El Malagueño por fin gana en casa

El filial blanquiazul propone un tipo de fútbol/@atcosanluqueno
El filial blanquiazul propone un tipo de fútbol / @atcosanluqueno

Los blanquiazules se imponen al Sanluqueño en su segunda victoria consecutiva

Emilio Morales
EMILIO MORALESMálaga

Por fin, después de 14 jornadas, el Malagueño puede decir que ha brindado una victoria a su afición. Ha costado mucho llegar aquí, y parece que un atisbo de luz se ve al final del túnel. Sigue siendo colista, pero con estos tres puntos se coloca a solo seis de la salvación, algo impensable semanas atrás. Desde el cuerpo técnico del club explican que el anterior partido antes el Sevilla Atlético, en el que se impusieron a domicilio frente a jugadores de su misma edad y experiencia, fue un punto de inflexión para la moral de los jugadores, que se volvieron a imponer ayer al Sanluqueño (2-1).

2 Atlético Malgueño

I. Casado, Margalef, Abqar, Álex Robles, David Ramos (Sergio Chica, min 56); Bare, Deco, Iván Jaime, Hugo (Karamoko, min 65) y Grasa

1 Sanluqueño

García; Mario (Javi, min 85), Javier Gallardo, Pelón, Alberto; Nando Quesada, Daniel del Moral, Abel Gómez, Edu Oriol, Juanfran (D. Muñoz, min 61) y Dani Güiza (Antonio Jesús, min 75)

Goles
1-0: minuto 33 (Iván Jaime); 1-1: minuto 42 (Daniel Del Moral); 2-1: minuto 54 (Hugo)
Estadio
La Federación
Árbitro
Salvador Lax Franco; mostró amarilla a los locales Abqar y Hugo y a los visitantes Mario, Pelón, Alberto y Juanfran

Los primeros compases de partido fueron de tanteo frenético entre ambos conjuntos, en el que tanto locales como visitantes lucharon por tener el dominio del juego y las ocasiones. Samu Casado tuvo trabajo, pero el joven guardameta está volviendo a cumplir con creces después de la lesión de Kellyan. La primera parte fue pasando y los hombres de Manolo Sanlúcar sobre todo hacían daño por las bandas. Ayer parecía que todo cambiaba, los golpes de infortunio a los que estaba acostumbrado el equipo blanquiazul parecían convertirse en situaciones de ventaja.

Una de ella fue sin duda la justa pena máxima que transformó Iván Jaime, un jugador del que se espera mucho y que poco a poco va cogiendo la confianza necesaria que necesitan los jugadores de su edad para seguir explotando y dar su mejor versión. La grada cantó el gol al unísono, aunque la alegría no duró demasiado. Del Moral, atacante visitante, hizo quizá la mejor jugada del encuentro, sorteando a dos zagueros malaguistas y enviando un zurdazo al fondo de las mallas rivales. Quedaban tres minutos para el descanso, al que se fueron sendos equipos igualados en el luminoso. Quedaba la segunda mitad, el fantasma del equipo malaguista. No obstante, esta vez la inercia iba en otra dirección. El equipo salió enchufado, todos los jugadores estuvieron concentrados en defensa y esperaron la flaqueza del rival para atacarle entre líneas, algo que hasta la fecha no se había podido ver en la Federación.

Fue uno de los nuevos nombres en esta etapa, Hugo, el que con un excelente remate volvía a poner a su equipo por delante, una circunstancia, la de la remontada, que todavía no había podido materializar el filial blanquiazul. Uno de los nombres propios que siempre se repite en las buenas actuaciones fue el pivote Deco, que estaba apercibido con cuatro amarillas y aún así no especuló con su juego. Es, junto a Grasa, el único jugador que ha disputado todos los encuentro con su equipo. La confianza en ambos jugadores es total por parte del entrenador. Con siete puntos en su casillero, su próximo enfrentamiento será contra el Villanovense, precisamente el equipo que marca actualmente la zona de descenso. Aunque todos los partidos hasta que termine la temporada se han convertido en una final, este concretamente, por la posición de sendos conjuntos, es de una importancia vital.

Parece que, lo que se presumía imposible hace pocas jornadas, puede hacerse posible. El filial blanquiazul propone un tipo de fútbol, sus integrantes cogen confianza y muestran poco a poco mejores versiones que a comienzos de temporada. De todos modos, nada está hecho, porque la figura de farolillo rojo sigue siendo una realidad tangible. Lo que ha cambiado es que ya sí saben lo que hay que hacer para ganar los partidos, sumar de tres en tres y empezar a competir con seriedad en Segunda B, una categoría a la que por supuesto sigue queriéndose aferrar el Atlético Malagueño.

«Venir de no ganar en doce partidos y hacer dos victorias consecutivas es importante, sobre todo para el convencimiento de los jugadores», dijo el entrenador del Malagueño, Manolo Sanlúcar. El técnico estaba contento por la victoria, pero no especialmente satisfecho con el juego de su equipo: «Ellos tienen nivel para competir en esta categoría. Aunque hoy es quizás el día que menos me ha gustado el equipo y hemos ganado. Hemos dejado de dominar algunos aspectos del juego, nos han hecho sufrir y nos han podido hacer daño. Me quedo menos contento con el juego, pero prefiero no merecerlo y ganar».

 

Fotos

Vídeos