Antonio Hidalgo: «Estoy convencidísimo del ascenso»

Antonio Hidalgo, eufórico el día de la celebración del ascenso en 2008. /SALVADOR SALAS
Antonio Hidalgo, eufórico el día de la celebración del ascenso en 2008. / SALVADOR SALAS

El héroe del último ascenso, es optimista: «El Málaga llega muy fuerte a los 'play-off'». Aunque prevé «una eliminatoria dura», avanza que se resolverá en La Rosaleda y apunta: «Y cuando la afición del Málaga empuja y aprieta...»

Sergio Cortés
SERGIO CORTÉS

Ya se ha despojado de la etiqueta de segundo entrenador. Después de pasar por Chipre junto a Íñigo Idiakez (en el AEK Larnaca), Antonio Hidalgo ha emprendido su carrera como primer técnico. Recibió una llamada del Sabadell, su último equipo en categoría profesional, y en siete jornadas le dio la vuelta al calcetín al equipo arlequinado para asegurar la permanencia en Segunda B. Ahora vive desde lejos, pero a la vez desde muy cerca, el intento del Málaga de regresar a Primera. Dejó tantos amigos en el club y en la ciudad que está ansioso por el comienzo de los 'play-off'. «Habrá que sufrir un poquito más, pero estoy convencidísimo del ascenso», recalca el catalán.

«Yo sabía que cariño hay, pero la verdad es que se me ponen los pelos de punta cada vez que pienso lo que he vivido cuando he estado por allí». Hidalgo estuvo de visita en Málaga hace dos semanas y coincidió con «la gente que queda en el club», empezando, claro está, por los utileros, sus dos grandes amigos Miguel Zambrana y Juan Carlos Salcedo. «Los 'pichitas' son el Málaga», destaca sobre ellos. Aprovechó para pasar por las oficinas y saludar a algunos empleados que siguen en el club once años después.

«Contentos e ilusionados»

El héroe del último ascenso del Málaga (y también un año antes de la permanencia) pudo departir con algunos jugadores y destaca un detalle sobre el buen ambiente que considera que debe de reinar en la plantilla. «Nosotros tuvimos un vestuario increíble desde el primer día. Nos acoplamos muy rápido y disfrutamos desde el comienzo, sobre todo con las siete victorias seguidas. Ahora no me atrevería a decir cómo es el vestuario del Málaga, pero pude hablar con Adrián, Lombán o Dani Pacheco, que me dijeron que estaban contentos e ilusionados. Ver a futbolistas que han estado en categorías superiores con tanta hambre es muy positivo en un grupo y también muy difícil de encontrar». Precisamente al referirse a Adrián es claro sobre las cualidades del madrileño: «Si hay alguien parecido a mí en la actual plantilla, ese es él. Y además es un tío encantador».

Para Hidalgo, que ha seguido «mucho» al Málaga, «hay un detalle muy importante». «Víctor hizo muchos cambios el otro día, ante el Elche, y el equipo respondió y ganó por 3-0. Eso demuestra la implicación que hay dentro, que todos quieren ser partícipes. Y cuando eso ocurre, cuando en el grupo hay 25 jugadores con espíritu de equipo, cualquier objetivo se consigue. Al final la unión te da mucho».

Evidentemente Antonio Hidalgo, que siente aprecio por Muñiz, ha sentido que no pudiera cumplir el objetivo. Por eso en su análisis de la temporada valora su trabajo, aunque también incide en que el equipo tiene ahora otro aire: «Cuando empezó la temporada se habló mucho de que el Málaga tenía el presupuesto más alto de la categoría. Hizo fichajes importantes, jugadores buenos de Primera, y se crearon unas expectativas de que el equipo debía ser campeón. Luego ya sabemos que las cosas en Segunda no son tan sencillas... Llegó un entrenador como Muñiz, que cambió muchas cosas en el equipo y en el club, que organizó todo. Pero el fútbol es tan caprichoso que los resultados no van, la gente empieza a dudar y las cosas cambian. Ahora parece que el equipo ha recuperado la alegría y va a llegar a los 'play-off' muy fuerte».

Respecto al duelo frente al Deportivo, Hidalgo prevé «una eliminatoria dura». «Veo mucho fútbol y hay que valorar lo que ha hecho el Deportivo porque cambió de entrenador y luego también ha tenido un cambio de presidente. Creo que ni ellos mismos se veían con opciones de meterse en los 'play-off'. El cambio de Natxo (González) por Martí suponía algo muy fuerte en cuanto a la idea futbolística, pero está claro que ahora el 'Depor' es un equipo competitivo, compacto, con las ideas claras y también con muy buenos jugadores».

El autor de los decisivos goles ante el Tenerife o un año antes contra el Cádiz también da una especial importancia al tercer puesto, básicamente porque el Málaga estará respaldado por La Rosaleda en los partidos de vuelta. «Yo tengo claro que cuando me vayan mal dadas, siempre mejor ante mi gente. El Deportivo está obligado a exponer más y tengo claro que la eliminatoria se va a resolver en La Rosaleda. Y cuando la afición del Málaga empuja y aprieta...». Incluso, Hidalgo valora el papel de los medios de comunicación: «He estado en muchos sitios y no sé si ha cambiado en algo, pero en Málaga nunca me dio la impresión de que hubiera división en la prensa. Y ese también es un factor importante».

¿Albacete o Mallorca?

Igual que está «convencidísimo» de que el Málaga superará al Deportivo, Hidalgo tampoco tiene dudas respecto al desenlace de la eliminatoria decisiva. Pero, ¿Albacete o Mallorca en la final? El catalán se muestra muy cauto: «Los dos son equipos con buenos mimbres. El Albacete formó un equipo interesante, aunque quizá la temporada se le ha hecho un poco larga. El Mallorca, con el míster que tiene (Vicente Moreno), compite siempre muy bien y es muy compacto».

Antonio Hidalgo, el héroe del último ascenso, ya ha emprendido carrera como entrenador. El Sabadell pasa a ser para muchos amigos que tiene dentro y fuera del Málaga el segundo equipo. Ahora el catalán confía en que el club que le hizo vivir los momentos más emotivos de su carrera vuelva a la élite, a Primera, para verlo competir en los campos más importantes. «Ese es su sitio», recuerda un gran malaguista de adopción.