La bisoñez de los centrales, otro factor en contra

Pau Torres trata de mantener la posesión de la pelota en presencia de Owona./Salvador Salas
Pau Torres trata de mantener la posesión de la pelota en presencia de Owona. / Salvador Salas

Diego González y Pau Torres, con 24 y 22 años recién cumplidos, tienden a tirar la defensa atrás para protegerse

Sergio Cortés
SERGIO CORTÉS

No hubo que esperar a la segunda parte. Mucho antes de que se alcanzara el descanso el viernes en el Málaga-Almería, ya con ventaja tras el gol de Adrián, fue elocuente ver al equipo blanquiazul metido en su parcela. Y lo que es peor, a la línea defensiva al filo del área. De un tiempo a esta parte la bisoñez de los centrales se ha convertido en otro factor en contra. Diego González y Pau Torres tienden a situarse demasiado cerca de Munir y eso conlleva un efecto dominó peligroso, con la concesión de la pelota al contrario y la presencia de los atacantes propios a demasiados metros del marco rival.

Muñiz y los jugadores parecen sentirse cómodos metidos atrás con ventaja en el marcador, pero con Luis Hernández el equipo no se replegaba tanto

No sería justo centrarse exclusivamente en la figura de los centrales para justificar el empate regalado frente al conjunto rojiblanco, porque hubo otros factores, especialmente la falta de ambición. Desde que comenzó la temporada ha sido evidente que el entrenador, Juan Ramón Muñiz, y los jugadores parecen sentirse más cómodos con el equipo metido atrás cuando llega la ventaja en el marcador. En el análisis del partido frente al Almería el técnico empleó un argumento ya usual: «Tuvimos ocasiones para el 2-0, no se produjo y nos costó mantener la seguridad y tranquilidad en los últimos minutos. Intentamos coger una 'contra', pero no lo conseguimos...»

Resultado positivos

Hasta qué punto esa es una filosofía del entrenador o una iniciativa de los jugadores es la gran duda. Los futbolistas no hablan de directrices marcadas desde el banquillo, pero es evidente que los resultados positivos obtenidos en el tramo inicial del campeonato con esta mentalidad desembocan en ese estado de acomodamiento. También influyen, cómo no, esos elogios constantes de los rivales sobre la enorme dificultad que supone hincarle el diente al Málaga cuando está ordenado... Desde luego, nunca se ha apreciado interés por acabar con esa dinámica de repliegue tan evidente.

Pau Torres ya es el único jugador de campo de Segunda que lleva pleno de minutos

No obstante, un detalle sí llama la atención. Aunque la tendencia del equipo a retrasar líneas ha sido una constante durante la temporada cuando se ha visto con ventaja, ese repliegue no era tan llamativo con Luis Hernández en el campo. En este sentido, la juventud de los centrales también se deja notar. Conviene recordar que Diego González cumplió el pasado lunes 24 años y que Pau Torres llegó a los 22 el 16 de enero. Ytampoco es que cuenten con demasiada experiencia. Sí algo más el chiclanero, con 44 partidos en Segunda gracias a su condición de titular en el Sevilla Atlético hace dos temporadas (cuando este se hundió en la zona de descenso demasiado pronto). Pero el joven castellonense únicamente tenía el bagaje de tres encuentros a nivel profesional antes de recalar en el Málaga. Paradójicamente es el único jugador de campo que ha disputado todos los minutos en Segunda, porque ya no llevan pleno Unai García (Osasuna), David Fernández y Dorca (Alcorcón), y Mario Ortiz y Catena (Reus). El nerviosismo de dos centrales tan poco baqueteados también es muy elocuente en momentos puntuales, lo que conlleva más intranquilidad e inseguridad. No son los únicos culpables, pero todo suma. Oresta...

Temas

Fútbol
 

Fotos

Vídeos