiz desde comienzos de año o que defiende Víctor con unos extremos muy liberados en defensa. En esta especie de 'queso mecánico 2.0' Zozulya, es el nueve, y en las bandas se colocan Bela y Acuña o Eugeni, este como falso extremo. Sólo en contadas ocasiones Ramis ha salido con un 4-4-2 puro, con Manaj o Acuña acompañando a Zozulya.

En la espina dorsal del equipo no se puede obviar el papel creativo de Febas, el equilibrio que ha aportado la llegada del colombiano Dani Torres (fue ofrecido al Málaga en la propuesta del Alavés para fichar en propiedad a Jony) y la aportación ofensiva del que se puede considerar como el mejor lateral derecho de Segunda, Tejero, que ha ido de menos a más y ya totaliza nueve pases de gol. Casi nada.