Antonio Ruiz Vilches: «De un año a otro las cosas cambian mucho; espero que asciendan»

Antonio Ruiz Vilches durante la pasada pretemporada./Málaga CF
Antonio Ruiz Vilches durante la pasada pretemporada. / Málaga CF

Fue analista de Míchel y José González la temporada pasada y ahora es director deportivo del Rayo Majadahonda, próximo rival del Málaga

BORJA GUTIÉRREZ

El próximo rival del Málaga, el Rayo Majadahonda, trae como director deportivo al que el año pasado fue analista del club malagueño con Míchel y José González. Antonio Ruiz Vilches (19 de noviembre de 1963, Madrid) reflexiona sobre el descenso del curso pasado y da algunas claves de su nuevo equipo, que visita La Rosaleda este domingo 30 a las 16.00 horas.

El fútbol le vuelve a traer a Málaga de nuevo.

–Sí, vuelvo después de haber estado un año trabajando primero con Míchel y luego con José González como responsable del análisis. Vuelvo como director deportivo del Rayo Majadahonda, donde ya estuve como director deportivo. Y la semana es una semana lógicamente importante, venimos de perder dos partidos seguidos con el Granada y el Extremadura, este último un rival directo por nuestros objetivos, pero con muchas ganas de intentar dar solución a la dificultades lógicas que estamos teniendo al ser un equipo nuevo en la categoría, con 18 jugadores nuevos e intentando ir a sorprender a Málaga.

¿Qué nos puede explicar de su club, debutante en la categoría?

–Es un equipo nuevo y diferente al que consiguió el ascenso a Segunda. Dieciocho jugadores nuevos son muchos. El año pasado el club venía con una continuidad de tres o cuatro años en los que ha logrado ascender de Tercera a Segunda División, años donde se mantuvo mucho el grupo, pero esta situación ha cambiado y se ha entendido, también el entrenador (Antonio Iriondo), que necesitaba gente nueva, con experiencia en la categoría. Dicen que es el año más difícil de la Segunda, pero estamos intentando adaptar nuestro juego y la forma de ver el fútbol del entrenador para conseguir la permanencia.

Continúa el entrenador y la filosofía de juego a pesar de las características de la competición

–Es un equipo que quiere tener el balón y jugar a partir de la posesión, el entrenador tiene esa forma de entender el juego y lógicamente hemos intentado traer jugadores, como se suele decir, con un buen pie. No tendría sentido intentar salir con la pelota jugada desde atrás si no tuvieran esas características. Hemos intentado encontrarlos, tenemos muchos jugadores cedidos que no era la primera opción, pero ellos están contentos de haber venido, entre otras cosas por la forma de jugar que se plantea.

Hablemos de nombres, el que más destaca es el apellido Zidane, ¿en quién más debemos fijarnos?

–Hay muchos jugadores que vienen de Segunda División: Héctor Verdés, Luso, Aitor García, Ruibal... Pero, claro, el nombre de Enzo Zidane suena mucho por el apellido, lógicamente. Es un jugador joven que necesita adaptarse a la categoría, el año pasado tuvo una primera parte de temporada en el Alavés donde no participó casi nada, luego se fue a Suiza, al Laussane, donde tuvo un poco más de participación. Está mejorando, madurando mucho, aprendiendo a competir, a ser más constante... Pero luego hay jugadores que no tienen ese apellido, pero que están dando un nivel importante. Tenemos futbolistas cedidos del Oporto o del Villarreal. Jugadores jóvenes con ganas de que sea un año importante para volver mejor a sus clubes.

A nivel personal, ¿cómo ha sido el cambio de analista a director deportivo en estos últimos meses?

–El año pasado me marché con el cuerpo técnico de Míchel para hacer un trabajo concreto, porque el que había no iba a seguir, me dio esa responsabilidad. Y en el Majadahonda ya he estado dirigiendo otras categorías, fui entrenador aquí, el presidente es el mismo, he tenido varios puestos y al final, el tiempo que llevo en la profesión me permite adaptarme a diferentes puestos. Espero no defraudar.

¿Cómo recuerda el año pasado?

–A nivel personal fue bonito, tanto a mi mujer como a mí nos ha servido para conocer a mucha gente con la que hemos hecho amistad, gente que no tiene que ver como el club, como la gente del Chiringuito María. En el club, personalmente, he hecho amistad con utileros, gente del cuerpo técnico, empleados y jugadores. A nivel profesional fue un año malo, se empezó mal y acabó peor. En la primera época con Míchel se intentó todo lo posible por mejorar la plantilla, las personas responsables no pudieron en ese momento, no encontraron la manera. Por parte del cuerpo técnico se luchó todo lo posible hasta que tuvieron que sustituir al entrenador. Vino José González, que también hizo todo lo posible por salvar al equipo, pero entramos en una dinámica difícil de explicar porque no teníamos ni mucho menos mal equipo, de hecho en las reuniones y encuentros con otros compañeros de la Liga, todos nos decían que éramos un equipo que temían, que en algún momento despertaría, pero de ese letargo nunca fuimos capaces de salir y la realidad es que descendimos; no sin merecerlo, pero con posibilidades de haber hecho más cosas, de hecho el único partido que perdimos por goleada fue en Valencia, en el resto dimos la cara. Recuerdo el Bernabéu que perdimos por 3-2 donde nos pudimos poner por delante antes del descanso, pero nos anularon un gol legal, en Barcelona hicimos un gran partido, en el Wanda, en su estreno el equipo brilló con un gran encuentro de Mula. Nadie nos pasó por encima de una manera exagerada, pero la verdad es que siempre perdíamos o conseguíamos un empate, que vale de poco en esa categoría.

¿Cómo recuerda el año pasado, pensában que iba a ir tan mal?

–Salieron nombres importantes. Quiero entender que se hizo un esfuerzo por traer y reforzar la plantilla, pero hay veces que no se consigue. Jugadores que no se adaptan, aunque sean buenos a nivel individual, como lo demuestran ahora siguiendo en Primera.

Pero, ¿qué pensában cuando sustituyeron a Camacho y Fornals por Rolón y Cecchini?

–A ver, yo entiendo que las personas responsables entendieron que podían ser sustitutos. No se acertó, pero se podría haber hecho. Sustituir a un jugador como Camacho no era fácil, en lo deportivo y a nivel de personalidad en el grupo. Y Fornals, con una gran trayectoria por delante por su juventud. Tampoco es fácil. No se tuvo la fortuna de traer a los jugadores que diesen el mismo nivel.

¿Le sorprende el cambio de mentalidad de los que vivieron el descenso y ahora están dando un gran rendimiento?

–No, la verdad, de un año a otro las cosas cambian mucho, el entrenador es diferente, hay jugadores nuevos. Muñiz conoce a la perfección la categoría y entiendo, por todo lo que le he visto jugar, que se sabe y tiene muy claro lo que tienen. Le está sacando un gran rendimiento al equipo. Tiene un conjunto muy sólido y ha encontrado una forma de jugar muy difícil de superar. Espero que por los amigos que he dejado, consigan el ascenso a Primera División.

¿Ha hablado ya con algunos?

–Sí, mantengo comunicación con muchos de ellos, tenemos grupos de Whatsapp y me transmiten que el ambiente es muy bueno, que la ilusión en la ciudad es muy bueno, y entiendo que el historial futbolístico que tiene Málaga tiene que estar en Primera.

 

Fotos

Vídeos