Arnau trata de justificar ahora, casi dos meses después, la salida de Pablo Fornals