Ben Barek y su pronóstico de Brahim nada más verlo

Brahim, este verano en las instalaciones del Tiro Pichón. /SUR
Brahim, este verano en las instalaciones del Tiro Pichón. / SUR
Sergio Cortés
SERGIO CORTÉS

Ahora que Brahim acapara portadas porque va a fichar por el Real Madrid y pasa a ser un descubrimiento para los aficionados –no lo será para los que hayan visto al malagueño primero en la selección sub-17 y luego en la sub-19– es obligado acordarse de Ben Barek. Cuenta el 'mister' que lo que más le gustó del homenaje que recibió cuando le pusieron su nombre a una puerta de La Rosaleda fue ver a todos los chicos de la cantera en la grada. A él lo que más le gusta es ir a ver a los «chavalillos» y quizá por ello su figura sea tan querida entre los padres.

Nosotros no olvidamos aquel comentario de Ben Barek hace una década. «Tenemos ahí un chavalín que hace cosas como Maradona o Messi. La coge, la juega, la esconde, se va de tres o cuatro... Es un diablillo. Se llama Brahim. Ya verás...» Poco a poco fue creciendo, jugando siempre por delante de su edad, hasta que el Málaga ya no pudo retenerlo. Aún recordamos cómo el inolvidable José Carlos Pérez se fajó para que no se fuera al Barça en un primer intento. El ojo clínico de Ben Barek fue impresionante.

Muñiz se ahorra hoy 1.200 kilómetros...

Hoy el Málaga vuelve al trabajo y al frente del equipo estará Juan Ramón Muñiz. En su última comparecencia del año, antes de viajar a Oviedo, bromeó sobre las vacaciones navideñas: «Nos quedamos allí (en Asturias), pero no sé cuándo volveremos porque las niñas tienen aquí sus amigas y quieren venirse cuanto antes...» El caso es que hoy va a ahorrarse más de 1.200 kilómetros de coche. Desde 2006 una de las normas de su familia, como algo talismán, es pasar la Nochevieja en Málaga. Aunque haya que hacer un esfuerzo tremendo. Como en los dos años anteriores estaba en Valencia, en el Levante, el sobresfuerzo fue monumental. Nada más terminar el entrenamiento matinal le esperaban en la puerta para venir pitando hacia Málaga. En total, 610 kilómetros.

Era llegar a casa de sus amigos, cenar, tomarse las uvas, dormir unas horas y madrugón para estar en Valencia de nuevo al mediodía para el entrenamiento con otros más de 600 kilómetros al volante. Claro que tantos kilómetros le han venido bien porque ahora, como decía el otro día entre risas a un grupo de periodistas, «soy el taxista o el 'cabify' de la casa; me toca recoger a mi hija cuando sale con las amigas...»

Sólo el Gimnástic preguntó por Torres

Cada vez que se habla de posibles salidas en el Málaga surge obviamente el nombre de Torres, inédito hasta ahora y al que las recientes lesiones y su alta ficha cierran la puerta de distintos equipos. Han surgido algunos conjuntos extranjeros, pero ahora mismo él ni se lo plantea por las cuestiones personales sobradamente conocidas. En España, que sepamos, no ha habido muchos intentos. Más allá de alguna llamada para tantear la situación, el único que se dirigió claramente al club en verano fue el Gimnástic, que buscaba contar con un futbolista veterano en el centro de la defensa. Al final, tras la negativa del madrileño, recurrió a Albentosa, cedido por el Deportivo.

Las molestias no frenan a Juanpi

El día del partido ante el Cádiz nos sorprendió que Muñiz prescindiera de Juanpi precisamente cuando el venezolano era el mejor del equipo en esos instantes, posiblemente en los diez mejores minutos que le hemos visto en muchos meses. Si se fijaron, el jugador no hizo ningún gesto de desaprobación;es más, el técnico estuvo cariñoso con él. La razón es sencilla: el '10' malaguista ha disputado los últimos partidos después de estar toda la semana entre algodones por distintos problemas físicos. Le podrán salir mejor o peor las cosas, pero su compromiso es intachable.

Calero, la apuesta de Manel Casanova

Sin duda, uno de los centrales más destacados en lo que va de Liga en Primera juega en el Valladolid. En realidad sería justo hablar de los dos, porque el malagueño Kiko está firmando una temporada magnífica. Sin embargo, las miras están puestas en su 'compañero de baile', hasta el punto de que un día sí y otro también salen nombres de equipos interesados en Calero. He aquí a otro futbolista al que le echó el ojo el gran Manel Casanova y por el que, como sucedió con Sergi Darder o Pablo Fornals, peleó hasta la saciedad.

Lo fichó en 2011 para el equipo juvenil procedente del equipo de su tierra, el Valladolid, y dio la cara continuamente por él cuando en el club algunos no terminaban de ver sus cualidades. «Es un futbolista claro, ya lo verás...», nos repetía una y otra vez. Su explosión llegó en su quinta y última temporada en la entidad, con Manel Ruano en el banquillo del Malagueño, pero en La Rosaleda tampoco dieron el paso definitivo y Calero volvió a casa. La pasada temporada tuvo un debut titubeante y en la recta final, ya con Sergio en el banquillo, fue crucial en el ascenso a Primera. Ahora está a un nivel altísimo. Lo dicho: por si a alguien le quedaba alguna duda, Manel Casanova tenía una visión privilegiada del fútbol.

Tras un año, ¿dónde están los goles?

¿Recuerdan dónde estaba el Málaga hace un año? Era penúltimo en Primera, con 11 puntos. Y también con sólo doce tantos. Entonces hablábamos de que el gran problema del equipo era la falta de gol. Los jugadores incorporados para la zona de ataque no habían dado ni de lejos el nivel deseado. Por eso seguimos esta temporada con especial atención lo que están haciendo en la élite. Un ejemplo: entre En-Nesyri, Rolan y Santos (que había sido descartado en verano y luego sí dio la talla en Segunda) llevan... ¡un gol en Liga con el Leganés! Lo marcó el marroquí, que juega con regularidad, pero demuestra su falta de pegada. Rolan no cuenta para nada –y menos como delantero, porque rinde mejor como extremo– y Santos ha encadenado un par de lesiones tras haber tenido varias oportunidades.

De Borja Bastón tampoco se pueden lanzar elogios, porque ha marcado dos tantos, pero están por delante Rubén Sobrino, Calleri y Guidetti. Y de Peñaranda, la eterna esperanza, pocas noticias. Javi Gracia no pudo contar con él hasta finales de noviembre en el Watford por no tener permiso de trabajo y lleva casi un año sin jugar. Está claro: con esos mimbres era imposible...

 

Fotos

Vídeos