BIKANDI, FALTO DE NIVEL

MARTÍN NAVARRETE

Muy deficiente anduvo el colegiado vasco Bikandi Garrido. Sus antecedentes lo avalan en cuanto a la carencia que tiene de condiciones adecuadas para atender el fútbol profesional. En Primera División demostró esto, lo que le provocó la pérdida de categoría. No entiendo qué vieron los anteriores dirigentes del Comité Técnico cuando apostaron por él hasta proponerle en ese grupo de futuribles internacionales en perjuicio de muchos otros compañeros. Se tensiona en exceso y responde con algo que provoca a los jugadores, la sonrisa cargada de ironía.

No es posible destacar aspectos de este tipo. Negarle que corre no sería justo, porque eso sí que lo hace bien, pero carece de frescura para intervenir en los lances de juego y muestra dudas en los conceptos futbolísticos, que interpreta de forma muy dispar. En las caídas aprecia la mayoría de veces falta, lo que le provoca errores de bulto. La tarjeta que le mostró a Ontiveros es una prueba de ello. El malaguista disputó de forma clara el esférico y no cometió falta sobre Joao Rodríguez. Con las cargas es otro desastre. Si al hacer estas se produce caída, la interpretación inmediata de Bikandi es sancionar falta.

Las enormes carencias que tiene me llevan a predecirle opciones de perder la categoría si no mejora, que después de lo visto y su trayectoria dudo mucho de que lo pueda conseguir, porque un colegiado de élite no puede interponerse en el juego como lo hace Bikandi. No es posible estar peor situado en la acción de lanzamiento de la falta malaguista. Estorbaba de manera grosera el remate de Juan Carlos. El colegiado, en estas acciones, ha de salirse y situarse con más perspectiva para evitarlo. En definitiva, un arbitraje que exasperó a todos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos